Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
LA JUSTICIA DEL WINKA REPRIME NUESTRA CULTURA
por pu weche lafkenche • Sunday August 31, 2003 at 04:31 PM


Declaraciones de Mauro Millan de la organizacion de comunidades mapuche-tehuelche 11 de octubre. A radio el ARKA. Momentos despues de prestar declarion en el juzgado federal de SAN CARLOS DE BARILOCHE.

El werken Mauro Millán, de la Organización Mapuche Tehuelche "11 de Octubre", se mostró sorprendido "por la clara voluntad que tiene la Justicia de perseguir cada intento que hacemos de rescatar nuestra cultura", en referencia a la declaración que tuvo que prestar en el Juzgado Federal de Bariloche durante la semana que pasó. "Esta fue una muestra muy categórica", apuntó.

En declaraciones a Radio El Arka, Millán manifestó que se le acusa de "violentar o dañar la propiedad pública" a raíz de "una acto cultural que realizamos sobre la Ruta 40, porque no pudimos ingresar al predio Santa Rosa. Lo que hicimos allí fue una ceremonia espiritual". El campo en cuestión estaba custodiado por la Policía del Chubut el 6 de febrero pasado, ya que es objeto de un conflicto entre el grupo empresario Benetton y la familia mapuche Curiñanco Nahuelquir.

"Me sorprende la voluntad de armarme causas que tiene la Justicia, porque yo soy un werken, es decir, cumplo el rol de vocero o mensajero de mi gente. A veces me toca transmitir situaciones muy difíciles que vivimos los mapuche y en otras ocasiones, me toca convocar la participación en actividades culturales", señaló el indígena, luego de prestar declaración.

Millán manifestó su estupor porque en la serie de fotografías que el Juzgado Federal esgrimió como prueba, no se observa su presencia, es decir, los funcionarios lo "confundieron" con otro mapuche. Sí aparece en ellas Arcelia Montero Epulef, que reside habitualmente en un paraje rural de la cordillera chubutense. La mujer también había sido citada junto al werken.

Montero Epulef declaró que ella concurrió a la zona de Leleque, donde se llevó a cabo la actividad, para participar de "una ceremonia espiritual". Apuntó que la misma no había sido convocada por líder o responsable alguno, ya que "esas no son cosas de mapuche". Antes de retirarse de la dependencia judicial y ante la sorpresa del funcionario, exigió que le entregaran las fotos que obran como prueba, porque las consideró suyas, al aparecer allí su imagen.

Por su parte, el abogado Darío Rodríguez Duch inscribió el proceder de la Justicia "en lo que llamamos criminalización de la protesta. Siete meses después de la realización de una ceremonia que duró minutos, aparece de repente esta citación. Se trata claramente de intentos de amedrentar que surgen en momentos claves". La comparencia de Millán y Montero Epulef se produjo el mismo día en que el Senado de la Nación tenía previsto comenzar el enjuiciamiento del miembro de la Corte Suprema, Eduardo Moliné O’Connor.

Según Rodríguez Duch, la citación invocó el artículo 194 del Código Penal, el mismo que sirvió para procesar a aproximadamente 3.000 militantes políticos y sociales. "Pero en este caso se presenta un ribete distinto porque aquí se trata de un acto cultural, del ejercicio de un derecho que la Constitución le reconoce a los pueblos originarios". Se refería al "gnellipün" o rogativa que se llevó a cabo en aquella oportunidad, con la asistencia de más de un centenar de personas, mapuches y no mapuches.

Ahora, los citados deberán aguardar 10 días hábiles para constatar si el Juzgado Federal dispone su procesamiento o no. "Esperamos que esa pequeña oxigenación que parece darse en los tribunales de Buenos Aires también llegue a los lugares pequeños del interior. Mientras tanto, a nuestro pueblo no le quedará otro camino que seguir en su lucha", concluyó Millán.