Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Resistencia Mapuche 24 de Mayo de 2002
http://www10.brinkster.com/mapuche

Manifestación pehuenche en Valparaíso

Opositores a represa Ralko se encadenaron en frontis del Congreso

Una nueva manifestación en contra de la construcción de la Central Hidroeléctrica Ralko realizaron el mediodía de ayer jueves grupos opositores al proyecto en la ciudad de Valparaíso.

En la manifestación, que contó con la participación de las emblemáticas hermanas Nicolasa y Berta Quintreman, verdaderos símbolos de la resistencia pehuenche en la cordillera de la VIII Región, cuatro miembros de la Coordinadora de Fuerzas por el Bio-Bio se encadenaron a las rejas ubicadas en el frontis del Congreso Nacional, utilizando para ello un singular sistema de cepo para quedar atrapados y dificultar de esta forma el accionar de las fuerzas policiales.

La singular movilización se inicio a eso de las 11 de la mañana con una marcha por el centro de la ciudad porteña y en donde participaron alrededor de 80 personas, entre comuneros pehuenches, miembros de grupos de apoyo, ecologistas y simpatizantes locales, quienes se dirigieron por Avenida Pedro Montt hasta el Congreso Nacional escoltados de un numeroso contingente de Fuerzas Especiales de Carabineros.

A su llegada al frontis del Congreso y tras gritar consignas en rechazo al proyecto impulsado por la multinacional Endesa España en sus territorios, cuatro jóvenes  atravesaron sus brazos tras las rejas que rodean el edificio parlamentario por avenida Pedro Montt, quedando minutos más tarde completamente inmovilizados al introducir cada uno de ellos sus puños en un balde con cemento.

Inmediatamente hasta el lugar concurrieron una gran cantidad de efectivos policiales, Bomberos y personal del Servicio de Urgencia del Hospital Carlos Van Buren, quienes tardaron varias horas en poder liberar a los manifestantes, tres mujeres y un hombre.

Mientras se intentaba liberar a los manifestantes, Nicolasa y Berta Quintremán dieron a conocer un manifiesto señalando que por quinta vez llegaban hasta el Congreso Nacional a reafirmar su oposición a la construcción de la Represa Ralko y a no transar sus tierras ancestrales.

Denunciaron además la "militarización indiscriminada en la zona del Alto Bío-Bío, y a la empresa española Endesa que está construyendo la represa y realizando autoatentados para incriminar a las familias pehuenches opositoras a los planes de la multinacional".

Tanto ellas como sus acompañantes criticaron duramente la gestión de los legisladores en defensa del pueblo mapuche. "Llegamos por quinta vez como pueblo mapuche pehuenche a este lugar de Valparaíso, a pesar de todo el aparataje que montan contra nosotros como la Comisión de Hombres Buenos que decretó el Gobierno para expulsarnos de nuestras legítimas tierras", dijo Berta Quintremán. Asimismo su hermana Nicolasa añadió que el Ejecutivo "comenzó la expropiación de las tierras sin nuestro permiso, también la usurpación constante y vigente (...) en manos del latifundio", señaló.

Luego de una tensa espera y ante la expectación de los medios de prensa agolpados en las afueras de Congreso Nacional, los manifestantes pudieron ser liberados por efectivos de Carabineros de la reja del Parlamento, siendo posteriormente trasladados en ambulancias al Servicio de Urgencia del Hospital Carlos Van Buren.

Pasada las 14 horas la movilización culminó sin registrarse personas detenidas y sólo hasta que concurrió al lugar el gobernador provincial de Valparaíso, Vicente García, quien les aseguró a las hermanas Quintremán que el próximo martes, a las 9,30 horas, serían recibidos por el encargado del tema indígena a nivel de Gobierno Central, Jaime Andrade, en la ciudad de Santiago.

Cabe destacar que tanto Berta como Nicolasa Quintreman ya habían participado dos días antes en Valparaíso en la Marcha Multisocial que congregó a mas de 5 mil personas en las afueras del Congreso para protestar por las políticas "mercantilistas" del gobierno de Ricardo Lagos. Dicha movilización, protagonizada por estudiantes universitarios, grupos de cesantes, pescadores y trabajadores metalúrgicos, terminó siendo violentamente reprimida por cientos de carabineros que literalmente establecieron un "estado de sitio" en la ciudad mientras el Presidente rendía su cuenta anual en el interior del Congreso de la República.