Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
DECLARACION PUBLICA DE KARINA PRADO, ESPOSA DE VICTOR ANCALAF

Collipulli, noviembre 07 de 2002



Desde territorio mapuche yo Karina Prado, declaro a la opinión publica nacional e internacional que:

Ante la detención de mi marido declaro que el no es ningún terrorista, le pregunto al gobierno por qué los delincuentes, los violadores, por qué los terroristas que han cometido tantas atrocidades porque para ellos no hay justicia, están un día en la cárcel y luego salen.

En cambio nosotros estamos luchando para un futuro mejor para nuestros hijos, y no nos dejan tranquilos, mi marido es un dirigente de las comunidades y así como Lagos es presidente de los Chilenos, Por qué lo acusan de terrorista?, acaso porque estamos defendiendo los derechos de todos los mapuche, yo creo que Ralko, es un caso muy diferente a lo que esta pasando en la IX región, porque acá se engaño a los pobres mapuche- pehuenche por no saber reclamar, por eso se esta construyendo la represa; pero el caso de los forestales es diferente, ellos cometieron los peores atentados y el gobierno sabe que también se ha culpado a los mapuche de todo esto, también esta el caso de la quema de un fundo cercano a mi comunidad que un propio trabajador y empleado del fundo y también se estaba culpando a los mapuche de esas cosas y no fue así, y ahora esa persona anda libre por las calles de Collipulli y creo que Víctor es un caso muy diferente porque esta trabajando como vocero, si lo piden de todos lados tiene que estar ahí, Chao Nguechen lo ha dicho así, mientras él este con vida tiene que ayudar a los mapuche, a su pueblo.

A mi marido lo han amenazado de muerte, es el caso de los agricultores.... Yo estoy con la frente en alto porque todo esto es para bajarlo, pero nos levantaremos con mas fuerzas por nuestros derechos, Dios hace grandes cosas, da quita, así como hay injusticia para nosotros y sabemos que están mal y tendrán grandes castigos, soy madre de cinco hijos y los amo y luchare por mi marido hasta la muerte si es necesario.

MARRI CHIWEU