Centro de Documentación Mapuche Documentation Center

DOCUMENTO INFORME SOBRE LAS VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS EN LA COMUNIDAD MAPUCHE PABLO QUINTREQUEO HUENUMAN

Los miembros de la comunidad Mapuche “PABLO QUINTREQUEO HUENUMAN”, ubicada en el fundo Kuyinko, comuna de los Álamos, provincia de Arauco, VIII Región de Chile, vienen a exponer a ustedes a través de este documento, los graves hechos que se han venido sucediendo, producto que los terrenos de nuestra comunidad están siendo ilegalmente tomados y usurpados por el consorcio maderero CELULOSA ARAUCO, desde el año 1977 y que hoy con la sigla BOSQUES ARAUCO S.A. por la vía de los hechos la fuerza y la violencia, se mantienen en dichos terrenos, con lo que constituye un cuadro permanente de VIOLACIONES A LOS DERECHOS HUMANOS, hacia los miembros de nuestra comunidad.

Hacemos presente la sentencia que se encuentra afirme y ejecutoriada por la Corte de Apelaciones de Concepción a favor de Pablo y José Quintrequeo de 1887 Nª 57 repertorio 65 e inscrita en el conservador de bienes raíces de Lebu. Que conforman la posición efectiva e inventario sentenciado por el juez de Lebu con fecha del 17 de Septiembre de 1882.

Cabe además señalar que la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, negó durante años nuestra condición de Mapuche, razón por la cual, de acuerdo a sus estrechos y equivocados criterios no podía inscribir este predio como indígena ya que sus ocupantes no gozaban del reconocimiento y la calidad de indígena. Finalmente después de dos  años fueron los tribunales de justicia los que nos dieron la razón y ordenaron a la CONADI, nuestra inscripción y acreditación como Mapuche ya que histórica, cultural y legalmente nos corresponde dicha calidad. Sin duda durante todo este periodo y dado la actitud y medidas adoptadas por la CONADI. Estuvimos en el mas completo desamparo administrativo y jurídico de parte de la institucionalidad.

ASPECTOS GENERALES

Dentro de un marco histórico y el devenir social, jurídico-político del pueblo mapuche se desenvuelve un problema, el de la escasez de tierras. Este problema se va desarrollando sistemáticamente desde el momento mismo de la consolidación del Estado Chileno, que crea las bases con que regulariza jurídicamente la relación Estado Chileno-Pueblo Mapuche, respecto de esto es necesario describir algunas de las leyes emblemáticas que reflejan su carácter.

Con el fin de incorporar la Araucania a su territorio, el estado Chileno dicto en 1866 una ley que declaraba fiscales las tierras al sur del Bio-Bio, facultando a las autoridades para su remate, el Pueblo Mapuche después de haber hecho uso libremente de sus posesiones se vio abruptamente despojado de estas. A la mayoría de los colonos se les entrego una cantidad cercana  a las 500 hcts., mientras a los mapuches le correspondieron una cantidad cercana a 6 hectáreas por persona. Con esto se crea la ley de Titulo de Merced, fijando un lugar determinado a las comunidades. Posteriormente en el año 1874 se regularizan los títulos de los Fundos que estuvieron en forma legal.

Con el objetivo de consolidar la ocupación del Territorio Mapuche se pone en marcha el proceso de radicación de indígenas a través del otorgamiento de nuevos Títulos de Merced. En virtud de estos Títulos –alrededor de tres mil- se radica a los mapuches en 510 mil hectáreas (el 6,39 por ciento de su territorio ancestral), generalmente las de peor calidad. El resto de las tierras mas ricas, fueron entregadas a colonos nacionales y extranjeros, a titulo gratuito en el caso de estos últimos.

Desde entonces se ha desarrollado una política y legislación con claros sesgos de dominación e integración, cuya máxima expresión se manifestó durante  el gobierno militar, con la promulgación de los decretos leyes 2.568 y 2.750 que vinieron a poner termino a las comunidades indígenas y que señalaba las hijuelas resultantes de la división de las reservas, dejaron de considerarse tierras indígenas e indígenas sus dueños o adjudicatarios.

En un nuevo contexto sociopolítico nace la ley indígena (1995), 19.253, cuyo principal móvil es la regulación e implementación de acciones y consideraciones sobre la protección fomento y desarrollo indígena, sin embargo, posee vacíos respecto de su implementación por lo cual se encuentra sobrepasada por el proceso de atomización territorial, donde esta presente una de sus contradicciones, presentándose situaciones de carácter de litigio como insolubles, con incapacidad de regular, con derivaciones tanto de orden social-económico y cultural para sus comunidades.

Mención especial merece por su impacto la influencia que ha tenido el desarrollo forestal en la zona los últimos 20 años, el que si bien es cierto ha abierto fuentes laborales, las condiciones de esta, presentan irregularidades, en términos de que muchos de los trabajadores son temporeros, con escaso resguardo prevencional y seguridad social. En el ámbito Medio Ambiental, ha producido trastornos en la biodiversidad al introducir especies exóticas (pino y eucalipto), reemplazando el bosque nativo, ocupando suelo eminentemente agrícola, para este efecto. Esto a influido negativamente en las comunidades ya que a estropeado el terreno agrícola que generalmente colinda con las plantaciones forestales y que forman la base de la economía agrícola de estas.

Otros aspecto relevantes a modo de caracterización de la realidad mapuche son:

-Paulatinamente se han transformado en pequeños propietarios, generalmente en tierras de nula calidad producto de la sobreexplotación y a la falta de tecnificación y medios de producción apropiados.

-Se sostienen innumerables juicios por posesión de tierras entre mapuches y particulares que se dilatan por sobre las capacidades socioeconómicas y de información, debido a lo paupérrimo de sus condiciones.

-Los mas altos índices de pobreza y analfabetismo se concentran entre la población indígena. Un estudio realizado en 1988 demuestra que en dichas comunidades la taza de mortalidad infantil era casi el doble que la del total del país, alcanzando a 45 muertes por cada mil niños nacidos vivos, la esperanza de vida al nacer al mismo año era de 63 años, la que corresponde a la del resto del país en 1970, la taza de analfabetismo alcanza el 16% superando en mas del doble a la del resto del país.

-Los altos índices de migración hacia la ciudad transforman a los campesinos mapuches con una economía de subsistencia en sectores no calificados, con alto grado de discriminación y explotación, subempleo, etc.

HISTORIA DE LA COMUNIDAD

A partir del año 1852 habitaron en el fundo Kuyinko y Cerro Alto, los ancestros que conformaron la comunidad indígena en la cual figuraban acciones y derechos que correspondieron a don Pedro Segundo Marileo Mariqueo, Juan Marileo Mariqueo Doña Rosa Marileo Catrileo y Doña  Luisa Marileo Catrileo.

Al constituirse el matrimonio de Doña Maria Zambrano Mariqueo con don Pedro Fren Pirquileo, unen sus posesiones que alcanzaban una cantidad indeterminada de hectáreas(de acuerdo a la cultura mapuche la propiedad privada ni existía). Podríamos decir que hoy en dia las tierras señaladas corresponden a los sectores de: Cerro Alto, Kuyinko, tres Pinos, Catren, La Araucana, Temuco Chico, Likauquen y por el poniente hasta los Pinares (Santa Juana; 12 mil hectáreas en total). De estos terrenos fue enajenada a través del Código Civil gran cantidad de hectáreas respaldadas por causas jurídicas que dieron lugar  a esta verdadera usurpación ya que se trataban de tierras indígenas.

La reducción de estos terrenos se debió fundamentalmente a la ocupación de particulares y/o Colonos extranjeros durante el tiempo de la colonización, ocupación engañosa y despojo, etc.

En el año 1875 llegan a la zona unos colonos de apellidos Gonzales, quienes tomaron en Arriendo potreros dentro de las tierras de los Mariqueo. Estos fueron paulatinamente transformándose en Titulo a través de procedimientos fraudulentos, además de hacer uso de la fuerza para este propósito. Los Gonzales establecieron inquilinos los cuales a través del tiempo de la CORA fueron expropiados y entregados a estos. Posteriormente durante el Gobierno Militar se les restituyo, procediendo al saneamiento y entrega de titulo de dominio. Bajo estas circunstancias en el año 1977 se materializo la venta del mencionado predio a la Empresa Bosques Arauco S.A: Los limites de este predio se centran en el Cerro las Pelotas, por el Oriente y la quebrada de Neikura o Neiquerehue por el poniente y que en total configuran 4.200 hectáreas aproximadamente dentro de los cuales no esta el terreno que actualmente ocupa la nueva generación del descendiente de la familia Fren Mariqueo, llamado Kuyinko como lo demuestran los mapas y planos diseñados en peritajes para estos fines. Esto representa, desde el punto de vista de los argumentos de la  empresa Forestal serias dudas de la acertividad de los argumentos utilizados por estos ya que en rigor el predio Kuyinko nunca  a estado sometido  a compraventa. Podemos señalar además que la Primera Corte de Apelaciones de Concepción en julio fe 1998, fallo en  el sentido de rechazar el recurso presentado por Bosques Arauco debido a la inexistencia de titulo sobre Kuyinko, lo mismo ocurrió con la apelación llevada a Santiago.

Conforme al dictamen de la justicia, las familias de nuestra comunidad deciden empezar labores agrícolas y de cosecha de algunos pinos para la subsistencia diaria. La empresa Forestal recurrió al juzgado de letras de Lebu, para impedir que los mapuche iniciar la explotación del Bosque de Pino que estaba dentro del Predio. El Magistrado Guillermo Vera conforme a los solicitado por la forestal , dictamina la prohibición de realizar faenas en dicho Bosque, dictamen que afecto a las dos partes involucradas en el conflicto, ante el neo-reconocimiento por parte de la comunidad del dictamen, la empresa Forestal contrato alrededor de un centenar de guardias armados a la empresa OSEPAR. De Concepción para reprimir a los mapuche y evitar así la tala del Bosque. El primer enfrentamiento se produjo  en instantes en que procesábamos la madera cortada en un aserradero instalado dentro del predio, los guardias armados se hicieron presente junto a miembros de la policía para impedir la faena, la provocación de los guardias desata un enfrentamiento en donde resultaron heridos varios miembros de la comunidad y un guardia forestal. Una semana mas tarde un fuerte contingente de Carabineros al mando del prefecto de Arauco, coronel Ángel Lorca, se constituyo en Kuyinko para incautar los pinos talados por la comunidad. Alrededor de 660 efectivos policiales que se movilizaban en un bus y fuertemente armados, con equipos anti-motines, escudos y bombas lacrimógenas procedieron a incautar la madera y a destruir el aserradero de la comunidad. Desde esa fecha, los Miembros de la comunidad denunciamos los graves hostigamientos por parte de los guardias de la empresa y de efectivos de la DIPOLCAR(Dirección de Inteligencia Policía de Carabineros) que recorren el predio bajo el pretexto de buscar armas que estarían en poder de la comunidad.

VIOLACIONES DE DERECHOS HUMANOS

Octubre de 1998: La empresa Forestal Bosques Arauco inicia las faenas de explotación del bosque no recociendo así el dictamen del Juez de letras de Lebu que ordenaba la paralización de faenas dentro del predio mientras no se resolviera el conflicto. Se agravan los enfrentamientos entre miembros de la comunidad y los guardias armados de la empresa forestal.

El día 13 de octubre un grupo de guardias armados atacan brutalmente a los mapuche de la comunidad. Como resultado de la agresión hubo ocho heridos graves, dos de los cuales tuvieron que ser trasladados a los hospitales de la zona. Carlos Domínguez sufrió una fractura de cráneo y Maria del Carmen Fren, una fractura de clavícula. Por su parte Maria Ercilla Vásquez sufrió una emboscada al atardecer del día mientras buscaba sus animales. En el predio, trece guardias armados le propinaron una golpiza a palos que la mantuvo varios días en cama y con rostro hinchado. Los enfrentamientos siguieron al día siguiente produciéndose otros lesionados como Fernando Fren, quien sufrió contusiones múltiples y heridas en la cabeza debiendo ser trasladado de urgencia al hospital regional. Debido a la resistencia mostrada por los Mapuches, dos de ellos, Rubén Silva y Alex López de la comunidad José Paillao de Tirua, fueron detenidos y acusados de agresión a carabineros y de incendio frustrado.

El día 16 de Octubre nuevamente los guardias de la empresa atacan a la comunidad, esta vez utilizan maquinaria pesada para destruir las viviendas que los mapuche habían construido en el lugar. En dicho enfrentamiento los guardias queman dos casas de la comunidad.

El dic 24 de Octubre cuando los mapuche inician la restauración de las casas destruidas por los guardias, un fuerte contingente policial reprimió a la comunidad junto con los guardias de la empresa. Como resultado de la acción Jeannette Paillan, reportera mapuche, fue agredida por un guardia que le arrebato su cámara filmadora en presencia de carabineros. El incidente se produjo mientras ella filmaba el conflicto entre la forestal y la comunidad. No hubo orden judicial que autorizara ese dia el accionar de la fuerza policial. Por otra parte se acentúa la militarización de la zona de Kuyinko, con presencia permanente de un gran numero de policías que protegen a la empresa en sus faenas de explotación. Además se advierte la presencia de numerosos vehículos donde agentes de seguridad e inteligencia filman a todos aquellos que ingresan al predio.

Diciembre de 1998: A las 18:00 horas del día 16, 14 vehículos de carabineros y 7 camionetas de los guardias armados de la forestal, ingresaron violentamente al predio, dos casas fueron destruidas por los agresores, llevándose todo lo que allí encontraron: colchonetas, camas, vestuario, alimentos y materiales de construcción. La acción se produjo en instantes en que gran parte de los habitantes de la comunidad no se encontraba en sus casas. En los hechos, la represión hacia los mapuche de la comunidad y contra aquellos de otras comunidades que los apoyan en su lucha, a sido con mucha fuerza y se ha caracterizado por el actuar en conjunto de guardias de seguridad de la empresa, carabineros (uniformados y de civil) y organismos de seguridad e inteligencia del Estado. La empresa Bosques Arauco completo así la explotación de casi la totalidad de las 1.650 hectáreas que pertenecen legal e históricamente a la comunidad. Los gerentes de la empresa han manifestado su voluntad de no entregar las tierras por cuanto existen poderosos intereses económicos de por medio.

Agosto de 1999: Durante un encuentro de comunidades mapuches de la provincia de Arauco y Malleco, que se realizaba en nuestra comunidad, personal de Carabineros irrumpió violentamente arrestando  a mas de una treintena de nuestros hermanos, acusándolos de participar de un ataque y posterior incendio de un campamento de la empresa forestal, que se encuentra instalado ilegalmente dentro de Kuyinko, después de 5 días de detención, todos estos quedaron en libertad, a excepción de dos dirigentes de la comunidad, a los cuales hasta el día de hoy no se les a podido demostrar su participación en los hechos, así se comienza a configurar una nueva etapa, en la represión hacia nuestro pueblo y sus comunidades, etapa que se caracteriza por el terror institucional y la detención de comuneros sobre la base de evidencias fabricadas por las empresas.

Marzo del 2000: Los días 11, 12, 13 y 14, la Empresa Bosques Arauco mando personal contratista protegidos por guardias en motos y vehículos, portando Garrotes, quienes procedieron a fumigar con herbicida el pasto y arbusto que consumen nuestros animales en los terrenos del fundo Kuyinko. Estas fumigaciones se hicieron muy próximas a nuestras viviendas, quebradas y vertientes de donde utilizamos el agua que consumimos. Se hizo la denuncia a carabineros de los Álamos y posteriormente se ratifico en el en el tribunal de Lebu el 14 de Marzo del 2000, quedando caratulado por daños ecológicos y materiales bajo el numero 35857. También se hizo la denuncia al servicio de Salud del Ambiente que tomo muestras de agua con fecha 30 de marzo del 2000.

El día 1,2 y 3 de Abril de nuevo guardias en una cantidad aproximada de 25 personas, cercaron estratégicamente los alrededores de la casa del Lonko de nuestra comunidad Manuel Antonio Fren, quien se encontraba sitiado y se aproximaron lanzando piedras con tira piedras, insultando al Lonko, el día mas critico fue el mes de Abril a eso de las 16:30 horas cuando guardias –en la misma cantidad-, avanzaron de nuevo con intenciones de agredir con tira piedras, perros amaestrados y con gorros pasamontañas a Manuel Antonio Fren quien se encontraba acompañado del estudiante de la Universidad de Concepción Carlos Vilches Garay: ellos dispusieron encerrarse en su cuarto de la casa ya que estaban sitiado para repeler el ataque, porque no tenían otra opción, cuando en esos instantes llego el Abogado Jorge Menchaca P. Quien también fue seguido por guardias con garrotes en mano, pero ante su presencia los guardias optaron por retirarse disimuladamente sin abandonar el predio siendo el abogado quien llamo a carabineros, Juez de letras de Lebu y Gobernador Provincial, ante la gravedad de los hechos que estaba apreciando. La denuncia fue tomada en terreno por carabineros, la que fue ratificada en el tribunal de Lebu con el numero 35926 de fecha 1 de Abril del 2000. Nos preguntamos ¿qué habría pasado si no hubiera llegado el abogado Menchaca en esos momentos?

Septiembre del 2001: Guardias de la empresa forestal, dirigidos y liderados por Cristian Gañan Muños, procedieron a ingresar al predio  Kuyinko y destruir y eliminar los cercos que separaban las siembras echas por la comunidad, dejando estas expuestas al ingreso de los animales con el consiguiente perjuicio y procedieron a instalarse en las siembras con automóviles y acto seguido iniciaron la construcción de una torre, al parecer con fines de vigilancia. Agrava la situación que los materiales del cerco: estacas, alambres y mallas fue sustraída por personal dependiente de Bosques Arauco. La acción ilegal y arbitraria de los agentes de la Forestal, no se limito a destruir los cercos referidos, sino que continuaron con agresiones y amenazas al grupo familiar del Lonko de nuestra comunidad, rodeando el numero superior a 10 hombres uniformados de azul, con cascos, garrotes y equipos de radio, instándolos a que hicieran abandono del predio o de lo contrario deberían enfrentar las consecuencias, todo ello con voz amenazante y prepotente lo que provoco en la esposa del Lonko, un ataque de nervios con perdida temporal de la conciencia, ya que en ese momento se encontraba sola con su hijo menor y temió que se produjera con ella la agresión que en una oportunidad similar sufrió nuestro amigo Carlos Domínguez. Lo que consta en expediente.

Octubre del 2002:Personal de la forestal, llego hasta la casa del Lonko de la comunidad un jeep, color rojo e intentaron atropellar o golpear con el parachoques del mismo a Manuel Antonio, al no lograrlo, ya que este huyo hasta una barraca o carcava hasta donde el jeep no podía llegar, Cristian  Gañan Muños jefe de los Guardias, no conforme con lo hasta allí realizado, descendió de su vehículo premunido de un garrote similar al bastón que usa carabineros de Chile, abalanzándose hacia este, con intención de agredirlo, sino lo logro, fue solo producto de que el Lonko recogió un palo y lo enfrento, procediendo a desarmarlo, frente a lo cual Gañan huyo en el vehículo que había llegado, amenazando que volvería con acompañantes para consumar su objeto de expulsarlo del predio. Lo anterior reviste especial gravedad dado la delicada situación del Lonko, quien actualmente enfrenta un proceso en su contra y en el de otros peñi por presunta infracción a la Ley de Seguridad Interior del Estado, por lo cual cualquier hecho de violencia en el que se vea involucrado le puede acarrear gravísimas consecuencias, lo que le fue incluso gritado por Gañan.

Palabras Finales

Sin duda que los hechos descritos constituyen una abierta violación a las garantías constitucionales del Derecho a la Vida y a la Integridad Física y Psíquica, de las personas de nuestra comunidad, y al Derecho de Propiedad, referido este, al derecho de propiedad a permanecer y ejercer las actividades agrícolas dentro del predio, la Violación del Estatuto Jurídico vigente, por actos matonescos de la empresa forestal constituyen un acto arbitrario e ilegal, que debiera ser reprimido y sancionado por la  Justicia Chilena. Conforme lo establece el articulo 24 de la Carta Fundamental.

La actuación de la  Empresa Forestal viola las normas señaladas y constituye un acto critico de Justicia por propia mano de esta forma atenta contra lo dispuesto en el inciso 2ª y 3ª de la Constitución Política de la Republica y podría llegar a constituir delito de desacato ya que la Ilma. Corte  dispuso, que la discusión y conflicto de intereses entre nuestra Comunidad y la Empresa Forestal, debe ser resuelto en un juicio de Lato conocimiento.

No obstante lo anterior, hemos seguido siendo agredidos permanentemente por los guardias de las empresas en una campaña de cerdo y hostigamiento en contra  de os comuneros y personas y peñis que nos visitan y apoyan. Esperamos que este documento dimensione y grafique la situación en que nos encontramos, la que podría variar y agravarse si no se adoptan las medidas necesarias tendientes a darle una salida a este conflicto. Cabe señalar que las detenciones y seguimientos por vehículos y personas no identificadas se han vuelto normales en esta zona.

Actualmente y producto de la negligencia grave de la Justicia, enfrentamos mas de 110 causas civiles y criminales en contra nuestra, hecho sin precedente en la historia judicial de este país, esto significa que debemos concurrir ante los tribunales y estamos sujetos a ser detenidos en cualquier momento, como ha ocurrido en reiteradas ocasiones. Todas estas medidas apuntan a doblegar nuestra voluntad de resistir y luchar por lo que nos pertenece. Ojala que este documento tenga el impacto necesario en la comunidad y sea un instrumento que ayude a nuestro pueblo en el alba de un nuevo año y siglo.

DESDE TERRITORIO MAPUCHE. 24 DE JUNIO  2003.

Quien en el original firma:

Manuel Antonio Fren C.

Longko

Personalidad Jurídica Nª 115,  del 23 de Abril del 2001