Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
17 de diciembre del 2002
http://www.rebelion.org/internacional/almiron171202.htm

Los Mapuches y el Caballo de Troya

Por Pablo Almirón / Rebelión
 

Deseo hacer una referencia brevísima a ciertos "análisis", que vinculan las luchas actuales del Pueblo Mapuche con intereses extranjeros. Creo entender que la hipótesis central de la nota es, que detrás de las reivindicaciones de los Mapuche, habría intereses foráneos (EEUU y Gran Bretaña ) sobre sus ricos territorios, y a la vez considera al indigenismo como la punta de lanza de tal cuestión. Además sobrevuela un tema central: no puede haber un Estado dentro de otro Estado. Por ser este último, un planteamiento que además de ser muy interesante, propone innumerables argumentos, no voy a referirme a él, por ahora.
 

1- Respecto del indigenismo
 

El "indigenismo" al que se refieren no queda claro. Diferentes formas a adoptado la defensa de "lo aborigen ", desde Fray Bartolomé de las Casas a esta parte. El etnocidio, el genocidio y el robo suele generar diversos estilos de la culpa a la que somos tan devotos los cristianos.
 

El Estado-provincial y nacional-, a abordado el "problema" a través de organismos con funcionarios bien pagos casi siempre , y como es de suponer, a cambio de votos, cooptando dirigentes y sometiéndolos a los rigores de la democracia representativa. En otros casos se hicieron cargo las ONG's (la mayoría de ellas confesionales), que haciendo gala de una enorme versatilidad demuestran que la buena intención no conoce límites, siempre y cuando no se toquen ciertos intereses.
 

Para los que abordar de verdad, saberes tan exóticos, bien le vendría bajar hasta la Provincia del Chaco (nordeste argentino), El Sauzalito, o Castelli, y ver las tierras que el gobierno chaqueño destinó a sus originales. O tal vez a la Comunidad Nan Qom de Formosa que recibió la salvaje represión de 100 integrantes de la policía, el 16 de agosto pasado. Y si vamos a la Patagonia (que parece ser el tema de preocupación), en la comunidad de Kaxipayiñ (70 km al noroeste de la capital de Neuquén) nacen fetos humanos malformados debido a la contaminación que produce la explotación petrolífera de Loma de la Lata (Repsol-YPF). El estado Chileno a encarcelado a dos lonko aplicando una Ley Antiterrorista (¡?), y en la misma escalada represiva por último, mató a un joven activista.
 

"Más de la mitad de los países del continente reconocen el carácter pluralmente diverso de su Estado y garantizan los derechos de los indígenas en su Constitución y sus leyes. Sin embargo, esto contrasta enormemente con la realidad que afronta la inmensa mayoría de los pueblos indígenas que se extienden desde Canadá por todo Centroamérica hasta el último extremo de Chile y Argentina, que a menudo reciben el trato de ciudadanos de segunda clase" ha afirmado Amnistía Internacional.
 

Y si nos referimos a la lucha por el territorio, el porqué, el quién y el cómo. Hubo un Guerrero mapuche llamado Lautaro, que hubiera hecho enrojecer de envidia y vergüenza a todos nuestros generales. Sus únicas jinetas eran las que recibió por el coraje, un inteligencia letal, el saber y el respeto sobre el enemigo. Perteneció a un linaje de caballeros que ya no existen. Peleó con bravura extrema y nunca envió al matadero a ninguno de sus guerreros , que sí lo vieron caer en combate contra el invasor. No se parecía en nada a los generales, hijos de las Escuelas de las Américas, que teledirigían escaramuzas con un wisky escocés en la mano y hoy gozan de homenajes y fanfarrias autocomplacientes.
 

2-Respecto de los Mapuches como Caballo de Troya de intereses foráneos.
 

Gran Bretaña y EEUU no precisan de tamaña elucubración. Simplemente con tenerlo a Carlos Saúl Menem o a cualquiera de los otros candidatos en pugna les basta para apropiarse de los recursos naturales o de generar zonas liberadas como propone junto a Sobich (gobernador neuquino protagonista reciente de un caso de corrupción), con la regionalización. Por qué apelar a un seudo estado cuando con los que detentan las riendas del Estado nacional basta y sobra para apropiarse del suelo y del subsuelo por módicas sumas?. Para estos pormenores ya no precisan corromper a funcionarios ; eso está pasado de moda. El propio Carlos Saúl Menem dijo, "Queremos participar en la edificación de un sistema de seguridad global de carácter cooperativo, que garantice la paz y el respeto a los derechos humanos en los cinco continentes".
 

Menem pronunció esta alocución frente a un auditorio conformado por dirigentes de partidos políticos que inauguró el vicepresidente norteamericano, Dick Cheney en el Hotel JW Marriot en junio pasado. El discurso de el ex mandatario se enmarcó en un encuentro de la Unión Democrática Internacional, una organización que reúne a más de 80 líderes conservadores y de partidos de centro y centroderecha. Menem figura como miembro honorario de la IDU, sigla en inglés de la International Democratic Union, y se presentó como titular del Partido Justicialista. La organización también cuenta en sus filas al mandatario español José María Aznar, el Partido Conservador que convirtió a Margaret Tatcher en primer ministra británica; y el Partido Republicano al que adscribe la familia Bush. Por lo tanto las Malvinas -hoy, un inexpugnable enclave al servicio de la OTAN-, y demás islas del archipiélago serán nuestras el día en que la bandera yanqui sea izada en la Plaza 25 de Mayo y que, así las cosas, esa hora ominosa será realidad más temprano que tarde.
 

A propósito, y atendiendo a que algunos de los que detentan estas ideas provienen de grupos nacionalistas que combatieron en la Guerra de Malvinas (hipersensibles a los despojos territoriales de todo orden) , viene bien decir que por cierto, el riojano prefirió como interlocutores válidos a las organizaciones de veteranos de guerra, dejando de lado a la Coordinadora de Ex -combatientes. Tal vez, por que ésta última no le dijo las cosas que él quería oír. El ejecutor del Consenso de Washington, que diezmó y puso de rodillas al país, no sienta a cualquiera en su mesa.
 

De más está agregar, que el Estado Nacional -al que parecen adherir-, es perfectamente funcional a la extranjerización y la pérdida total de soberanía, política , económica, territorial y en el colmo de esta demencial inercia hemos perdido también la soberanía alimentaria, ¡y no a manos de Mapuches! sino a manos de beneméritos ciudadanos que hacen gala de su argentinidad en cuanto se enciende una cámara.
 

El verdadero Caballo de Troya, se llama Área de Libre Comercio para las Américas (ALCA) y sino fuera suficiente nos tienen reservados un Plan Colombia a nuestra medida, en la que vamos a estar TODOS. Tobas, Mapuches, Wichís, Aymarás y por cierto, también criollos. El dato accesorio es que el imperio del Norte cuenta con obedientes patriotas que van a meter al caballo por la puerta principal y la vista de quién lo quiera ver.
 

Quién sabe -y haciendo una especulación por demás reduccionista- tal vez nuestra riquezas gasíferas y petrolíferas estarían a salvo bajo el cuidado de Mapuches y no de nuestros representantes. Tal vez antes de hacer conjeturas demasiado forzadas, ganaríamos más interrogándonos cómo es que después de 500 años de saqueo, y exclusión, los Pueblos Originarios aun resisten y conservan su memoria y apego a esta tierra, dolorida, maravillosa y cada vez más ajena.