Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Resistencia Mapuche / 18 de diciembre de 2001

Estamos Ante un Valioso Triunfo del Movimiento Estudiantil

Entrevista a Pedro Cayuqueo, dirigente mapuche


Estudiantes y gobierno firman las paces en la IX Región. Esperado acuerdo pone fin a tres meses de conflicto declarado entre ambas partes por el eventual cierre de los hogares universitarios de Temuko.

Y salió humo blanco. Tras el pre-acuerdo logrado con el subsecretario de Mideplan, Jaime Andrade, el pasado 12 de noviembre y luego de casi un mes de trabajo conjunto con las autoridades para resolver diferentes puntos de la negociación, dirigentes estudiantiles mapuche y autoridades de gobierno firmaron el pasado viernes 14 un acuerdo definitivo que pone fin al conflicto desatado por el eventual cierre de los hogares estudiantiles de Temuko.

Dicho acuerdo, firmado por la dirigenta Carmen Jaramillo Hualaman en representación de los estudiantes; por el Subsecretario de Mideplan Jaime Andrade y el Director Nacional de Conadi, Edgardo Lienlaf, en representación del gobierno; y que tuvo como garante al Obispo de la Araucanía, monseñor Manuel Camilo Vial, establece el reconocimiento por parte del gobierno de los cuatro hogares autónomos existentes en Temuko (entre ellos, el combativo Hogar Universitario de calle Las Encinas) y el compromiso formal de las autoridades para proveer -a partir de marzo del 2002- de recursos para su mantención y normal funcionamiento.

Además, se establece la creación de un Consejo Superior Estudiantil integrado por representantes del gobierno y de las organizaciones estudiantiles de Temuko, y que tendría como principal objetivo el velar por el cumplimiento de los acuerdos firmados y servir a futuro como "puente" de comunicación entre los estudiantes y las distintas instancias del gobierno.

Sobre los alcances de este importante acuerdo y los desafíos que se vislumbran para el movimiento estudiantil de nuestro pueblo el próximo año, Resistencia Mapuche conversó con Pedro Cayuqueo, dirigente del Hogar Universitario Mapuche de Temuko y quién participó activamente en cada una de las mesas de trabajo que desembocaron en la firma del presente acuerdo.

RM: ¿Qué opinión les merece el acuerdo definitivo logrado con las autoridades del gobierno central?, ¿los deja satisfechos?.

Pedro Cayuqueo: El acuerdo logrado la semana pasada no sólo representa un avance, sino que además un valioso triunfo para el movimiento estudiantil de nuestro pueblo. Se establece, en primer lugar, un reconocimiento formal de las autoridades de la existencia de cuatro hogares estudiantiles acá en Temuko y de la importante función que estos recintos cumplen para los jóvenes de nuestro pueblo. Este reconocimiento no es un hecho menor, si consideramos la reticencia de las autoridades para reconocer en el pasado a estos albergues, asegurarles un financiamiento y permitir que funcionaran en forma completamente autónoma en lo que a organización interna se refiere. Por el contrario, lo que siempre existió fue el interés del gobierno por cerrar estos recintos, quitarles el apoyo económico y estereotipar a sus integrantes como jóvenes mapuches radicalizados, anárquicos y potencialmente subversivos.

Todo ese discurso oficial en contra de los hogares, y que los medios de comunicación a nivel regional como el Diario Austral explotan de forma descarada, se desploma con este reconocimiento que las autoridades hacen de nuestro trabajo y con el compromiso formal de asegurarnos a todos un financiamiento fijo año tras año. Lograr esto no fue nada fácil, por cierto, y se debió sólo gracias a la legitimidad de nuestros planteamientos y a la fuerza lograda por nuestro movimiento, y no a la buena voluntad de un gobierno chileno lleno de contradicciones entre lo que predica en los discursos y aquello que realiza verdaderamente en la práctica.

RM: En ese sentido, la decisión de mantener el funcionamiento del Hogar Universitario de Temuko, catalogado por las autoridades como un verdadero "semillero" de jóvenes conflictivos, no debe haber resultado nada fácil para ellos...

PC: Por supuesto que no. En un principio, las autoridades mantenían posiciones bastante cerradas al respecto. Ellos a toda costa pretendían cerrar a fines de año el Hogar Universitario por cuanto entendían que en cinco años de existencia, dicho recinto se había transformado en una verdadera escuela de formación cultural y política para muchos jóvenes y militantes de nuestro pueblo. Existía a nivel gubernamental una percepción bastante negativa de nuestro trabajo y de las proyecciones que de él se desprenden, como por ejemplo nuestra vinculación con la lucha de las comunidades en conflicto, nuestra solidaridad con los presos políticos, nuestro rechazo a las estrategias represivas impulsadas por el gobierno para sofocar el conflicto, etc. Todo eso jugaba en contra de nosotros y a nivel del Ministerio del Interior existían fuertes presiones para concretar la clausura definitiva del Hogar Universitario.

Sin embargo, debido a la presión ejercida por nosotros y al gran respaldo social obtenido en la defensa de dicho recinto, a las autoridades no les quedó más remedio que aceptar su mantención en el tiempo. Esto sin duda que representó una derrota para ciertos sectores anti-mapuches presentes tanto en el gobierno regional como a nivel central y que no simpatizan para nada con aquel discurso laguista del "nuevo trato" y de la "deuda histórica". Es por ello que podemos hablar de un triunfo de los estudiantes a la hora de analizar varios de los puntos de este acuerdo.

RM: Respecto de lo que tu mencionas, de los pormenores del acuerdo, ¿qué otros avances pueden ser destacados?.

PC: Bueno, otro aspecto es aquel referido a la mantención por parte de los hogares de Temuko de su autonomía organizacional. Es decir, de la capacidad propia de los hogares para organizarse, funcionar y determinar sus actividades internas y externas de manera independiente, sin la menor injerencia de la CONADI o de cualquier otra instancia del Estado. Este punto fue muy debatido en cada una de las mesas de trabajo establecidas, ya que existía de parte de las autoridades un interés especial por "intervenir" de alguna u otra forma en la dinámica interna de nuestras organizaciones y lograr así un mayor control sobre nuestros pasos. Esto fue rechazado por todos los dirigentes estudiantiles que participamos en las mesas de trabajo y no era algo que pudiéramos negociar. La autonomía de nuestros recintos, tanto del gobierno como de los diferentes agrupaciones políticas mapuches y chilenas, es un principio que nuestras bases nos exigieron defender a toda costa y creo que cumplimos a cabalidad con dicho objetivo.

RM: ¿Pero el establecimiento de un reglamento común para todos los hogares y la creación de un Consejo Superior integrado por las autoridades no representa de alguna manera una especie de intervención...?.

PC: Es posible que un observador desinformado pudiera pensar aquello, pero no es así. Respecto al famoso reglamento común que establece el acuerdo firmado con el gobierno y que de seguro las autoridades publicitarán como una victoria de ellos, este sólo dice relación con aspectos formales y de procedimiento referidos a las postulaciones, ingresos y egresos de nuevos miembros en los hogares. Nada mas y nada menos.

Obviamente que esa no era la idea del gobierno en un principio. Cuando comenzaron las conversaciones, las autoridades nos hicieron entrega de una propuesta de reglamento que claramente atentaba contra la autonomía de nuestras organizaciones. En el se establecían, por ejemplo, criterios de funcionamiento interno, de normar las relaciones, las actividades y de entregar a las autoridades la capacidad de sancionar y expulsar a los estudiantes en determinados casos. Eso era de por si una aberración y nosotros lo rechazamos casi por completo. Pero como estabamos en una mesa de trabajo y algunas cosas -nos guste o no- debíamos negorciarlas, les propusimos aceptar un reglamento tipo pero que sólo tomara en cuenta aspectos generales de procedimiento en lo referido a postulaciones y cosas por el estilo. Lo otro, aquellos temas mas internos, quedaban en manos de los dirigentes de cada hogar y eso no se podía transar. Finalmente y luego de varias batallas verbales al interior de la comisión que trabajo este reglamento y que me tocó integrar, logramos un consenso y sancionamos el documento final.

A grandes rasgos, lo que establece el reglamento son procedimientos de postulación, requisitos, ponderaciones, formación de equipos de selección, evaluación de los postulantes, etc. El gobierno y principalmente la CONADI exigía tener una mayor participación en la selección de los alumnos beneficiados y nosotros aceptamos la conformación de un Comité de Selección intregado tanto por ellos y como por representantes nuestros. Y el reglamento lo que establece son los mecanismos a utilizar en dicho proceso. Sin duda, algo muy útil, incluso para nosotros ya que nos permite ordenar un poco nuestros hogares y orientar el beneficio hacia aquellos hermanos que realmente lo necesitan y que demuestren con el paso del tiempo algún grado de compromiso con su pueblo.

RM. ¿Y respecto al Consejo Superior...?.

PC: Esa es una instancia que en teoría debe velar por el cumplimiento de los acuerdos y servir de "puente" entre los estudiantes y las autoridades de gobierno. Este Consejo estará integrado por diversas autoridades y representantes nuestros, y debiera reunirse una vez al mes como mínimo. Eso todavía no esta definido, pero esperamos que se concrete en las próximas semanas dicha instancia. La idea fuerza que dio vida a este Consejo Superior por parte de las autoridades fue la siguiente: ¿Existe una instancia donde los estudiantes puedan plantear sus inquietudes y demandas a las autoridades, de manera pacífica y sin llegar a la violencia?. No. Por tanto, se crea este Consejo Superior, "...el cual deberá velar por la mantención de las buenas relaciones entre ambas partes y tratar de evitar el surgimiento de nuevos conflictos".

Nosotros al respecto somos bastante realistas y no nos engañamos. Esperamos por cierto que el Consejo Superior se concrete y cumpla su función, eso sería lo ideal, pero no somos ingenuos tampoco. Experiencia tenemos ya bastante con el pasado gobierno carpintero de Frei y su impulso casi patológico por crear cientos de "mesas" y "Consejos" que lo solucionaban todo. Mesas y consejos para el dialogo social, para el conflicto con los pescadores, para los portuarios, para los jubilados, para los universitarios y que decir con nuestras comunidades en conflicto. Por lo general ninguna de esas mesas y consejos arrojó alguna vez algún resultado positivo para los sectores sociales involucrados. Por el contrario, solo sirvieron a los intereses del gobierno de turno, que lograba desmovilizar a los sectores en lucha y canalizar sus demandas y reivindicaciones por la famosa "vía institucional".

El fantasma de dicha estrategia política merodeó bastante al interior de las discusiones que tuvimos con las autoridades a la hora de aceptar la creación de este Consejo Superior, pero al final caímos en la cuenta de que nada teníamos que perder. Por lo demás, nuestra participación en dicha instancia no limita para nada nuestra capacidad de movilizarnos y de plantear por otras "vías" nuestras legítimas aspiraciones. Es solo una instancia de comunicación que viene a suplir la inexistencia de un interlocutor de gobierno válido a nivel regional. Por otro lado y eso se lo dejamos bien en claro a las autoridades, con o sin Consejo Superior, si el gobierno pone oídos sordos ante nuestras demandas, las movilizaciones serán cosa segura para el próximo año.

RM: Ya que mencionas las probables movilizaciones del año entrante, ¿cuáles prevees tú que serán los desafíos que deberán enfrentar los estudiantes como sector organizado de nuestro pueblo?.

PC: A simple vista se pueden vislumbrar varios desafíos. En primer lugar, fiscalizar el cumplimiento por parte del gobierno de los acuerdos firmados este año y que debieran garantizarnos a todos los hogares de Temuko un año tranquilo en cuanto a financiamiento y estabilidad se refiere. En segundo lugar, posicionar en la agenda pública del gobierno el tema estudiantil mapuche y la generación de una política nacional mapuche al respecto. Es decir, una política educacional que contemple aspectos presupuestarios para los hogares, que contemple una discusión respecto de la beca indígena y ciertos planes de estudio, y que sea la base para una futura discusión política respecto de la educación colonialista que nuestro pueblo esta recibiendo por parte del Estado chileno desde su anexión militar.

Ese es un desafío mayor, sin duda, puesto que implica salirse del marco de la demanda economicista para entrar de lleno en el plano político. Significa para los estudiantes cuestionar, en definitiva, la dominación del Estado chileno sobre los mapuche en el plano del control cultural, de la generación de conocimientos propios, de la revalorización de nuestro idioma y de formas culturales propias de aprendizaje, de la generación de una capa de intelectuales y profesionales para el servicio de nuestro pueblo, etc. Es en definitiva un cuestionamiento mayor, un cuestionamiento que dice relación con la búsqueda de un proyecto político de liberación que los mapuche tenemos la urgencia de discutir y de elaborar como todo pueblo oprimido.

Pero para ello sin duda que todavía falta mucho. En ese sentido, quizás el mayor de los desafíos para el próximo año sea el mantener este movimiento estudiantil cohesionado, sumar nuevas agrupaciones, fomentar la organización de los cabros a nivel secundario, ganar espacios en las universidades, levantar discurso político y no perder nuestro compromiso con la lucha que hoy desarrollan nuestras comunidades a través de distintos referentes. Sin duda, esa conexión con nuestras comunidades nos permitirá no perder el rumbo de nuestros pasos.