Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

Intervención del Delegado Mapuche ante la Comisión de Derechos Humanos

denunciando serias violaciones en Chile


Comisión de Derechos Humanos
Subcomisión de Prevención de Discriminación y Protección de las Minorías
Grupo de Trabajo sobre Poblaciones Indígenas
NACIONES UNIDAS
18° Período de Sesiones
24 - 28 de julio de 2000


Punto 4 de la Agenda

Examen de los acontecimientos relacionados con la promoción y protección de los derechos humanos y las libertades fundamentales de los pueblos indígenas:
"Los niños y jóvenes Indígenas".

Sr. Presidente:

Permítame, en primer lugar, y en nombre de mi organización agradecerle por la oportunidad que nos brinda, para dirigirnos a los distinguidos miembros del Grupo de Trabajo, y a todos los asistentes de esta importante asamblea. A pesar que el proceso de democratización que vive la sociedad chilena y las instituciones del estado que ya lleva mas de 10 años, no ha habido ningún cambio significativo en lo que se refiere a los derechos humanos y las libertades fundamentales del pueblo Mapuche. En efecto, en los dos últimos años cientos de comunidades han sido allanadas y mas de mil mapuche detenidos, entre ellos ancianos, jóvenes y niños, y hasta madres con sus bebe.

Dentro de los problemas que enfrentan los niños y jóvenes mapuche, en el área de educación, aparte del proceso de transculturizacion desde su temprana edad, es la falta de recursos e igualdad de oportunidades, al de los estudiante chilenos, especialmente aquellos que viven en regiones rurales apartadas, donde el nivel educacional es inferior al de las ciudades, y la diferenciación cultural e idiomática no esta considerada dentro del sistema educacional chileno. Muchos niños mapuche para continuar sus estudios superiores deben trasladarse a los centros urbanos, pero carente de los recursos económicos que los sostenga, terminan abandonando sus estudios, los escasos hogares de estudiantes indígenas situados en la ciudad de Santiago, Concepción y Temuco, no dan abasto a las demandas por cupos de cientos, quizás miles de postulantes.

Los hogares indígenas, además del estado caótico en que se encuentran, están totalmente desfinanciados, por ejemplo el hogar ubicado en Calle Suecia, en Santiago tiene una capacidad máxima de 14 personas, actualmente residen 30. Describir el estado en que se encuentran, como resultado del hacinamiento, falta de implementos mínimos como colchones, camas, etc. Sin salas de estudios o espacios de recreación, los estudiantes deben desenvolverse en un ambiente totalmente inadecuado, que les impide concentrarse en su estudios y avanzar en su desarrollo y rendimiento académico. A pesar de las numerosas entrevistas con los representantes de las instituciones estatales correspondientes, estas lejos de solucionar los problemas planteados les amenazan con cerrar dichos hogares, no existe hasta ahora solución a sus problemas, ni respuesta a las demandas mapuche por la construcción de un hogar definitivo en Santiago. En Temuco, ciudad ubicada en el corazón mismo del territorio ancestral de la nación Mapuche, la situación de los 4 hogares existentes, no es mejor. Al igual que el resto de los hogares, carecen de los implementos básicos, tales como mesa, sillas, computadoras, calefacción, etc.

A esta situación se suma la persecución política contra todos aquellos estudiantes que participan en acciones de protestas y piden solución a sus problemas o simplemente expresan a través del arte sus frustraciones contra una sociedad que lo descrimina y no les escucha. Por nombrar un solo ejemplo, Eduardo Rapiman es un conocido artista mapuche de artes plástica, estudiante de la Universidad Católica de Temuco, recientemente postulo a la beca indígena, pero se la negaron, tampoco le aceptaron postular al crédito universitario que forma parte de un programa especial de la Universidad. Sin los recursos financieros, Eduardo no podrá costear los altos aranceles de su carrera y por lo tanto no podrá continuar sus estudios, el motivo de la negación de la beca, fue haber participado en manifestaciones exigiendo solución a los problemas mas arriba mencionados y, por solidarizar con los jóvenes mapuche que se encuentran detenidos. En Santiago, como medida de represalias, por las protestas estudiantiles, las autoridades chilenas mantienen a los estudiantes mapuche (desde el 9 de julio pasado) sin alimentación, fecha del inicio de las movilizaciones estudiantiles.

El Gobierno democrático no asume el problema de los estudiantes y se desiste tomar medidas para solucionar los problemas denunciados, por el contrario existe un "plan piloto" que consiste en otorgarle una especie de pensión a los estudiantes actualmente becados, que apunta a abolir los hogares, atentando con ello a los principios de convivencia, solidaridad y comunidad inherentes de nuestra cultura. Con el pretexto de integración, las autoridades chilenas se esfuerzan en mantener el estatus quo, que no es otro, que asimilar al estudiantado mapuche a la sociedad global, y destruir el movimiento estudiantil.
Los estudiantes mapuche demandan la autogestación y administración de estos hogares por ellos mismos y una política clara por parte del gobierno y que designe un departamento correspondiente con el financiamiento adecuado, porque en la actualidad se desconoce, porque ningún departamento estatal toma responsabilidad en lo que a financiamiento y manutención se refiere.

Uno de los peores casos de violación de los derechos humanos y en particular los derechos del niño, son los centenares de casos, en la que niños mapuche presencian o son víctimas directa de la brutalidad policial, que invaden comunidades, detiene a sus moradores a cualquier hora del día o de la noche, muchos de los cuales son sacados de sus camas y llevados a las comisarías de carabineros donde son intimidados, vejados, incluyendo niñas menores de edad quienes son forzadas a desnudarse, algunos de los cuales son acosadas sexualmente con comentarios groseros y racistas por parte de la policía chilena.

Sr. Presidente, el Artículo 19 (1) de la Constitución Política del Estado garantiza a todos los chilenos - en la que se incluye a los mapuche- "el derecho a la vida y a la integridad física y psíquica" y prohibe terminantemente "la aplicación de todo apremio ilegítimo". Estas normas también se establecen en leyes internacionales ratificadas por Chile, entre otros: el "Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos" y, la "Convención contra la Tortura y otros Tratos o Penas Crueles, Inhumano o Degradantes" de las Naciones Unidas. Sin embargo, las torturas y las violaciones de los derechos humanos que, diariamente se cometen contra los mapuche y, que son de público conocimiento, son ignoradas, sin que las autoridades pertinentes tomen las medidas preventivas.

Pedro Maldonado Urra de la comunidad Catrio Ñancupil - uno de los presos político que se encuentra en libertad condicional- sufre serios problemas psicológico como resultado de las torturas y golpizas infligida durante su interrogatorio, en la cárcel de Collipulli, por carabineros y las Fuerzas Especiales, bajo instrucciones de los Comandantes Roli Rivera y Helmun Schulback. El afectado sufre alucinaciones, desmayos y vómitos, motivo por el cual ha hecho declaraciones incriminatorias que afecta su defensa y la de sus compañeros, para luego desmentirlas. Sin embargo, a pesar de la incoherencia de sus declaraciones, obtenidas por medio de la tortura, los Ministros en Visita Leopoldo Llanos y la Juez Georgina Solis insisten utilizar dichas declaraciones como evidencias para condenar al resto de los presos mapuche. Pedro Maldonado denuncio: "carabineros me golpearon con un palo en la cabeza, me patearon la cara y me botaron dos dientes", además fue incomunicado en celdas oscuras en las cárceles de Temuco y Collipulli por 15 días. También existe evidencia que fue visitado al interior de la Cárcel de Temuco por guardias forestales que lo amenazaron que si no se inculpaba e incriminaba al resto de sus compañeros, ellos atacarían a su esposa e hijos. Demostrándonos con ello los estrechos vínculos y el grado de "cooperación" que mantiene la policía chilena con los guardias forestales, los que juntos forman parte de un frente común anti - mapuche.

El 12 de mayo del 2000, la Lonko (jefe local Mapuche) Juana Calfunao Paillalef fue detenida junto a su hijo Carlos en Temuco, y conducida a la Segunda Comisaría de Carabineros de Temuco, donde en una acción punitiva, fue brutalmente golpeada, como resultado perdió el bebe que esperaba. El motivo de su detención fue tratar de defender a su hijo menor que semanas antes había sido cruelmente golpeado por la policía en su comunidad rural, el policía que la detuvo la reconoció en la ciudad de Temuco en una acción claramente de venganza y punitiva.

El 10 de Abril de 2000, la Señora Ercilia Vasquez y Carmen Fren de la comunidad mapuche Pablo Quintriqueo Huenuman, ubicada en la comuna de Los Alamos, VIII Región, fueron atacadas en su propio hogar por alrededor de 25 guardias que actuaban bajo instrucciones de la Forestal Arauco. Ercilia Vasquez al tratar de prevenir que le destruyeran los cercos que rodean su hogar, fue golpeada, maniatada, su rostro cubierto, además de ser verbalmente insultada y amenazadas de ser violada. Por su parte, su vecina Carmen Fren, quien había acudido en su defensa, fue golpeada dañándole su vista, y el pómulo izquierdo obturándole su visión.

 Los días 11 al 14 de marzo de 2000 la comunidad anteriormente mencionada fue repetidamente agredida por guardias forestales, los que fumigaron con herbicidas intensamente los pastos, huertos contaminando las aguas que consumen los campesinos y animales. En otro incidente en la que participaron los mismos individuos - unos 25- ocurrido los días 1 al 3 de abril pasado, sitiaron la casa del comunero Manuel Antonio Fren de la misma comunidad y le atacaron con perros, palos y piedras, teniendo éste que encerrarse en su casa, para evitar ser agredido físicamente.

El Viernes 5 de mayo de 2000 el abogado Mapuche Rogelio Nahuel, quien forma parte de un equipo jurídico que defiende el derecho de los mapuche - pewenche, fue secuestrado en la localidad Malla, por un grupo de guardias y trabajadores chilenos de la empresa Endesa - España que construyen en el territorio ancestral de los Pewenche la central hidroeléctrica Ralco. Nahuel fue maniatado y repetidamente golpeado por alrededor de cien personas, quienes lo mantuvieron secuestrado por mas de dos horas en presencia de la policía, sin que esta interviniera en su defensa. Ese mismo día, la camioneta en que viajaban las hermanas Nicolasa y Berta Quintremán junto a un observador del Colegio de Antropólogos de Chile fue apedreada por los mismos trabajadores. Todas las ventanas del vehículo fueron destruidas y se puso seriamente en peligro las vida de sus ocupantes, la policía se mantuvo impasible endosando con su actitud los actos de violencia contra los mapuche.

El 15 de Mayo de 2000 alrededor de un millar de mapuche que tomaban parte en una manifestación en la comuna de Padre Las Casas, IX Región, fueron violentamente dispersados por la policía, 10 de ellos fueron detenidos y 4 resultaron heridos. Los manifestantes se dirigían hacia la Intendencia de Temuco para hacer entrega de una carta dirigida a la autoridad regional, en la que le expresaban los problemas socioeconómico que afectan a sus comunidades. Este es solo un ejemplo de los muchos casos de la violación del derecho a reunirse, y de protesta pacifica, norma aceptada en las sociedades democráticas de occidente, pero no aceptada por las autoridades democrática de Chile.

Esto pone de manifiesto la hipocresía de las autoridades chilenas que insisten en mantener un status-quo retrógrado y obsoleto, que nos quiere hacer creer que Chile es un país unitario y democrático, que tenemos los mismos derechos, que somos todos chilenos e iguales ante la ley; cuando en la realidad cotidiana nos discriminan social, cultural, económica y racialmente. El Estado solo reconoce al pueblo mapuche, cuando se trata de arrebatarle sus tierras y reprimirlos, pero le desconoce el derecho básico a su existencia y desarrollo, al privarle el uso y manejo de sus recursos. Deploramos la actitud asumida por el actual gobierno, que sigue aplicando la política excluyente y racista de administraciones pasadas y se abstiene a tomar medidas justicieras destinadas a restituirnos los territorios usurpados al sur del río Bio-Bio.

Los innumerable casos de tierras mapuche en litigio con empresas forestales, que con la complicidad de autoridades locales corruptas, se las ingeniaron para adjudicarse propietarios, siguen sin resolverse en los tribunales de justicia. El caos y fracaso de sus instrumentos legales e instituciones afines es de responsabilidad exclusiva de las autoridades chilenas, que por negarle la justicia a los mapuche, han causado un conflicto generalizado que se desarrolla en toda la región de la Araucania o Wallmapu. El genocidio etno-cultural que enfrenta el pueblo Mapuche, como resultado de la ocupación de su territorio, que les priva de sus recursos y medios de subsistencia, lo condenó a la extrema pobreza, forzando a muchos de ellos a tener que desplazarse a los centros urbanos para sobrevivir, donde además de ser discriminados racialmente, los despojan de su cultura.

 Particularmente alarmante son las denuncias hecha por las comunidades y los presos políticos mapuche sobre torturas, allanamientos y detenciones arbitrarias, siendo la policía acusada de abusos de poder reiterados, sin que hasta la fecha ningún carabinero haya sido suspendido, sometido a juicio o expulsado de su cargo. La total inmunidad y nulo cuestionamiento de sus actos, por parte de las autoridades, así como la inexistencia de investigaciones serias, independientes, imparciales y concluyentes, hace que carabineros siga actuando con arrogancia, revanchismo, racismo y aun con mas violencia en contra de los mapuche.

 Sr. Presidente, lo denunciado anteriormente justifica la total pérdida de confianza del pueblo Mapuche en el ordenamiento jurídico chileno, la justicia, las leyes, los servicios de seguridad y la credibilidad en las autoridades que - como administraciones pasadas- no actúan de buena fe, al continuar la política asimilacionista, de falsas promesas, creando "mesa de diálogo" de fachada, para fingir artificialmente una "preocupación del problema indígena" poco convincente y, jactarse de un así llamado "nuevo trato" con los pueblos indígenas, al mismo tiempo que excluyen a los representantes de organizaciones y comunidades, que no se subscriben a los proyectos asistencialistas y de soluciones de parche que les ofrece el actual gobierno.

Ante este panorama, mi organización al igual que otras organizaciones mapuche plantean al Gobierno Chileno, hacer honor a las promesas de un "nuevo trato" con los pueblos indígenas actuar en forma inmediata, tomando las siguientes medidas:

  • Los mapuche deben disfrutar de los ingresos económicos y el uso de sus recursos que se extraen en su territorio. Todo proyecto de desarrollo y de infraestructura al sur del río Bio-Bio, debe considerar en primera instancia, el interés local, regional y mapuche.
  • Desmilitarización de la Araucania y ordenar la libertad inmediata e incondicional de todos los presos políticos mapuche;
  • Dejar sin efecto las ordenes de detención que pesa en contra de un centenar de dirigentes y comuneros mapuche;
  • Ordenar el cese de la represión, los seguimientos, el espionaje por los servicios de inteligencia y la interferencia de teléfonos y otras medidas intimidatorias en contra de los dirigentes Mapuche;
  • Desmantelar el aparato represivo y abstenerse a utilizar los tribunales militares y las leyes represivas tales como la Ley de Seguridad Interior del Estado;
  • Proceso y castigo a los carabineros que abusan del poder y que, junto a las empresas forestales, se ponen al margen de la ley, y se nos de garantía que hechos innecesario de violencia policial, no serán tolerados.
  • Indemnización apropiada a los mapuche y sus familias, que hayan sufrido daños físicos, psíquico, perdida material o financiera, como resultado de las torturas o encarcelamientos arbitrarios;
  • Indemnización y pensión de invalidez para aquellos que sufren problemas físico, mentales o estén incapacitados, como consecuencia de la brutalidad policial.
  • La construcción, reparación, ampliación, remodelación y financiamiento de los hogares de estudiantes mapuche, incluyendo espacios apropiado para el desarrollo de sus expresiones culturales y religiosa.
Pedimos al Grupo de Trabajo y organizaciones de derechos humanos aquí presente, tomar nota de las denuncias hechas y las aspiraciones aquí  expresadas, así como transmitir su malestar al gobierno de Chile por la sistemática violación de los derechos humanos internacionalmente reconocidos y las libertades fundamentales del pueblo Mapuche.

Finalmente, estamos seguro que una rápida aprobación del proyecto de declaración de la ONU sobre los derechos de los pueblos indígenas será un importante paso adelante y nuestros deseos son que se apruebe cuanto antes, y así mismo la concreción del Foro Permanente para los pueblos indígenas, pero siempre que este responda al espíritu parcipativo amplio que ha caracterizado a este Grupo de Trabajo.

Muchas gracias señor Presidente.

Reynaldo Mariqueo
Coordinador de Asuntos Internacionales
Consejo Interregional Mapuche