Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Declaración Pública

Agrupación Konapewman

Organización de jóvenes técnicos y profesionales IX Región

konapewman@latinmail.com

http://www.galeon.com/pewman

Fono Fax: 45 - 319929 - Temuko - Wallmapu (Chile)

Territorio Mapuche 8 abril, 2002



 

En relación a la última reunión y conclusiones de latifundistas - colonos descendientes de europeos desarrollada en Traiguén el pasado 04 de abril, la agrupación Konapewman considera que esto es una claro intento "comunicacional" de mantener una campaña "política" anti-mapuche. Konapewman estima que el envío de cartas a embajadas europeas se convertirá en un Boomerang en contra de sus propios intereses. A su vez, dicha organización señala que la verdadera historia "etnocida" en la región no podrá ser tergiversada; y que los problemas de fondo deben ser abordados como tema de "Estado" y no por particulares.
 

Reunión de latifundistas del 04 de abril:

Dicho encuentro ampliamente publicitado por latifundistas - colonos descendientes de europeos, es un claro intento comunicacional por "articular" un conflicto que pretende desvirtuar las verdaderas demandas de fondo del Pueblo Mapuche, que busca intensificar una campaña anti-mapuche con serios transfondos racistas para impedir los procesos de conciencia "política e histórica" que asumen las comunidades. Con sus resoluciones, buscan mantener a los mapuche en la asimilación absoluta, en la dependencia social, económica, en el minifundio y empobrecimiento, condiciones favorables a sus propios intereses para mantener la mano de obra barata, sumisión y obediencia, como si la esclavitud aún existiese.

Para nuestra organización, no es coincidencia que este circo engañoso y manipulador de los grupos económicos dependientes del territorio histórico mapuche como Sofo, Sofofa, Corma o CPC, que han provocado una sobre explotación de sus recursos, generen este absurdo comunicacional de manera consecutiva, escudándose en el conflicto que sufren las comunidades, ya es evidente que son otros los intereses que persiguen: "Conseguir presión política al Estado chileno a costa de los mapuche para obtener suculentos gananciales". Paralelo a sus ridículas denuncias buscan intervenir en las políticas económicas como son las bandas de precios, rebajas tributarias, mayores subsidios, entre otras ventajas y beneficios. El conflicto que ellos han denominado "Mapuche" es sólo una cortina de humo.
 

Embajadas y órganos internacionales:

El supuesto financiamiento extranjero que denuncia este sector económico es una verdadero mito, las comunidades mapuche que se han movilizado para reclamar sus derechos de tierra y territorio nunca han necesitado infiltraciones ni apoyos económicos de nadie, han sido reacciones naturales de autodefensa ante las invasiones territoriales.
 

El acorralamiento de las comunidades, la prepotencia y soberbia de latifundistas, las usurpaciones, la infertilización y degradación de las tierras por el uso de químicos (herbicidas, pesticidas); las sequías y contaminación de las aguas provocadas por los monocultivos forestales de empresas madereras, entre otras catástrofes, han sido motivos suficientes para el levantamiento de numerosas comunidades que reclaman justos derechos.

Por lo mismo, no creemos que Estados extranjeros como Holanda, Suiza, Italia, Francia, Alemania, entre otros, a quienes intentan recurrir para engañar en sus denuncias sobre la existencia de violentistas - terroristas mapuche y bloquear supuestos financiamientos, estén orgullosos de sus nacionales descendientes ante los abusos y atropellos cometidos en el devenir histórico en contra del Pueblo Mapuche. Por el contrario, estos grupos económicos, principalmente la mayoría de esta "asociación" de latifundistas hijos y nietos de colonos europeos en tierras mapuche, no deben olvidar que sus labores mega - agrícolas dependen casi exclusivamente del mercado internacional europeo en sus exportaciones y que sus mentiras pueden convertirse en un verdadero boomerang en su contra.
 

La verdadera historia no puede falsificarse:

Molesta e indigna las opiniones de cierta "gente" como el presidente de la Sociedad de Fomento Agrícola, Sofo, Manuel Riesco, quien el pasado 04 de abril en Traiguén señaló que la verdadera historia de La Araucanía ha sido tergiversada en varios países europeos, a través de una campaña de desinformación y tendenciosa por parte de ciertas personas y que los colonos que llegaron a Chile ocuparon territorios "que no pertenecían a étnias originarias, sino tierras deshabitadas que el país tuvo necesidad de poblar en su momento para alcanzar el progreso".

Por eso creemos que el engaño y la embustería debe terminar, no es concebible que se siga negando la verdad. La verdadera historia es la que se escribe con puño, letra y sangre mapuche. Es la pérdida sistemática del territorio que alcanzaba los casi 11 millones de hectáreas por el lado chileno (sin incluir el territorio histórico de la nación Mapuche, que comprendía gran parte del lado argentino), y producto de la invasión militar del Estado chileno desde el 1º de enero de 1883, se inicia de este modo el despojo violento de las tierras con la pérdida de casi el 95% del territorio mapuche.

La invasión pasada y presente del territorio de la Nación Mapuche, la agresión física, sicológica y cultural es el gran hecho de violencia en estos territorios. No hay que olvidar que la consecuencia del violento y etnocida despojo territorial por el Estado chileno, provocó la seguida llegada de numerosos colonos provenientes de Europa, quienes mantenían condiciones miserables de vida, siendo los desechos sociales de sus respectivos países. Pues aquí, en estas tierras, estos colonos recibieron a "título gratuito" grandes extensiones de tierras por parte del Estado, recibieron grandes aportes de bienes que fueron traspasados a sus patrimonios, como fue el ganado. Tierras y bienes que eran de los mapuche y que provocó el empobrecimiento de las comunidades y el enriquecimiento de los latifundistas. Hoy los descendientes de estos colonos reciben sus frutos, con soberbia.

Estos mismos latifundistas, siendo muchos de ellos representados por gente como Riesco, acusan a mapuches de violentistas y terroristas, siendo que varios de ellos mismos y sus ascendientes han generado climas de violencia, intolerancia y racismo en estas tierras. Son muchos, los que abiertamente defendieron la dictadura militar y las violaciones a los Derechos Humanos en esta zona. Son varios, de este mismo grupo, los que públicamente vestían ropa de guerra, portaban armas y amenazaban con utilizarlas en contra de mapuches en junio del año 2001 y donde el mismo Riesco amenazaba que ¡esto puede terminar mal!. No hay que olvidarse que fue justamente un latifundista quien disparó a quemarropa a un comunero mapuche en el sector alto meco, fundo los castaños en la comuna de Lautaro, en septiembre del año 2000; como asimismo, los recientes anuncios de represalias por un grupo paramilitar denominado Hernán Trizano en la ciudad de Victoria, en medio de esta ola ofensiva comunicacional de latifundistas.

Tampoco sería de extrañarse, que algunos miembros dentro de estos grupos profesen el neo - nazismo, ya que a principios de este año, silenciosamente se desarrolló un congreso "neonazi" en la zona, lo que no sería coincidencia, ya que hoy es evidente que se está fomentando un racismo articulado, planificado y conexo. Si se debe investigar, no es precisamente al interior de los mapuches.

Es justo mencionar, que dentro de los denominados descendientes de colonos europeos, existen unos cuantos, que entienden, con cierto grado de conciencia, que el conflicto actual no es entre particulares, sino es un conflicto que tiene su origen en el Estado chileno y que su solución no se resuelve con racismo. Tesis que compartimos, por lo demás, existiendo en la actualidad representantes de estos sectores como Manuel Riesco o Andrés Santa Cruz, es imposible que exista un mínimo de diálogo. Sería insano.