Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

Comunicado Público

ALERTA SOBRE POSIBLE VIOLACION A LOS DERECHOS HUMANOS

Y otras consideraciones

La Pampa – Argentina – 21 de Agosto de 2003

El Lunes 7 de Julio de 2003 el señor Ministro de La Producción de La Pampa publicó un artículo en el Diario La Arena sobre Tierras Fiscales, que levantó una polvareda grande que no sólo no se disipa sino que gana en intensidad.

No sabemos concretamente a quien apunta, si a quitarles argumentos a la familia indígena de los Morales, que están en su tierra y alguien quiere despojarlos, o allanar el camino para una proyectada transferencia de tierras a los Municipios para sacarse de encima el  problema que significará dar respuesta a los cientos de reclamos que aparecerán apenas se decida sobre este caso.

No voy a tomar parte del debate, mucho es lo que hasta hoy se ha escrito sobre lo que fué la ocupación por parte de los militares enviados a usurpar territorios que estaban plenamente habitados y en producción. Tampoco haré referencia a los que justifican o critican el genocidio perpetrado por las fuerzas de Buenos Aires, al que le siguió un aberrante etnocidio que debía borrar del Centro de Argentina el significado de ser indio.

Sí, voy a rescatar una frase de uno de nuestros máximos líderes contemporáneos, Ataliva Canuhé, recientemente fallecido. Cuando, allá por 1970, decreto mediante, nos quisieron despojar de nuestras últimas tierras, en Emilio Mitre, le preguntaron cuál era su opinión de cómo iba a terminar el conflicto. Contestó:  “Mire amigo, cada  vez que voy a Santa Rosa, me gusta ir al cine. Y allí veo que los indios siempre perdemos. La cosa va a cambiar cuando la película la hagamos nosotros”.

Antes defendíamos nuestro territorio, nuestras familias, nuestra libertad, con la lanza, las boleadoras, la piedra arrojadiza, el caballo. Hoy cambiamos las armas. Utilizamos una que nos provee el mismo blanco: EL DERECHO. Y estamos escribiendo el guión. Y haciendo la película.

Caso AWAS TINGNI:

La CORTE INTERAMERICANA DE DERECHOS HUMANOS declaró al Gobierno de Nicaragua violador de los derechos humanos de la Comunidad indígena Awas  Tingni,

Y a su vez ordenó pagarle a esta Comunidad  50 mil dólares por los daños ocasionados, por no reconocerle sus territorios ancestrales y otros  30 mil para costear los  gastos del juicio.

En su sentencia la Corte Interamericana de Derechos Humanos dice que el Gobierno de Nicaragua violó la Ley Internacional de Derechos Humanos al negar a esta Comunidad su derecho a la propiedad, a la protección judicial adecuada y el derecho de Igualdad ante la Ley.

Este es el primer caso que la Corte Interamericana, falla a favor de un grupo indígena americano. Y la primera vez donde condenan a un gobierno, Nicaragua, por “aprovecharse de la falta de títulos de tierras indígenas, para darlas en concesión”.

La corte no perdonó. Declaró al  gobierno ”violador de la propiedad de tierras indígenas”.

Violador por no demarcar las tierras, por no darle títulos, y por dar concesiones violando los derechos de los indígenas.

“Es que el gobierno es de la filosofía de que, como no tienen títulos, las tierras son del Estado”, dice Acosta, abogada de los indígenas.

Con este fallo:

-          Se crea importante precedente internacional

-          Primer fallo a favor de un grupo indígena

-          Primer fallo contra un gobierno

OTRAS CONSIDERACIONES:           

Salvo las multinacionales, latifundistas, terratenientes, y sus cipayos autóctonos, que defienden sus intereses personales y/o sectoriales, el resto de la población de Argentina, incluidos nosotros, hemos tomado conciencia plena que lo que padeció la Nación Mamülche, gobernada desde 1790 aproximadamente por el Pueblo Rankül, (Ranquel), por defender su independencia, en el Centro de la actual Argentina, fue un atroz genocidio que en la parte última de la historia nos costó: 20.000 muertos, la desmembración de nuestra Nación, los hombres condenados a trabajos forzados en Tucumán, Martín García, como peones en las estancias, a las Islas Malvinas. Las mujeres jóvenes y los niños, entregados como majadas entre las familias pudientes, el resto, condenados a morir. Nuestro territorio repartido como tajadas de sandia entre quienes financiaron semejante atropello, y los militares que lo ejecutaron.

Los sobrevivientes padecimos un Etnocidio aún mayor que todavía continúa, condenados al ostracismo, ridiculizados nuestros valores al punto de sentir vergüenza de ser indio, negando nuestro orígen, nuestro idioma, nuestra cultura, nuestra religión, nuestra cosmovisión.

La invasión a una Nación Independiente se hizo en nombre de la civilización. El 24 de julio de 1878 se había firmado un Tratado de Paz entre el Estado Argentino y nuestra Nación. Tratado espurio que los genocidas nunca pensaron en cumplir ya que al mismo tiempo pedían autorización al Congreso para llevar la frontera hasta el Río Negro preparando sigilosamente el Ejército de Ocupación. No respetaron su propia Constitución donde decía: “....conservar el Trato Pacifico con los indios......”. No hubo declaración de guerra. Tampoco rendición. Ni capitulación

El Congreso del Estado Argentino acaba de aprobar la Adhesión del país a la                       “Imprescriptibilidad del delito de Genocidio”. Y por lógica su consecuencia, el Etnocidio. Ahora en Argentina, los descendientes de los que primero habitaron estas tierras, o como dicen las leyes, los descendientes de los que la habitaban al momento de la Conquista y Colonización, podemos exigir el reconocimiento de nuestros Derechos Ancestrales. En nuestro caso, los Derechos que poseíamos al momento de la usurpación. Juicio y Condena post morten para los genocidas. Responsabilidad para sus continuadores institucionales.

Germán Canuhé – Delegado Asociación Indígena de la República Argentina

Doc:5.451.910 – Teléfono:02954 435467 – C.E: germanlapampa@infovia.com.ar