Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

FALLECIÓ UN GRAN LONKO RANKÜL


A los 78 años de edad, falleció en Santa Isabel, La Pampa, Argentina, el Lonko Rankül Adolfo Rosas.

Nacido en la Colonia Indígena Emilio Mitre, supo mantener en alto los valores de su Pueblo. Descendiente por línea materna de Epugner Rosas, y por la paterna de Ramón Cabral, el Platero, se caracterizó por la defensa de los Derechos Indígenas. Fué en La Pampa el primer indígena que adhirió a la Asociación Indígena de la República Argentina, AIRA.

Su última aparición pública fue cuando viajó con la Delegación de Lonkos Rankülches a La Plata a recibir los restos de Panguitruz Nürü, hermano de su bisabuelo Epugner.

Interlocutor obligado de ministros, gobernadores y hasta presidentes, fué genio y figura.

- Un Ministro, Eleta, lo convocó y le dijo: "Rosas, si usted sigue matando zorros, me veré obligado a hacerlo detener". Adolfo le contesto: "Métame preso, pero yo voy a atrapar un zorro y lo voy a soltar en su gallinero, a ver si después le va a acariciar el lomo al animalito, o qué".

- Estábamos una vez en una entrevista radial, en Gral.Pico. Adolfo hablaba de la miseria en que se debatía su gente. Cuando el locutor le pregunta: "Y usted que solución propone"

Adolfo respondió: "Cambiar los funcionarios. O que cambien. Mire, fueron a Mitre con plata en mano, a repartir. Vos tenés 50 chivas, tomá, 1000 pesos. (Las cifras son mías) Voz 100, tomá 500. Vos 200, tomá, 250 pesos. Vos Adolfo, tenés 500 chivas, no, a vos nada. Luego yo pienso, soy indio como todos, nací aquí como los demás, tengo la misma tierra o menos, sólo media chacra, no es fácil atender 500 chivas, menos en época de parición, yo trabajo, me preocupo, a veces duermo en el campo. El que tiene 50 o 100, las deja solas. A mí que debería ser premiado, me castigan. Al  vago, lo premian. Así, el haragán será cada vez mas haragán. Y el que trabaja, querrá trabajar menos. Pareciera que no quieren que dejemos de depender de ellos."

- Una vez me aconsejó: "nunca te enfrentes a la autoridad. Tenés que darla vueltas, como al toro. Si te escapas, te corre. Si te quedas quieto, te atropella. Dale vueltas, hasta que se descuide. Entonces lo maniás". Una vez, cuando la Convención Constituyente en La Pampa, nos citaron. Fuimos. Le cedí la palabra. Dijo: "yo tengo un molino chico. Le daba agua a los animales. Para tomar, sacaba de otro pozo, en baldes. Vino un funcionario y me dijo: saque este molino chico y póngalo en el pozo de agua para tomar, que le vamos a dar un molino grande para los animales. Así lo hice, nunca más aparecieron, ahora trabajo el triple sacando agua a mano para los animales". Era convencional una funcionaria responsable del area social. "Bueno, venga a verme a mi despacho que lo vamos a solucionar". Nada que ver con el tema para el que habíamos sido convocados. Pero Adolfo aprovechó el descuido y los manió.

- Siempre quisimos la capacitación de nuestras gentes como una forma de terminar con el asistencialismo. Pero de nuestras gentes, no de técnicos que viajan por todo el país cobrando suculentos viáticos y participando de cuanto evento aparece, sin trasladar sus experiencias al campo porque ellos viven en ciudades. Una vez le dieron un chivo de raza. Duró 1 año. Se murió de hambre. El pasto duro no era para él. Pero nadies se lo había dicho.

Se fué mi hermano, mi amigo. Pero estará entre nosotros. Con su pensamiento. Con sus reflexiones. Con sus consejos. Hasta siempre , Adolfo.