Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Punto Final, Edición 554, 2003
Periódico nacional mapuche Azkintuwe
Con la vista en el horizonte
Por Mauricio Buendia / Revista Punto Final

A veces la bruma costera oculta el horizonte y allá, en las alturas montunas, también el viento y las nubes juegan entre las silentes rocas cubriendo la mirada. Pero hay oteros naturales, lugares mágicos en los cerros que desafían la garúa y la distancia: se llaman azkintuwDesde ahí se puede retome. ar el camino extraviado, observar el mundo y también las luchas de otros pueblos, acariciado por el canto de los choroyes.

Por ello un grupo de jóvenes profesionales mapuche conjugaron esfuerzo, voluntad e inteligencia para editar el primer periódico nacional mapuche. Son periodistas y cientistas sociales cuyo promedio de edad no sobrepasa los 30 años y que tienen plena conciencia de la importancia de la comunicación en el marco de la lid del pueblo mapuche por su afirmación y proyección como pueblo. Además, tienen claro el rol racista y discriminatorio de la mayoría de los medios de comunicación chilenos en relación a los pueblos originarios. Pedro Cayuqueo, periodista, y Wladimir Painemal, antropólogo, son dos de estos jóvenes comunicadores que expresan de manera directa sus ideas y anhelos en lo concerniente al nuevo periódico y a la lucha de su pueblo en general.

¿Cómo surge la idea de lanzar Azkintuwe?

Wladimir Painemal: En términos específicos se debe a las conversaciones efectuadas por un grupo de comunicadores, que desarrollaban un trabajo interesante a nivel de sitios web y boletines, principalmente en el Kolectivo Lientur. Luego nos agregamos a esta discusión algunos profesionales de las áreas de las ciencias sociales, que vimos en esta experiencia comunicacional una forma concreta de poder expresar hacia nuestro pueblo elementos de análisis que otros medios ignoraban.

Pedro Cayuqueo: A nivel del Kolectivo la idea era romper también con ciertas limitaciones que teníamos al utilizar como soporte técnico la Internet. Reconocíamos sus ventajas de rapidez, pero también éramos conscientes de su limitada cobertura a nivel del movimiento mapuche y nuestro pueblo en general. De allí la idea también de sacar un medio impreso y al cual pudieran acceder hermanos y hermanas de todo el territorio, sin distinción. Luego, al ampliar la discusión con otros amigos, profesionales en su mayoría, nos dimos cuenta de la necesidad que existe de implementar, a largo plazo, una estrategia comunicacional para el movimiento mapuche. Eso hoy en día no existe, hay experiencias aisladas de trabajo radial, audiovisual, sitios web, pero no un trabajo coordinado en el ámbito comunicacional.

Wladimir Painemal: Nosotros vemos el lanzamiento de Azkintuwe como un paso importante hacia la concreción de una plataforma comunicacional propia como pueblo. Ese es el objetivo hacia el cual apuntan nuestros actuales esfuerzos.

Antes de Azkintuwe ustedes realizaron un largo trabajo en Internet. ¿Cómo fue la experiencia del Kolectivo Lientur?

Pedro Cayuqueo: Más que una experiencia, ha sido una gran escuela para muchos de nosotros. Tanto en el ámbito de la formación como periodistas, como escritores, como en la formación personal y política. El Kolectivo siempre fue y ha sido un espacio virtual, no somos una organización ni nada por el estilo, de hecho muy pocas veces nos logramos reunir debido a distancias geográficas que nos separan. Nos une sin embargo el trabajo en la red y aprovechamos para ello todas las ventajas de las nuevas tecnologías. Desde ese punto de vista ha sido una buena experiencia, exitosa si consideramos que con cero recursos económicos, hacemos periodismo, publicamos en medios de prensa, somos uno de los sitios web mapuche más visitados a diario y referencia obligada para muchos. Ahora el desafío es plasmar esa experiencia también en el Azkintuwe.

¿Cual es la temática que abordará la revista?

Pedro Cayuqueo: Azkintuwe tiene el formato y el diseño de cualquier medio periodístico. Incluye desde su primera edición una sección de noticias de actualidad, reportajes sobre alguna experiencia de lucha en particular, artículos de opinión sobre la realidad de nuestro pueblo, varias entrevistas, análisis políticos, etc. Su temática esta referida principalmente a reforzar la idea de la nación mapuche, de una nación que se esta construyendo en base a distintas experiencias de lucha y de resistencia, en base a tareas de recuperación del idioma, de la cultura, de las formas tradicionales de organizarse y de comprender el mundo. El periódico intentará reflejar en cada número como este imaginario de nación avanza por los distintos territorios y estratos sociales de nuestro pueblo, tanto en el Gulumapu como en el Puelmapu.

¿Es posible hablar de un periodismo mapuche?

Wladimir Painemal: El periodismo, al igual que muchas formas de expresión que nos brindan la educación chilena, se puede trasformar en una herramienta valida de lucha y que nos permita hacer frente a la campaña de desinformación que nos afecta. Desde ese punto de vista creo que se puede hablar de periodismo mapuche, aunque también tiene que ver con generar un lenguaje, una imagen y una forma de comunicación acorde con los patrones culturales de la sociedad de la cual formamos parte.

Pedro Cayuqueo: No se trata creo yo que por ser periodistas y tener apellido mapuche puedes decir, “yo hago periodismo mapuche”. Esa es una estupidez, ya que en la zona sur existen muchos periodistas con apellido mapuche, que trabajan en medios oficiales, incluso en departamentos del gobierno y no por eso hacen periodismo para nuestro pueblo. Para mi y la experiencia desarrollada en el Kolectivo Lientur me lo demuestra, hacer periodismo mapuche significa reflejar la realidad de tu gente, ser capaz de transmitir el sentimiento de tus hermanos, sea este la rabia, la alegría, la esperanza o la tristeza en tus escritos o trabajos periodísticos. Cumplir quizás la función del weupin, cuya tarea fue y es aún relatar ante sus hermanos del lof la historia y los acontecimientos más destacados del pasado. A nosotros por supuesto nos toca hablar del presente.

¿Qué rol han desempeñado los medios de comunicación en el marco del conflicto mapuche?.

Wladimir Painemal: La prensa oficial cumple, creo yo, el rol de agentes de una estrategia de guerra psicológica, influyendo en la sociedad chilena, generando estereotipos y rótulos denigrantes para nuestra gente, algo que por lo demás identificamos como una constante histórica en el caso de El Mercurio y su cadena de diarios regionales. Es el caso de los grandes medios, de La Tercera de La Segunda, del propio Diario Austral de Temuco, verdadero terrorista de la palabra escrita acá en la zona sur. Existe también prensa independiente y que de una u otra forma ha solidarizado con nuestra lucha como pueblo, pero es una prensa muchas veces marginal, reducida a sectores políticos bastante determinados. El caso de la gran prensa oficial chilena, ligada a los grupos económicos, capaz de generar opinión pública, esta hoy en día en contra de nuestra lucha y esa es una realidad que no podemos desconocer.

El tema mapuche ha desaparecido un tanto de los medios, por qué creen que ha sucedido ésto?

Pedro Cayuqueo: Los medios influidos por el mercado buscan por una parte noticias que les sean fáciles de manipular y que le permitan generar una imagen negativa de nuestra lucha. También apelan al sensacionalismo, principalmente en torno al fenómeno de la “violencia” presente en algunas etapas del proceso de recuperación de tierras. Pero el tema mapuche sigue presente, sin duda alguna. A bajado mediaticamente su cobertura porque no han existido muchas acciones de resistencia y autodefensa en los últimos meses, pero el tema esta ahí, silenciosamente avanzando. Alguien podría pensar que por el hecho de no salir en la prensa la lucha mapuche ha desaparecido o las comunidades están todas inactivas, pero no es así. Lo que ocurre es que el trato de la prensa con el conflicto es maquiavélico, sólo les interesa cubrir un aspecto de la noticia y no las múltiples actividades que se realizan todas las semanas en el Wallmapu y que dan cuenta de un proceso de lucha que se desarrolla y se expande a distintos puntos del territorio. Esta realidad fue la que de hecho nos impulsó a levantar un trabajo de contrainformación hace ya dos años.

En la editorial del primer número se señala que Azkintuwe es un periódico nacional mapuche, pero no solo por la eventual cobertura que pueda tener, sino que por su carácter nacionalitario. Pueden explicar esto.

Wladimir Painemal: Nacionalitario o nacional, desde mi punto de vista, se revela como un derecho natural en los procesos de identificación de un individuo con una visión colectiva sobre las cosas que ocurren en su realidad cotidiana. Nacionalitario a nivel mapuche significa asumir una conciencia, una identidad de pueblo nación, asumir que se comparte con otros hermanos una historia común y también el desafío de construir un futuro colectivo de libertad. A eso nos referimos cuando hablamos de asumir un carácter nacionalitario, vemos el diario como una herramienta que pueda ayudar en este proceso de autoafirmación nacional mapuche.

Pedro Cayuqueo: Lo que plantea Painemal se demuestra claramente en el carácter nacionalista del periódico, ya que incluye noticias tanto del Gulumapu o territorio mapuche del oeste y del Puelmapu, territorio mapuche del este. Del Pacífico al Atlántico, reflejando una realidad que existe pero que pocas organizaciones mapuche asumen seriamente. Muchos parecieran pensar que los mapuche de Argentina fueron solo algo del pasado, de los tiempos de Kalfukura, del General Roca, pero no es así. Allá están, vivos, reorganizándose cada día más, realizando Parlamentos, luchando contra Benetton, contra Meridian Gold, contra las leyes del estado federal, en Chubut, Esquel, Furilofche, Neuquén, Fiske Menuko… Son una realidad y nosotros por supuesto que los hemos incluido en este imaginario de nación, ya que no hacerlo sería impresentable. Un error geopolítico de insospechadas consecuencias. Así lo planteamos en este primer número del periódico.

Uds. plantean que la revista no será imparcial. ¿Podrían elaborar más al respecto?

Pedro Cayuqueo: Es por lo que te mencionaba antes. Azkintuwe surge como medio de comunicación, tiene el formato típico de un medio escrito, pero no es un medio de comunicación informativo o folklórico, sin opinión o sin una postura política clara. Nosotros tenemos súper claro que la objetividad en prensa no existe. ¿De qué objetividad nos puede hablar El Mercurio o La Nación, por ejemplo?. Por tanto somos honestos con nosotros mismos y con nuestros lectores al decir que como periodistas estamos comprometidos con una idea de nación mapuche, con una idea de autonomía, de liberación nacional o como quiera llamársele. Desde ese punto de vista Azkintuwe dará principalmente cobertura a experiencias de lucha relacionadas con esta postura política. Y cuando hablo de experiencias de lucha no sólo me refiero a la lucha de las comunidades o de determinado sector del movimiento mapuche. Nosotros queremos ir más allá, terminar si se quiere con esa visión campesinista de la lucha mapuche que ha prevalecido por casi un siglo y darle la connotación nacionalitaria que se merece. Por ello creemos necesario también dar cabida en el periódico a aquellos sectores que si bien no participan de la lucha directa, si trabajan por reforzar a nuestro pueblo en el ámbito cultural, educativo, identitario, religioso. También dar espacio a los estudiantes, a los sectores profesionales, a los mapuches urbanos. Creemos que todos ellos componen un rico mosaico de resistencia y de reconstrucción mapuche, por tanto deben ser incluidos en este proyecto de periódico, más allá de los sectarismos de unos y los prejuicios de otros.

En momentos en que diarios y revistas independientes luchan por subsistir, ¿piensan que es posible mantener un periódico mapuche?

Wladimir Painemal: Obviamente que el tema del financiamiento es complicado, lo hemos vivido en carne propia en esta primera edición, pero entendemos que este periódico debe ser asumido como una herramienta necesaria por las organizaciones y por todos los mapuche concientes. Eso le brindará creemos un margen de maniobrabilidad en términos financieros, pues estaremos asegurando una distribución base, que permita su mantencion a través del tiempo. Por otro lado también creemos que muchos amigos/as del pueblo mapuche nos ayudaran a mantenerlo, como una forma de establecer puentes de comprensión mutua y respeto por nuestro proceso, que no solo esta basado en la lucha por el reconocimiento o la recuperación de tierras en las comunidades. Esta lucha que nosotros trataremos de reflejar en nuestras páginas es también la lucha contra un modelo de sociedad, contra un modelo económico que nos oprime a todos sin distinción, de allí que esperamos también representar a los no mapuche con nuestro trabajo informativo.

¿Es simbólico o coincidencia que el primer numero haya aparecido en Octubre?

Wladimir Painemal: En verdad Azkintuwe pudo haber aparecido en cualquier momento, pero se dio la posibilidad de lanzarnos en esta fecha y lo hicimos. Obviamente no es un mes cualquiera, ya que coincide con la llegada de los europeos al continente, siendo recordado de manera trágica por todos aquellos pueblos que vieron derrumbadas de esta forma sus posibilidades de desarrollarse desde su propia perspectiva política y cultural. De allí que sea significativo para nosotros aparecer en octubre. Es una forma bastante clara de decir que después de 511 años de atropellos y genocidios, aun estamos vivos… welu petu mogeleiñ!!.