Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

QUE FUTURO PARA EL PUEBLO MAPUCHE?

Lautaro CALFUQUIR

Abril 2002. 


Mucho se habla de: autonomía, independencia, de crear otro Estado etc.etc.calificativos que se utilizan con distintas intenciones, que, por una parte, muestran que existe algo que se debe solucionar, una aspiración sentida por un pueblo, pero, por otra, también desconcierta, no solo a los mapuches, sino que, al resto de los chilenos,.distorciona la verdadera aspiración de un pueblo en condiciones como las que se encuentra hoy el mapuche y predispone a muchos a una situación de dudas.

Nadie puede imponer una situación con determinadas caracteristicas, sin haber hecho un proceso que indique cual será la definición ultima. El Pueblo Mapuche necesita iniciar, vivir, experimentar un periodo de realizaciones propias en: autogestión, ejercicio en los poderes políticos, administración territorial, tener la posibilidad de participar protagónicamente y decidir etc. Tales ejercicios prácticos irán entregando experiencias, conocimientos, dando nacimiento a una forma de organización política-administrativa en permanente desarrollo, que desconocemos cual será su apellido es una verdad pero lo que si sabemos es que este proceso democratizara a la sociedad chilena y posibilitara que el Pueblo mapuche transite en la construcción de su propio destino.

El traspaso de autogestión economico-social, de territorios,hace necesaria la participación del resto de la sociedad chilena. Es imposible solucionar un problema dejando de lados otros, como incorporar al pueblo mapuche y no mapuche a las reformas necesarias a realizar, sin hacer cambios que, de no realizarlos constituirían un freno para el desarrollo del conjunto de la sociedad chilena: ello tiene que ver también con el atraso en la descentralización del Estado, lo que también se podría entender como necesidad de desarrollo en la regionalización del país.

Chile necesita de una mayor autonomía de las regiones, con mayores capacidades de decisiones, de iniciativa en la dotación y utilización de recursos. En la actualidad los gobiernos regionales y provinciales coaptados tienen una mínima posibilidad de conocimiento y capacidad de decisiones, su labor mas bien aparece como una correa de transmisión entre el gobierno central y las regiones.

Debemos darle una dinámica distinta y, eso nos lleva a pensar que además de gobiernos comunales debemos dotarnos de gobiernos provinciales y regionales, elegidos por votación directa, verdaderos congresos, que posibiliten un amplio conocimiento de las necesidades y posibilidades de la región, con una labor que se parezca mas a la que tienen hoy día los municipios, que no solo sean legislativo sino también ejecutivo. Involucrar al ciudadano. Debemos eliminar ese tremendo vacío que existe entre el poder central y las comunas, que no permite el impulso de un desarrollo de acuerdo a las necesidades y posibilidades de las regiones, No basta con una macrovisión del desarrollo, hoy se impone mas nunca la necesidad de incorporar una microvision al que hacer del país..

Después de la segunda guerra mundial y en especial en los últimos 30 años los países de gran desarrollo economico han llevado adelante un proceso de descentralización de acuerdo a la realidad y necesidades, traspasando poderes politicos-administrativos a las regiones, que han resultado ser de vital importancia en el impulso del desarrollo economico-social y un fortalecimiento en la unidad del país.

La problemática mapuche y descentralización o desarrollo de la regionalización son cuestiones fundamentales de un mismo proceso democrático. Una mayor autonomía de las regiones, el traspaso de poderes a las regiones es una necesidad para el desarrollo de la sociedad en su conjunto, y ello posibilitara el traspaso de poderes políticos, de autogestión, la asignación de tierras en el marco de planes globales que incluyan todos los aspectos de las necesidades para el desarrollo de un pueblo: Lengua, salud, educación, justicia, producción etc. .posibilitando cambios cualitativos en la democracia .

Una justa búsqueda de un real futuro, solo es posible con la participación fundamental de los involucrados, y ello parece difícil sin comenzar por reconocer la existencia de los mapuches como pueblo, y una relación distinta entre los habitantes de nuestro país. .

El reconocimiento de pueblo, solo es posible con una reforma constitucional. Existen instrumentos que pueden ser muy útiles para esto y me estoy refiriendo al convenio 169 de la OIT, que nos dota, de una metodologia, de deberes y derechos a los participantes, es decir, al estado chileno, a los indígenas y a la ONU.Convenio que, sin ser perfecto, resulta ser lo mas desarrollado en esta materia que, puede y debería entregar las vías para avanzar hacia una solución mas justa y digna de las aspiraciones del pueblo mapuche.Su aplicación además nos ayudaría a solucionar problemas que afectan a otros sectores de la sociedad chilena.