Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Distrito 51 - Ñancupil Diputado:
__________________________________

Mapuches en busca de su propia representación parlamentaria



El porque de nuestra participación política electoral

La situación actual de nuestro Pueblo Mapuche, en lo social, político, cultural, económico y territorial, y su relación con el Estado Nacional no permite vislumbrar cambios favorable en el corto plazo.

Las condiciones de precariedad en que viven nuestras familias a nivel de las comunidades, la escasa cantidad de tierra, la creciente migración de la población joven, la crisis de la agricultura expresada en alto costos de los insumos y bajos precios de los productos, que ha llevado a las familias campecinas a niveles creciente de empobrecimiento y dependencias de los pequeños subsidios del Estado.

Por otro lado, la casi nula presencia mapuche en Ios espacios de poder, tanto locales, regionales y nacionales, los permanentes conflictos de nuestras comunidades con empresas y con el gobierno, en especial a raíz de los llamados megaproyectos forestales, energéticos, viales etc y la represión de las fuerzas policiales a las comunidades en conflictos como, la protección observada de esas fuerzas policiales hacia las empresas. Por otro lado, los intentos permanentes de satanizar a los mapuche que expresan publicamente sus descontentos y las demandas de nuestro pueblo y haciendo resaltar a aquellos que se mantienen silenciosos o que aceptan sin reparos las pequeñas "ayudas" recibidas del gobierno, son la tónica con que desde las esferas oficiales y algunos medios de comunicación se presenta la situación mapuche. Todo esto configuran un escenario muy poco esperanzador.

Otra expresión de la precariedad de nuestra realidad como pueblo, es la escasa atención prestada por el Estado a nuestras demandas politicas y territoriales y la ausencia de representantes que defiendan tales demandas en los espacios de poder como el parlamento. Es por todos conocido el escaso apoyo de los partidos y parlamentarios winkas a proyectos como el de Reconocimiento constitucional, y el de ratificación del Convenio 169 de la OIT, que por años duerme en el parlamento.

Ante la situación de conflictos de los ultimos años, desde el gobierno se privilegian las medidas asistencialestas y de pequeños subsidios, las que siendo importante para superar situaciones inmediata a raiz de las condiciones de probreza extrema, no entregan en absoluto elementos que garanticen un desarrollo sustentable de nuestro pueblo, siendo solo "Pan para hoy y hambre para mañana".

A partir de lo anterior se puede decir que el futuro del Pueblo Mapuche como sociedad y como cultura diferenciada, que vive al interior del Estado nacional chileno como producto de una imposición, esta en riesgo, a menos que las actuales generaciones de mapuche asumamos nuestra condición de tal, y tomemos las medidas necesarias, en especial las de corte político territorial.

Si bien la presencia mapuche en el quehacer político nacional ha sido permanente, y nuestros hermanos participaron y participan aun en los partidos politicos tradicionales, su presencia no ha significado que estos partidos asuman la causa mapuche en su real dimensión, pues en esencia y dada sus condición de instrumento del Estado jamás lo podrán hacer, esta participación no arroja saldos positivos sino muy por el contrario, la presencia mapuche ha sido mas bien decorativa y de utilización.

En nuestro pueblo existen capacidades suficiente para abordar por cuenta propia su quehacer político, conocemos el funcionamiento de la sociedad occidental, de igual forma constituimos una potencial fuerza política en varias comunas y regiones del país.

Los resultados de la ultima elección municipal muestran cierta tendencia orientada hacia el apoyo a candidatos mapuche por parte de los hermanos mapuche, los que para el distrito 51 suman algo mas de 8.000 votos que recibieron nuestros candidatos.

De acuerdo al analisis histórico realizado por nuestros hermanos en las multiples reuniones efectuadas, para decidir la candidatura, se ha concluido que la lucha mapuche debe darse en formas separada de los partidos politicos, pues los resultados obtenidos junto a ellos han sido practicamente nula, en otras palabras el mensaje de los dirigentes y lonko, es que las actuales generaciones de mapuche tenemos una gran responsabilidad y que nuestro destino debe ser asumido por nosotros mismos, estableciendo por cierto, los criterios y condiciones para las eventuales alianzas futuras, con otros sectores sociales.

De esta forma la próxima elección debe servir para comenzar a construir un camino propio, independientemente de los resultados de la elección, es decir luego de la elección del mes de Diciembre, el movimiento debe seguir trabajando para consolidarse primero en los territorios que son parte del distrito 51 para luego expandirse a los demas territorios mapuche.

La próxima campaña electoral la aprovecharemos para difundir el mensaje de movimiento propio y conformar redes de dirigentes y líderes en los diversos territorios Wenteche y Lafkenche.

Constituiremos nucleo de personas capacitadas, en cada localidad o territorio con miras a conformar un Movimiento Mapuche propio, con la fuerza suficiente para transformarse en un interlocutor capaz de negociar politicamente a futuro con quienes sea conveniente hacerlo, generando un tipo de organización basada en la estructuración del territorio mapuche en el pasado. Los modelos de organización implementados sobre todo en las dos ultimas décadas, reconociendo el aporte que hicieron en sus momento, han sido superados por los hechos y ninguno de ellos han logrado consolidar una estrategia basada en los elementos politicos, ideológicos y filosóficos que forman parte de nuestra personalidad como pueblo.

A partir de todo lo anterior, es que invitamos a nuestros hermanos mapuche y no mapuche, tanto hombre, mujeres y jovenes del campo y la ciudad, del Distrito 51 a participar y apoyar a nuestro candidato Teoberto Ñancupil Baeza, profesor rural, hombre comprometido por nuestra causa y que hemos elegido colectivamente y en forma democrática entre dirigentes de diversas comunidades y asociaciones de Imperial, Carahue, Pitrufquen, Freire, Teodoro Smith y Puerto Saavedra y, patrocinado por mas de 600 firmas, para iniciar este camino de unidad Mapuche que debemos construir entre todos.

Mapuches del Distrito 51 vota por Teoberto Ñancupil