Comunicado de Prensa

CAI Zona Andina

Argentina, Provincia de Río Negro, 27 de agosto de 2000

Wall Mapu, espacio para la vida.

Larga ha sido la lucha de nuestros mayores en defensa del Wall Mapu (Territorio Ancestral), que es el espacio de desarrollo de nuestra vida en plena relación con el medio.

El mismo origen de la palabra que identifica a nuestro Pueblo nos define, MAPUCHE: somos gente de la Tierra, pertenecemos a ella. Nuestros nombres, hoy transformados en apellidos, manifiestan esa íntima relación y pertenencia al medio ambiente donde nacimos, nos criamos y prolongamos la vida.

Hoy todavía no se comprende el valor inmenso que tiene para nuestro Pueblo el Territorio. Valor que es completamente opuesto al pensamiento occidental, que es la base de este sistema capitalista donde la tierra es una propiedad y las personas se consideran como sus dueños.

Desde nuestra Organización CAI, queremos que se regularice la tenencia de la tierra, pero bajo las condiciones que ponen los Derechos Indígenas hoy reconocidos (Constitución Nac., Pcial., Ley Nac.23.302, Ley nac. 24071 de ratificación del Convenio Internacional 169 de la OIT, Ley pcial. 2287 Integral del Indígena).
Esto significa que tenemos derecho a que:

Los derechos que están en las legislaciones alcanzan a todos los Mapuche que se reconozcan y reafirmen su identidad, estén integrados en alguna Comunidad o dispersos en los parajes y ciudades. Los derechos reconocidos en la Ley provincial 2287 'integral del indígena', también incluyen a los campesinos pobres no Mapuche.

A pesar de que los distintos gobiernos (radicales, peronistas, aliancistas) firmaron estas leyes, con sus políticas aplican las directivas del Banco Mundial (BM) desconociendo nuestros derechos legales y legítimos como Pueblo Originario.

Un ejemplo de esto es el Documento PATAGONIA XXI, elaborado en 1998. Este se basa en un estudio hecho sobre toda la Patagonia, financiado por la SAGP y A (Sec. de Agricultura, Ganadería y Pesca de la Nación) y el BM, en el que aportaron su información los técnicos del INTA, PSA y distintas Universidades.
En las conclusiones de éste Documento se plantea que el desarrollo sustentable sería una solución para la Desertificación. Para esto, en el campo tendrían que quedar sólo los productores que tengan como mínimo 6.000 ovejas. Son los grandes inversionistas y terratenientes los que garantizarían el supuesto 'desarrollo económico sustentable'.

El problema no son las ovejas, sino nosotros. Por eso siguen diciendo que tienen que expulsarnos de las tierras, como lo expresan estas citas: "Se deberá organizar correctamente la migración voluntaria que de cualquier manera ocurrirá" , "...la población rural no podrá quedarse en los lugares que habitan ya que los subsidios gubernamentales no son eternos", "...la población puede desear emigrar...".

Esta intención fue adelantada por ex - secretario de Agricultura, Felipe Solá durante el gobierno peronista de Menem cuando afirmó que "en el país tendrán que irse del campo 200.000 pequeños productores o campesinos pobres". Esto no pretenden hacerlo de cualquier forma sino con "los incentivos que funcionarían mejor que los instrumentos coercitivos". Por otro lado, en octubre de 1998 el gobierno provincial creó el FONDO FIDUCIARIO (Ley 3230) para incorporar allí las 4 millones de hectáreas de tierras 'fiscales' que en su gran mayoría se encuentran ocupadas por nuestra gente. Con este Fondo el gobierno quiere renegociar sus deudas y a la vez, usar la tierra como garantía al solicitar créditos al exterior.

Asimismo, el pasado 16 de agosto los legisladores provinciales de la ALIANZA, César Barbeito y Osbaldo Gimenez, presentaron un PROYECTO DE LEY que pretende regularizar las tierras rurales 'fiscales' de la Zona Andina de la provincia, cobrando la hectárea a $300. Según sus especulaciones recaudarían aproximadamente 66 millones de pesos en 2 años.

La tierra para ellos es como una mercancía que se compra, se vende y se revende. Es un objeto de cambio, de especulación y acumulación. Este es el valor que le han dado y le siguen dando.

Como siempre, para los gobiernos los Mapuche somos una molestia.

Primero con la llamada 'Campaña del Desierto', el Estado argentino invadió y se apropió de nuestro Wall Mapu. Con el Ejército nos combatieron buscando el exterminio de nuestro Pueblo, asesinando miles de nuestros ancianos, mujeres y niños.

Ahora los legisladores, los técnicos y otros funcionarios a través del PATAGONIA XXI, el Fondo Fiduciario, el Proyecto de Ley de la ALIANZA y otras leyes, quieren 'legalizar' el despojo de las pocas tierras que nos quedan, en nombre del 'desarrollo sustentable', y la supuesta 'estabilidad socioeconómica' .
Sabemos que los que se benefician con el saqueo de nuestras tierras, con la explotación no renunciarán fácilmente a sus objetivos.

Organizados podemos enfrentar estas políticas, defendiendo nuestros derechos junto a tantos otros que se solidarizan y entienden que nuestra lucha es justa, como parte del camino nuevo para todos los que queremos construir un mundo distinto.

¡ MARICI WEU !

CAI Zona Andina
 (O2944) 493569
Ricardo Fuentes, Paraje Cuesta del Ternero
Crescencio Prafil, Pje.Costa de Ñorquinco
Víctor Hugo Gonzalez, Pje. Arroyo Las Minas
Primitivo Napal, Pje.Costa de Ñorquinco
Hermenegildo Liempe, El Bolsón
Néstor Anticura, Pje. Cuesta del Ternero
Dora Prafil, Pje.Costa de Ñorquinco
Carlos Fuentes, Pje.Cuesta del Ternero
Ariel Ignacio, Pje. Río Chico
José Martínez, El Bolsón