Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Declaracion Mapuche

Warria Temuko, 22/11/2002

Frente a los hechos represivos y de violencia que se viene desencadenando contra comunidades y lideres del pueblo mapuche por parte de aparatos policiales con el apoyo directo de autoridades regionales y grupos de poder el cual esta fielmente representado en la muerte en Algol de Alex Lemun Saavedra , joven mapuche de 17 años que estando en una condición indefensa fue vilmente acribillado por un proyectil lanzado por las fuerzas de carabineros mientras acompañaba a sus hermanos en su movilización para recuperar derechos territoriales ancestrales que hoy usufructúan empresarios y compañías que toman parte en la expansión (sin precedentes) de las plantaciones forestales en la VIII, XIX y X Región. Frente a esto las organizaciones mapuche, dirigentes y representantes de base nos vemos forzado a emitir la siguiente declaración:

1.- Desde que se instaura y se consolida el estado chileno el principal blanco de las políticas de exterminio, represión y dominación ha sido orientado hacia los pueblos indígenas de Chile y en particular al pueblo mapuche que desde la colonia resiste y combate los intentos políticos de asimilación e integración que han desarrollado distintos gobiernos que se han turnado en el edificio de La Moneda.

2.- Las políticas indígenas, leyes decretadas y promulgadas durante la historia de Chile hacia los pueblos indígenas todas sin excepción han ignorado y negado los verdaderos derechos de los pueblos indígenas. Para el caso Mapuche esto ha sido mas evidente, puesto que para el estado la presencia de un pueblo al interior de un estado en proceso de “construcción “ represento siempre un peligro debido a que su sistema económico y político de autonomía se contradice con los objetivos de las clases dominantes que buscaban consolidar el emergente estado nacional chileno.

 El pueblo mapuche por su sistema económico y formas diferentes de control de importantes recursos naturales fue siempre concebido como enemigo natural del estado nacional y los grupos de poder agrario y comerciales que se vienen desarrollando en la región y que permanecen hasta hoy enquistados en nuestro territorio usufructuando las riquezas propias de nuestra gente. Hoy, los herederos coloniales existente en la región ante la amenaza de perder parte de sus privilegios se aglutinan en torno a las a los proyectos económicos de las empresas forestales y de la industria agraria cuyo vocero esta hoy muy bien representado en el Sr. Alberto Espina (senador) que no trepida en buscar argumentos infantiles y mediocres del Internet para intentar vincular la movilización mapuche con supuestas redes internacionales que estarían tomando parte en la actual movilización mapuche. El portavoz de los grupos dominantes vocifera el mismo discurso de los terratenientes de los años 20, 50’ y de los 70 que asustados por procesos de transformación social económica del agro buscaron respaldar sus proyectos racistas en la supuesta existencia del “enemigo externo”.

3.- En los últimos decenios en Chile hemos atravesados diferentes tipos de gobiernos algunos de ellos han insistido en reafirmar las formas históricas de usurpación de derechos territoriales indígenas; otros pretendieron a través de reformas proteger ciertos derechos; otros impulsados por cambios estructurales buscaron recuperar tierras usurpadas; otros dictatorialmente pretendieron eliminar por vías diversas la presencia indígena en Chile y otros, (los últimos) han implementado por medio de la existencia de una democracia y una nueva ley indígena reestablecer derechos indígenas en un marco económico neoliberal abiertamente desfavorable para todos los pueblos indígenas de Chile.

Las experiencias y los objetivos que han estado detrás de estas diferentes políticas gubernamentales ha sido la conceptualizacion de que los mapuches constituimos parte de la clase de los campesinos chilenos y estos proyectos de gobiernos al pretender rescatar ciertos derechos indígenas lo han hecho exclusivamente bajo criterios y expectativas ajenas y abiertamente contradictoria con todo el sistema propio del pueblo mapuche.

4.- Desde que se inicia la Cumbre de las Americas en Miami (1994) la agenda establecida por parte de los estados latinoamericanos incluyo como tema de trabajo el rol del movimiento indígena bajo la supuesta amenaza que este movimiento podría ejercer inestabilidad y amenazar la seguridad nacional e internacional. Esta agenda multiestatal neoliberal de todas maneras no dice relación con la demanda indígena continental que nunca ha expresado la estrategia separatista ante los estados dominantes del continente.

Por ejemplo, en el caso de México, el EZLN solo busca establecer un modelo general de autonomía indígena sin que esto implique crear una instancia separatista. Sin embargo, el gobierno no muestra signos y voluntad para reconocer estos derechos los cuales fueron establecidos como compromisos de las partes y adquiridos en el Acuerdo de San Andrés ( ) el cual ha sido eludido tanto por el estado y por una parte importante de las fuerzas políticas y sociales de la sociedad mexicana.

5.- En América Latina y el mundo, Chile se presenta como el peor país en materia de reconocimiento de derechos indígenas. Hoy, la mayor parte de los países vecinos han sido capaces de reconocer la diversidad cultural de sus estados nacionales sin que esto signifique de ninguna manera amenazar la integridad nacional.

Frente a esto, el movimiento mapuche, sus organizaciones y sus dirigentes deben poner atención especifica, vigilante y concreta sobre quienes en el parlamento se han negado, excusado, evadido y rechazado la propuesta por ratificación del Convenio 169 que sin otorgar derechos históricos, al menos, permite avanzar en la construcción de una sociedad multicultural. Situación similar ocurre con el proyecto de Reforma Constitucional que no ha tenido el voto parlamentario suficiente para iniciar estas reformas que además se ha visto influenciado por el “trajín del clientismo político”. En este sentido y con el propósito de seguir realmente avanzando llamamos a las organizaciones y dirigentes mapuche a distinguir amigos y “amigos”; enemigos y tinterillos políticos; funcionarios y reales detentadores del poder; caciques e intermediarios. Necesitamos como nunca realizar un ejercicio de “harnereo político”: distinguir quien es quien es vital para no dirigir nuestra lucha contra los encomenderos y los inquilinos que tienen responsabilidad pero que solo administran el poder dominante.

6.- Desde hace algún tiempo los funcionarios del estado han impulsado una política internacional tendiente a vincular la economía chilena a poderes económicos de Estados Unidos, Corea del Sur y recientemente a la Unión Europea estableciendo con este ultimo un acuerdo comercial que para muchos adeptos esta representa “un modelo para los acuerdos bilaterales preferenciales del siglo XXI porque tendría las mismas características de un acuerdo de la Organización Mundial de Comercio (OMC). Paralelamente Estados Unidos y los sucesivos acuerdos de las Cumbre de las Americas buscan, no mas allá del 2005, convertir todo el continente en lo que se viene conociendo como Área de Libre Comercio de las Americas (ALCA). Frente a esto, países y regiones buscaran tomar parte de estos nuevos escenarios económicos principalmente los impactos serán impredecibles para los grupos marginados del poder, minorías diversas y pueblos indígenas que todavía controlan ciertos recursos naturales que son apetecidos por el nuevo poder que ya se asienta en la región.

En este contexto global y local y frente al reciente y cobarde asesinato que sufriera un joven combatiente de nuestro pueblo, el hermano Edmundo Lemus S. de solo 17 años no nos queda otra alternativa de declarar lo siguiente:

1.- Respaldar todas las formas de acción colectiva que las comunidades, organizaciones y movimientos mapuches en pro de reconquistar sus derechos, en particular, los derechos territoriales que hoy en su mayor parte se encuentran en manos de grupos de empresarios que se protegen en los sistemas policiales y el estado para proteger los bienes usurpados y reprimir a nuestro pueblo mapuche.

2.- Somos partidarios del respecto reciproco y en ese espíritu apoyamos la independencia de las luchas particulares de nuestro pueblo provengan estas de la ciudad, del campo, de las universidades y de las comunidades indígenas. Aunque aspiramos que estas luchas no sean “apropiadas” por ninguna organización o liderazgo caudillista que solo beneficia a los grupos de poder y al estado y que además distorsiona el verdadero cause y sentido de nuestro lucha.

3.- Asumiendo el sentir de nuestras bases, consideramos que la única, real y efectiva estrategia de lucha es la movilización de las comunidades en torno a los derechos negados, burlados y atropellados por el gobierno, los lideres políticos y las castas criollas que están y siguen usufructuando la riqueza de nuestro territorio nacional. Bajo este principio, por una parte, las comunidades deberán en sus propios contextos demandar sus derechos por medio de la movilización definiendo sus objetivos mediatos e inmediatos y por otra parte que los lideres eviten el sectarismo herencia que no siempre obedece a nuestra realidad mapuche.

4.- Nosotros no creemos ya en la ley indígena vigente tampoco aceptamos que sectores políticos busquen eliminar dicha ley. Nosotros somos partidarios de iniciar un proceso de relaciones políticas con todas las organizaciones mapuches y sectores mapuches que no están necesariamente integrando determinadas organizaciones para allí poder iniciar un proceso de discusión critica, responsable y unitaria que nos permita definir desde el mundo mapuche cual es la real demanda de nuestro pueblo. La organización histórica y tradicional debe ser la fuente para levantar esta nueva modalidad de “hacer política desde la base y con la base .

5.- Nosotros aspiramos que los derechos de nuestro pueblo sean no solo reconocidos sino que sean respetados y garantizados como parte de un legítimo derecho de un pueblo originario que precede a la reciente construcción de la nación chilena. Esta situación al no ser así llevara irremediablemente a que las comunidades desarrollen formas de resistencia y de rebelión como legitima y humana aspiración de las comunidades mapuche tanto urbana como rural.

6.- Compartimos el dolor de la familia de Edmundo Lemun Saavedra, su padre y madre que siempre responsabilizaron a las fuerzas de Carabineros como únicos culpables del crimen cometido. Nosotros responsable y concientemente nos sumamos a esta acusación exigiendo no solo el castigo a los responsables sino mucho mas, que el gobierno colonial de Santiago demuestre con hechos que esta por enmendar los nefastas políticas represivas contra el pueblo mapuche y llame al gobierno que a la brevedad establezca pasos reales y garantizados para una nueva política indígena sobre la base de la representación pluricultural garantizada en las normas jurídicas internacionales y que los grupos de poder político de todos los sectores asuman su real posición sobre el pueblos mapuche. Demandamos a todos los partidos políticos y a sus lideres políticos a expresar su real posición frente a la situación del pueblo mapuche y en particular a los representantes de los partidos de UDI y Renovación Nacional que hasta ahora solo han pedido el mayor castigo para los afectados con políticas represivas de parte del estado.

7.- Finalmente, condenamos con nuestra máxima energía las conductas evasivas, racistas y de menosprecio de parte del poder Judicial, policial y de las autoridades, encabezado por el Sr. Intendente Regional Ramiro Pizarro que hasta ahora no han sido capaz de entregar un informe oficial sobre las reales circunstancias en los cuales pereció nuestro hermano Edmundo Lemus Saavedra. Por una parte, condenamos su acción conciliadora con los poderes autoritarios de la región y su atrevimiento de aplicar la Ley Antiterrorista (heredada de la dictadura) contra la legítima rabia e indignación que siente nuestras comunidades ante un poder ciego, autoritario, “mañoso”, manipulador y antidemocrático prevaleciente en el país. Por otra, esta condena tiene que ver con el hecho de que el lunes 18 de noviembre durante nuestra manifestación publica Mapuche contra el crimen cometido por las autoridades que están bajo su mando el “supuestamente” se encuentra fuera de la región.

Firman :
 

José Quidel Lincoleo
 Coordinador COTAM

 Víctor Caniullan C.
 Investigador COTAM

Francisco Chureo Z.
Asoc. Mapuche de Salud Makewe Pelale

Manuel Painequeo Tragnolao
Identidad Naüqche

 Fernando Huaiquil
Identidad Naüqche

 Miguel Treumun
Asoc. Wente Kiñel Mapu Tuwün
Identidad Wenteche

Santos Reinao
Identidad Bafkehche de Arauco

Rosamel Millaman Reinao
Investigador COTAM

Mauricio Huenchulaf C.
Investigador COTAM

Manuel Muñoz Millalonko
Consejo de Cacique Füta Willi Mapu

Jorge Abello Romero
Identidad Wijiche Pikun Willi Mapu

Marcial Colin
Asoc. Comunal Mapuche Poyenwe

Javier Quidel Cabral
Ayjarewe Xuf Xuf Identidad Wenteche

Ernesto Huenchulaf C.
Ragintuleufü