Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Nº 198 - Año 2002

Terrorismo de Estado contra pueblo mapuche


Las similitudes entre los gobiernos de Ricardo Lagos y la administración española de Felipe González (1982 a 1996) ya han sido comentadas en el último tiempo. Hay que recordar que el Presidente "socialista" español abrazó a ultranza las bondades del libremercado, al igual que su símil chileno, y que vivió a partir de 1994 una crisis política con denuncias de malversación de fondos públicos, tráfico de influencias y corrupción, terminando con un gobierno desgastado que le abrió las puertas al derechista Partido Popular.

Desde entonces, "Felipismo" es la antonomasia de sistema político corrupto. Pero también podría haber otras similitudes: aún pesan sobre los hombros del "prestigioso" político español denuncias por delitos de "tortura, asesinato y terrorismo de Estado", como máximo responsable de la formación y las operaciones realizadas por los Grupos Antiterroristas de Liberación (GAL), comandos paramilitares creados por las fuerzas de seguridad del Estado con mercenarios derechistas, que protagonizaron durante la década de los 80 una guerra sucia contra ETA.

Hoy, en el sur de nuestro país la represión hacia el pueblo mapuche está siendo ejecutada por el gobierno de la Concertación, pero también la orquesta la derecha. Para nadie es un secreto que el senador RN Alberto Espina está detrás de denuncias y presiones al Ejecutivo en tal sentido. La presencia de comandos paramilitares de derecha tampoco es nueva. Han actuado a vista y paciencia de las autoridades y los aparatos policiales, con secuestros, amenazas de muerte y un asedio constante a las comunidades indígenas.

Las redadas

En forma concertada se realizó el miércoles 4 de diciembre, alrededor de las 8 de la mañana, la detención de 16 comuneros, miembros de la Coordinadora Arauco-Malleco, los que se sumaron a 9 detenidos con anterioridad.

En esta redada sincronizada, programada según los fiscales desde hace seis meses, fueron detenidos José Llanquileo, Angélica Ñancupil, Mauricio Contreras, Marcelo Quintraleo, José Hualquín, Oscar Higueras, Florencio Marileo, Osvaldo Marileo, José Millacheo, José Cariqueo, Ester Alvarez, Juan Necul, Mireya Figueroa, José Mariqueo y José Hualquín. Además fue detenido el empresario Guillermo Hornung, al que se intenta vincular como financista.

El 30 de noviembre se había detenido a José Huenchunao, líder de la Coordinadora Arauco Malleco, y a Jaime Kona de la comunidad Pascual Coña, recluidos en la Cárcel El Manzano de Concepción.

Desde mucho antes se encontraban en cárceles de la Novena Región los loncos Aniceto Norín y Pascual Pichún; los dos hijos de éste último, Rafael y Pascual Pichún; y Patricia Troncoso, conocida como "Chepa".
Los detenidos fueron inmediatamente catalogados por los medios de comunicación afines a la derecha y al gobierno como "terroristas", "delincuentes" y "violentistas". Para qué hablar de la "presunción de inocencia", negada desde un comienzo por la más alta autoridad.

Guerra sucia

La ausencia de pruebas ha sido la constante en estas detenciones, como es el caso de los loncos Norín y Pichún, recluidos un año sin pruebas inculpatorias. En ocasiones anteriores han quedado en evidencia testigos falsos, como los guardias forestales de Mininco que declararon haber sido presionados y pagados por testificar contra los comuneros.

"No hay Estado de derecho en la Novena Región", comentó una fuente cercana a los tribunales. Dicho juicio se confirma tras la extensa y peculiar audiencia de formalización de la investigación realizada el 6 de diciembre. Hasta allí, 9 detenidos de procesos anteriores fueron llevados sin ser informados sobre el traslado y sin la autorización de los jueces que llevan sus causas, como en el caso de José Huenchunao, quien debió ser devuelto a su lugar de origen al acogerse el recurso de nulidad procesal presentado por la defensa. Hizo el viaje de regreso, por lo demás, encadenado de pies y manos y sin recibir alimento durante todo el día.

El abogado Hugo Gutiérrez, presente en la audiencia, manifestó su asombro por el curso del proceso al diario electrónico El Gong, señalando que la fiscalía no cuenta con los elementos para mantener detenidos a quienes acusa. "Acá, argumentó, el ministerio público no ha presentado nada. Prácticamente hemos barrido todos sus argumentos y a la postre le encuentran la razón a ellos… Yo he visto cosas ridículas desde que he defendido gente en los tiempos de la dictadura militar, pero ya esto es francamente el acabose".

La falta de independencia y transparencia de este proceso, también pone en tela de juicio el funcionamiento del Poder Judicial bajo la Reforma Procesal Penal que se está recién implementando, sobre todo cuando se sabe que la Fiscal de la Novena Región, Ermirna Vidal, ex Seremi de Justicia, debe su cargo al Presidente Lagos, como indicó el informativo electrónico Mapuexpress.

Durante el período en que funcionó el GAL al alero del gobierno de Felipe González, realizó más de 40 acciones, dejando 27 muertos y otros tantos torturados y heridos.

Sólo queda preguntarse: ¿cuánto querrá parecerse Lagos al ex Presidente español?

Entrevista en la clandestinidad a dirigente de la CAM

La musiquilla del teléfono celular comenzó a sonar justo cuando había terminado la entrevista con el abogado Pablo Ortega en plena Plaza de Armas de Concepción. Una voz masculina se presentó como la persona con la que quería hablar. Sin dar nombres, me indicó una calle donde esperar un colectivo, una esquina y una hora en la que me encontraría con un contacto que me llevaría a un punto de encuentro. Medidas de seguridad que trasladan a un pasado no muy lejano, pero que cruzando el Bío Bío, luego de las últimas acciones del gobierno, se están poniendo cada vez más necesarias. Así lo entendimos y apresurando el paso seguimos las instrucciones hasta llegar a quien se presentó como el dirigente interno José Llanquilef, de la Coordinadora Arauco Malleco de Comunidades en Conflicto, a quien le reiteramos la pregunta que le hiciéramos a José Huenchunao.

-¿Está descabezada la Coordinadora, como afirma el gobierno?

"Nosotros preveíamos la caída de algunos hermanos que asumieron el rol de voceros públicos y la detención de algunos dirigentes que estaban más localizados porque habían sido detenidos y se sabía de ellos, de sus casas. Entonces, no han demostrado ninguna capacidad mayor en términos represivos, más que nada una razzia a lo que se moviera o a lo que tuvieran a la vista. Eso, por decirlo de alguna manera, no nos deja en mal pie, porque nuestra estructura como organización es muy difícil golpearla pues las decisiones son más colectivas de lo que ellos piensan.

Hoy día mismo hay nguillatunes en zonas de conflicto, hay encuentros, que son acciones de nuestra organización donde la gente conversa, discute, fortalece y define. Próximamente se van a realizar otras recuperaciones de tierra, y sigue el proceso. Caerá algunos, se levantarán otros; probablemente van a tener que hacer cárceles para un pueblo, no para un grupo. La Coordinadora tiene la capacidad de resarcirse de los golpes y seguir en su proceso".

-¿Cómo funciona la represión en la zona?

"Ha habido muchos recursos, se ha hecho un esfuerzo muy grande por parte del gobierno para contener el conflicto mapuche o sus expresiones más avanzadas. Esto es porque aquí hay una contradicción del sistema con la nación mapuche, y de alguna manera ellos preveen que en esa contradicción está en juego su sistema, en términos totales. Esa es la dimensión que tiene el conflicto mapuche, no es un problema de coyuntura.

La Concertación utiliza un discurso fascista cuando dice que la Coordinadora es una banda de delincuentes, cuando los que tienen presos son gente humilde y sencillas, que vienen del arado y del campo, de comunidades; no son delincuentes, son luchadores.

Nosotros hemos cuidado mucho de que todo sea muy bien construido. Ellos dicen que hemos generado temor en la población, y nosotros no hemos generado temor en la población: hemos generado temor en los ricos, en la oligarquía".

-Con su clásico método, el gobierno a la vez que asesta un golpe a la Coordinadora entrega recursos por otro lado… ¿No temen que en su lucha se vea beneficiada alguna de esas organizaciones funcionales?

"De hecho, desde que nuestra organización irrumpió en el escenario político con el conflicto las instancias de gobierno le han tratado de dar tribuna a instancias funcionales a su concepción política en términos de estructura, y que se conviertan en organizaciones sistémicas, que transiten por la vía institucional. Nosotros vemos que eso es una contradicción absoluta, porque como Chile está sometido al sistema capitalista es muy difícil plantear la autonomía del pueblo mapuche o la solución a las demandas si no entramos en confrontación con el sistema. Es decir, aquellas organizaciones que se plantean lograr espacios dentro del sistema, relativos a autonomía o territorialidad, tienen un planteamiento más utópico que lo que nosotros estamos planteando, que es un cambio en términos de las estructuras de dominación que hay hacia el pueblo mapuche".

-¿Qué ha logrado hasta ahora la Coordinadora Arauco-Malleco?

"Ha sido capaz de frenar un proceso de destrucción de nuestros territorios. Si no hubiese existido la Coordinadora, muchos territorios habrían estado plantados o a disposición de las forestales. El mayor logro es que donde hay presencia de la Coordinadora, o no han podido operar o están en retirada los procesos de inversión capitalista. Se ha frenado fuertemente la inversión en zona de conflicto y ha sido en base a la lucha de las comunidades. Pero como logro político mayor, está la posibilidad de una propuesta alternativa de reconstrucción, y no sólo al mundo mapuche. Es una propuesta hacia los oprimidos en general: se puede golpear al sistema, se puede frenar, se puede conquistar lo que ellos nos han quitado y a partir de ahí se puede reconstruir un mundo de justicia, de valores, de humanidad y de fraternidad".

Desde la cárcel hablan José Huenchunao y Víctor Ancalaf

Las cárceles no son un lugar grato de visitar, por la revisión, las miradas inquisidoras y la pose autoritaria de quienes disfrutan haciendo uso de su cuota de poder, incluso sobre los que nos están recluidos. Hacía muchos años que no visitaba uno de estos recintos y, quizás por eso, el Centro de Reclusión el Manzano en Concepción me remitió con nitidez a las visitas a un amigo preso político en la Cárcel Pública de Santiago, hoy demolida.

Con algo de nervios atravesé la reja de entrada, señalé a un gendarme mi objetivo y me hicieron pasar, caminé un trecho largo hasta la siguiente construcción. Otro uniforme detrás de otra reja, inquirió más detalles: pude pasar. Luego de la revisión y de hablar con un personaje sobre mi credencial de prensa, avancé a la tercera etapa. Ahí, dejé mi carné de identidad, atravesé un arco detector de metales y una puerta de caja fuerte, caminé hasta otro punto con gendarmes donde crucé otra reja y un "mozo" me guió a través de un patio hacia la galería 9, donde, según me informaron, estaban los detenidos que yo visitaba. Al atravesar esta nueva puerta, otros funcionarios -uno obeso y otro delgado- me preguntaron a quién iba a ver. Al mencionar a José Huenchunao, me pidieron que dejara mis datos pese a que mi carné quedó retenido tres puertas atrás. En una hoja de cuaderno, el uniforme gordo y de sonrisa resbaladiza escribió mi nombre, número de carné y dirección. Acto seguido, me condujo por un pasillo hasta un espacio convertido en improvisado y saturado templo evangélico con feligreses cantando a voz en cuello, y finalmente atravesamos una nueva puerta que nos llevó a un pasillo-duchas que conduce al casino. Ahí, en un rincón iluminado encontramos a José Huenchunao, entre conversando y leyendo un documento, junto a Jaime Kona y Víctor Ancalaf.

José Huenchunao, líder de la Coordinadora Arauco Malleco (CAM): "Una lucha política que el gobierno trata de criminalizar"

-Con su detención, el gobierno dice que se ha descabezado la Coordinadora. ¿Es así?

"No. Lo que hay que entender es que nosotros somos la vanguardia y como tal nos toca asumir la represión, pero somos un movimiento enraizado en las comunidades. Nuestra organización está sustentada en los loncos y werquenes de las comunidades. Esto no es un problema de personas. Todo esto que está pasando es una abierta persecución política a los mapuche, encabezada por el gobierno. Los costos los vamos a asumir, porque es parte de nuestra lucha, porque de lo contrario estaríamos condenados a desaparecer definitivamente como pueblo".

-Pero, sin duda ha sido un golpe…

"Es un golpe, pero uno de los tantos que ha habido. Con la recuperaciones de tierras se dieron las primeras detenciones, también con las confrontaciones por el control territorial. Hoy las detenciones son más selectivas. En este trayecto ha habido cientos de procesados, heridos e incluso muertos, pero el movimiento no se ha frenado. Ha habido un salto político-ideológico cualitativo y así nuestro movimiento no va a ser quebrado y ése es el temor que tienen los ricos con intereses en esta zona; y el temor que tiene el gobierno también, que está comprometido con esos intereses".

-¿Qué mensaje le envías a las personas que ven este conflicto a través de los medios de comunicación oficiales y de derecha?

"Que no se confundan. La nuestra es una lucha política que el gobierno trata de criminalizar. Estamos pidiendo verdad y justicia para nuestro pueblo, que es algo por lo que hombres y mujeres siempre han luchado en el mundo. Que se nos restituya lo que es nuestro. A los mapuche, les digo que hay que seguir avanzando porque nuestra lucha es legítima".

-¿Y qué les dices a los mapuches que solidarizan con ustedes, pero que se encuentran insertos en la vida urbana?

"A nuestra gente le hago el llamado que se vuelvan a las comunidades. Todo lo que es mapuche no se va a reconstituir en las ciudades. Aquí es donde se va a hacer el ejercicio político y territorial, y de las ciudades necesitamos apoyo a nuestra línea".

Víctor Ancalaf, dirigente de las Comunidades en Conflicto de Collipulli: "Se nos sigue quitando las tierra"

La detención de Víctor Ancalaf es por los hechos ocurridos en el Alto Bío Bío contra la Represa Ralco, y las pruebas que lo acusan son débiles.

"El gobierno está gestando un genocidio. Todas sus políticas están dando esa señal.

Este gobierno no tiene nada que envidiarle a los primeros que arrasaron con nuestro pueblo. A los mapuches se les sigue quitando la tierra, es el caso del Alto Bío Bío y de la Isla Huapi en Puerto Saavedra, sectores, por lo demás, considerados de protección indígena".

-Entiendo que has recibido muchas amenazas.

"Sí: de los grupos paramilitares que funcionan en la zona, como el Hernán Trizano, compuesto por Fredy Molina, Italo Subiabre y Gerardo Jequer; también de guardias de la Forestal Mininco, que me acorralaron en un camino y amenazaron con cuchillas".

-¿Cuál es la relación con Guillermo Hornung? Porque de ahí se está afirmando el gobierno hablar de un financiamiento foráneo...

"Primero que nada hay que decir que el movimiento mapuche no está infiltrado. Nuestra relación con él es de carácter comercial: le vendemos nuestra producción de trigo, así como a El Globo le vendemos la avena.

Es una persona que está consciente de la injusticia que vive nuestro pueblo. Además, todo el aporte que ha dado es de carácter público: él nos facilitó el local donde ubicar la oficina, y el gobierno lo sabía; Jaime Andrade lo sabía".

-¿Qué piensas de que se les esté aplicando la ley Antiterrorista?

"Aquí el principal terrorista es el Estado chileno, que para apoderarse de nuestro territorio asesinaron a mujeres, hombres y niños y confiscaron nuestras tierras. El contradictorio Estado chileno, que nos reprime salvajemente y que protege a Pinochet, un criminal de guerra responsable directo de las violaciones a los derechos humanos y que hoy goza de la más amplia impunidad y con sueldos fiscales".

Pablo Ortega, abogado de los detenidos de la CAM: "Las personas están siendo detenidas por sus convicciones políticas"

El abogado Pablo Ortega lleva una serie de casos relacionados con el conflicto mapuche desde que comenzaran las movilizaciones del último período. Hoy es quien lleva la defensa de algunos dirigentes de la Coordinadora Arauco-Malleco y por lo mismo es quien mejor sabe sobre los pormenores de los procesos judiciales que afectan a los líderes mapuches.

-¿En qué situación se encontrarían judicialmente José Huenchunao y Jaime Kona?

"Con la Ley de Seguridad del Estado, otras personas que están procesadas en esta causa fueron condenadas en primera instancia a 545 días de pena remitida, lo que en Concepción no es una causa que pudiese significar una detención prolongada.

No obstante, la situación de José Huenchunao, que ha sido requerido por los fiscales de la Novena Región, es más delicada porque estos fiscales están utilizando la Ley Antiterrorista para, en sus palabras, descabezar la Coordinadora Arauco Malleco, y 'realizar el juicio más importante de la Reforma', según señalaron en la audiencia de formalización. Los fiscales pidieron autorización al ministro para hacer que José Huenchunao fuera trasladado a Temuco y el ministro Eliseo Araya no dio esa autorización porque procesalmente no correspondía, sin embargo fue trasladado en forma ilegal y el día viernes estaba presente en la audiencia.

En ese momento reclamamos por esta situación y José Huenchunao fue devuelto a Concepción y, de la misma forma, todos los presos que estaban en las distintas cárceles de la Novena Región que también habían sido llevados en forma ilegal a esa audiencia.

Este hecho es sintomático de lo poco consistente de los cargos que los fiscales de la Novena Región están esgrimiendo en contra del movimiento mapuche por asociación ilícita terrorista. Creemos que claramente esto es una persecución al pueblo mapuche, que intenta detener las movilizaciones sociales que realizan las comunidades y tal vez desviar la atención pública de las evidencias de corrupción en que han incurrido algunos o muchos políticos de gobierno".

-¿Podría ser un manejo comunicacional?

"Claramente, los fiscales actúan como correa de transmisión de las políticas de gobierno y de sus organismos de inteligencia, en este caso de la denominada Oficina".

-Pero se ha dicho que los fiscales llevaban seis meses investigando…

"Es probable, pero por lo expuesto en la audiencia de formalización nos da la impresión que fue una cosa armada a la rápida, donde se violaron cosas tan mínimas como que las audiencias son orales y los fiscales leyeron. Ni siquiera respetaron una cosa tan mínima como ésa. Es decir, tenían una pauta armada y simplemente leyeron, con desorden y sin dejar cosas claras. Creemos que no tienen un caso y las personas detenidas lo están por sus convicciones políticas y, por lo tanto. son prisioneros políticos de este gobierno.

Ahora, todo esto se da en un contexto dentro de las comunidades mapuche de amedrentamiento, de allanamientos masivos reiterados, lo que muestra un claro intento de provocación al movimiento mapuche. Las comunidades no entendían por qué en los allanamientos y procedimientos judiciales se golpeaba tan brutalmente a ancianos y niños, por qué se produjo luego el secuestro de una niña mapuche, Daniela Ñancupil, que fue vendada, golpeada, amenazada. Se pensaba que eran intentos de amedrentamiento o de provocación, pero cuando se produce la muerte de Alex Lemún pareciera que la intención de sectores antidemocráticos era provocar al movimiento mapuche para que éste tuviese reacciones irracionales, y con eso justificar este procedimiento que se supone que estaba siendo planificado hace seis meses.

Cada vez nos convencimos más que la muerte de Alex Lemún fue un asesinato político. En un principio pensamos que fue un caso de violencia innecesaria, de irracionalidad, una situación no planificada. Hoy día tememos que estamos ante el primer asesinato político en contra del movimiento mapuche. Se pensó que el movimiento mapuche estaba derrotado, por las prolongadas detenciones de loncos y los allanamientos, sin embargo se produce un nuevo foco de conflicto en el sector del fundo Santa Alicia y en ese momento se actuó en forma más dura, provocando la muerte de este joven para dejar una señal de que la nuevas movilizaciones iban a ser reprimidas en forma brutal. Por eso extrañan las declaraciones del fiscal Soto, el fiscal competente de este caso, que nos señala al padre de este joven y a mí que no había orden judicial de desalojo, que Carabineros actuó por iniciativa propia".

-Se ha dicho que no hay pruebas concretas para procesarlos por ley antiterrorista.
"Más que el que no haya pruebas de participación, aquí no hay delito de asociación ilícita. Los fiscales en su audiencia de formalización confundieron conceptos: hablaban del 'orden público'. El 'orden público' no está cautelado por la Ley Antiterrorista, para eso está la Ley de Seguridad Interior del Estado o las figuras propias del Código Penal. Hablaban de que las protestas universitarias, la toma de un consulado o de una parroquia que se hicieron en solidaridad con los presos políticos serían actos terroristas, lo que ni siquiera se decía en la dictadura militar.

Creemos que lamentablemente el clima político en contra de los mapuches es tal que no deja un radio de ación de libertad a los tribunales. Yo no tengo duda que los tribunales tanto de la Octava como de la Novena están siendo fuertemente presionados por el poder político y el poder económico".

-¿Cuánto tiempo se puede tener detenida a una persona con pruebas tan poco sostenibles?

"En la aplicación de la Ley Antiterrorista tenemos a mi representado Aniceto Norín, lonco de la comunidad de Didaico, que lleva aproximadamente un año detenido sin ninguna prueba en su contra, y eso es categórico: ninguna prueba en su contra y lleva un año detenido".

-Pero para aplicar la Ley Antiterrorista, entiendo que primero hay que declarar a la organización, en este caso la Coordinadora Arauco Malleco, como terrorista.

"El problema de la reforma es que la formalización es una facultad privativa del ministerio público. Entonces, el ministerio público formaliza por lo que se le ocurre, y luego hace un cómputo de las eventuales penas que pudiesen existir por los delitos que formaliza y con eso justifica las detenciones. En forma incuestionable, la Reforma Procesal Penal ha significado mayores arbitrariedades contra los mapuches, con detenciones más prolongada y menos posibilidad de defensa. En el tema mapuche, ha sido claramente un retroceso antidemocrático".