Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

En relación a opiniones del Senador Alberto Espina sobre labor de Amnistía Internacional

Corporación NorAlinea. Hugo Gutierrez, Jaime Madariaga, Rodrigo Lillo – Abogados, José Araya - Secretario Ejecutivo

noralinea@chile.com

Temuco, 09 de abril de 2002

 La acusación que formula el Senador espina vinculando a Amnistía con grupos paramilitares es grave. Una frase dicha con intención, sin ninguna evidencia y amparado en el fuero de su cargo, para contaminar el trabajo de organismos de derechos humanos. Creemos que el Senador Espina tiene una confusión conceptual sobre los que son los organismos de derechos humanos o simplemente le molestan estas organizaciones.

 Afortunadamente para mucha gente que ha visto postergados sus derechos Amnistía visito Chile durante una semana. Revisó junto a organizaciones civiles y del gobierno la situación pendiente de los detenidos desaparecidos, todos casos de víctimas del terrorismo. También revisó la situación de las víctimas de la tortura en Chile bajo la dictadura militar, también todas víctimas del terrorismo. En su agenda incluyó una visita a la IX Región para constatar denuncias recibidas por mapuches sobre violaciones a los derechos humanos, es decir acciones de violencia o negación de sus derechos donde existe responsabilidad de organismos del estado. Con esto creemos se entiende que sí existe preocupación por las víctimas del terrorismo y también cual es la labor prioritaria de un organismo de derechos humanos.

 Las personas a las que el Senador se refiere efectivamente han sido víctimas de acciones de violencia. Pero estas en su mayoría tienen acciones judiciales en marcha que han contado con el decidido apoyo del Ministerio Público, cuentan con apoyos profesionales particulares como la misma oficina que tiene el Senador Espina, y además han contado con el respaldo del gobierno que ha apoyado a la "gente modesta" requiriendo la aplicación de la ley antiterrorista. No podemos decir lo mismo de la población mapuche que también ha sido víctima de acciones de violencia, en cuyos casos el respaldo de organismos del estado, autoridades y del gobierno es menor o no existe.

 Como verá el Senador existe un doble estandar, pero no está en los organismos de derechos humanos.