Centro de Documentación Mapuche Documentation Center
Año LXXXVII - Nro. 31.123Miércoles 10 de abril de 2002

 

Lloran muerte de machi

Los 11 hijos de la machi Rosa Barra Cayul rodearon su féretro y el rehue que la acompañaba para contar su historia de vida o "Hueupin".

En medio de un campo tocado por el sol, ayer el espíritu de la machi Rosa Barra Cayul, ascendió al Huenu Mapu o "tierra de arriba" para unirse a los dioses y a los espíritus de las machis que viajaron antes que ella.

Después de bailar, tocar instrumentos y cantar junto a su cuerpo, durante 4 días y 3 noches, para que el Nehuén de Rosa, compuesto por sus dos espíritus -el Kaifilikan y el Chiwaichay Machi- puedan ascender al Huenu Mapu, sus 11 hijos y nietos rodearon el féretro, que se encontraba junto al Rehue cubierto de canelo y efectuaron el "Hueupin", que consiste en contar su historia de vida.

Perteneciente a la comunidad "Mulato Huenulef", ubicada a 8 kilómetros al poniente de Chol Chol, Rosa Barra Cayul falleció el sábado, a los 73 años.

Cientos de integrantes de comunidades vecinas participaron en los 4 días de velorio y en sus funerales, donde el baile Choique Purrún antecedió su entierro.

Sus espíritus viajaron desde Nan Mapu o "la tierra del medio", hacia el Huenu Mapu "tierra de arriba", acompañados de dos kultrunes, agua, comida, vasijas, un plato, todos sus instrumentos musicales y una manta de lana, "por si le da frío".

Según la cultura mapuche, Rosa no ha muerto, sólo dejó su cuerpo para transformarse en espíritu y velar por el bienestar de su comunidad. El machi Arturo Llanquin lo sabe. Ayer él mantuvo el canto y el toque del kultrún en alto para entregar fuerza y energía a la ascensión del Nehuen de Rosa.

A la ceremonia llegaron todos, autoridades del mundo indígena, representantes del proyecto BID y autoridades civiles para despedir a una de las pocas mujeres que integran este antiguo linaje.


Copyright Sociedad Periodística Araucanía S.A.
Antonio Varas 945 - Temuco - Chile
Teléfono (56 45) 292929