Centro de Documentaciˇn Mapuche Documentation Center

Ante surgimiento de nueva agrupación anti-mapuche

Comunidades mapuches denuncian accionar de paramilitares

Por Resistencia Mapuche / 15 de marzo de 2002


A través de un comunicado público emitido el día de ayer, las comunidades en conflicto de Collipulli denunciaron ante la opinión pública la existencia de verdaderas bandas "paramilitares" al interior de dicha zona de conflicto, las cuales serían responsables desde el año 1999 a la fecha de un sinnumero de acciones violentistas y de atentados en contra de las empresas forestales y de fundos agrícolas de la región. Dichas acciones -argumentan en el comunicado- tendrían como principales objetivos el inculpar judicialmente a los miembros de las comunidades en tales actos ilícitos y, por otro lado, justificar la represión gubernamental en contra del movimiento mapuche en su conjunto.

La denuncia presentada por las comunidades y que detalla varios incidentes producidos al interior de Collipulli y en donde tendrían participación directa varios de estos grupos, coincide con la noticia publicada en diversos medios regionales de comunicación el pasado 9 de marzo y que daba cuenta del nacimiento del "Comando Paramilitar Hernan Trizano" en la zona de Malleko, organización de seguridad patronal y que -según reconoció uno de sus propios voceros al diario Las Noticias de Victoria- tendría como principal objetivo el neutralizar "por la via de los hechos" las reivindicaciones territoriales mapuches.

"Estamos dispuestos a empezar una represalia contra los señores indígenas. Lo hacemos en defensa de los agricultores, las forestales y de las hidroeléctricas, y con este anuncio empieza a funcionar el Comando “Hernán Trizano”, y todas las actividades, desde aquí para adelante que se realicen, junto con adjudicárselas, se van a publicar”, señalaron en dicha oportunidad.

La gravedad de este anuncio y los evidentes intentos del gobierno central por desconocer el hecho y bajarle groseramente el perfil, motivó a que los miembros de las comunidades en conflicto emitieran este comunicado en donde no tan solo rechazan el surgimiento de este tipo de agrupaciones armadas, sino que además entregan valiosos antecedentes respecto de la existencia de otros grupos paramilitares que estarían operando en la región desde hace varios años y en la más completa impunidad por parte del gobierno, la policia y los tribunales de justicia.

El comunicado

El documento emitido por las comunidades comienza dando cuenta de la gravedad del anuncio publicado en la prensa regional respecto del nacimiento de este nuevo comando paramilitar. "El supuesto surgimiento de un comando armado denominado "Hernán Trizano" en la zona de Malleko, cuyo nombre rememora al tristemente célebre cazador de mapuches que en los tiempos de la Pacificación comandó la temida Guardia Nacional, pone en evidencia los niveles de gravedad que esta adquiriendo día tras día el conflicto político no resuelto entre el Estado chileno y nuestro pueblo desde su anexión militar el año 1881" señalan.

"Real o no el surgimiento de dicha agrupación al servicio de los intereses del empresariado, preocupan los intentos del gobierno central y sus autoridades por bajarle el perfil a un hecho de suma gravedad y que en la práctica se ha venido repitiendo con alarmante periodicidad en el marco del conflicto mapuche actual. Tal es el surgimiento de diversas agrupaciones armadas de seguridad patronal y la contratación por parte de las empresas forestales de verdaderas milicias terroristas para el resguardo de sus plantaciones, campamentos e instalaciones industriales", denuncian más adelante.

Posteriormente las comunidades recuerdan a la opinión pública y a las autoridades una serie de denuncias realizadas por ellas al respecto y que chocaron irremediablemente contra los oidos sordos de un gobierno alineado con los intereses del empresariado nacional y extranjero. "Las comunidades desde el año 1999 venimos denunciando el accionar impune de diversos grupos armados de seguridad al interior del territorio mapuche. Ya en el mes de abril de 1999 denunciamos públicamente el surgimiento de un grupo paramilitar al servicio de los latifundistas locales denominado Frente Común por la Defensa de las Tierras de Collipulli (FCDT), el cual estaba integrado por numerosos antisociales de la comuna que actuaban bajo las órdenes y la protección de los empresarios agrícolas Italo Subiabre y Freddy Molina", señalan.

Además, denuncian la participación de ex militares y miembros de los organismos represores de la dictadura de Augusto Pinochet como encargados de la seguridad al interior de algunas empresas multinacional forestales, tales como Forestal Mininco S.A. propiedad del magnate italo-chileno Anacleto Angelini y que posee miles de hectáreas de territorio usurpadas al pueblo mapuche en diversas zonas de conflicto territorial.

"En junio del año 1999, Forestal Mininco recurrió a los servicios de la empresa de seguridad OSEPAR de Temuco, fundada a fines de los ochenta por Alfredo Rodríguez, un ex oficial del Ejército chileno, miembro de la Central Nacional de Informaciones (CNI, policía secreta del general Pinochet) y que a raíz de investigaciones sobre violaciones de derechos humanos debió vender su empresa a otro ex militar y huir hacia el extranjero...  la llegada de los guardias armados de OSEPAR trajo consigo un recrudecimiento de las acciones de violencia en nuestra zona, principalmente de parte de la misma empresa forestal que a través de numerosos autoatentados pretendió inculpar ante los tribunales de justicia a varios de nuestros dirigentes y miembros", señalan.

Recuerdan además que tales denuncias no solo fueron hechas por las propias comunidades, sino que también -y a la luz de los antecedentes recopilados- fueron apoyadas en su momento por diversos organismos de derechos humanos e incluso parlamentarios de gobierno, tales como los diputados Eugenio Tuma y Guido Girardi, quienes en el mes de enero del año 2000 solicitaron al Ministerio del Interior la aplicación de la Ley Antiterroristas en contra de todos aquellos grupos que amparados en la figura legal de "guardabosques", ejercÍan en la práctica labores propias de organismos policiales y armados al interior de las zonas de conflicto.

Finalmente, los miembros de las comunidades hacen un llamado a las autoridades del gobierno central a que investiguen el supuesto surgimiento de esta nueva agrupación paramilitar y a que apliquen todo el rigor de la ley en contra de los grupos que en completa impunidad continúan operando en la actualidad en la zona de conflicto de Collipulli. No obrar en dicho sentido -advierten, "podría acarrear insospechadas consecuencias para el desarrollo futuro del conflicto que se vive en el sur del país".

http://resistenmapu.nav.to