Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

 
 

OPINIóN EDITORIAL
26 de Mayo de 1999
 

 

Violencia mapuche 

Una política eficiente de parte de la autoridad no sólo debe ser técnicamente viable y capaz de responder a las necesidades. También tiene que ser oportuna.

 
A tiros, palos y hachazos, el ataque mapuche a un grupo de carabineros que protegía las faenas forestales de un predio en la IX Región puso una nueva tónica de violencia, pocas veces empleada hasta ahora, en el conflicto indígena que ya se arrastra por más de cinco meses en el sur del país. Utilizando escopetas, piedras, fierros y cadenas, un grupo de 20 mapuches cortó el camino por donde se retiraba la madera del fundo Las Araucarias y se enfrentó con diez carabineros, dejando a seis de ellos heridos. La inusitada violencia, más las nuevas iniciativas que han asumido las diferentes comunidades indígenas, hace prever que el conflicto, lejos de acercarse a una solución, puede agudizarse hacia la violencia incontrolada.

 Con un país fuertemente centralizado, tanto desde el punto de vista administrativo como de centros de opinión pública, la ciudadanía parece haberse acostumbrado a tener como ruido de fondo en el acontecer nacional al conflicto mapuche. Sin embargo, el movimiento indígena ha crecido en los últimos meses con una fuerza sostenida, que va extendiéndose a paso firme por las diferentes regiones. Las carreteras cortadas, la toma del camino a la central Ralco, los inicios de siembra en terrenos ocupados y la marcha de mil mapuches de Temuco a Santiago, son indicios de que el conflicto debe ser abordado por la autoridad con una mayor agilidad que la demostrada hasta ahora.

 La iniciativa del Ejecutivo de concentrar en el titular de Mideplán,Germán Quintana, el manejo del conflicto fue una decisión acertada, desde el punto de vista que cesaron las abiertas contradicciones públicas entre los diferentes actores de gobierno. Su gira por las localidades del sur para recoger los problemas específicos de cada comunidad, y determinar qué peticiones tiene cada una de ellas -las que van desde la autonomía total hasta apoyo para combatir la sequía- figuró como la primera medida concreta que ha tomado el Gobierno en los largos meses de conflicto. Hoy,sin embargo, se hace indispensable imprimirle mayor agilidad al manejo del tema, ya que las propuestas concretas, según declaró el titular de Mideplán, se darán a conocer sólo dentro de cuatro meses. Es decir, será necesario que transcurran nueve meses de conflictos para que las autoridades recopilen la información de las necesidades imperantes y se propongan diversas iniciativas para las comunidades.

 Una política eficiente de parte de la autoridad no sólo debe ser técnicamente viable y capaz de responder a las necesidades. También tiene que ser oportuna. Actos de violencia como los recientemente ocurridos constituyen una voz de alerta, anunciando que mientras más se dilaten las propuestas de solución, se les está entregando un mayor espacio a los sectores mapuches más radicales y violentos para imponerse.

 Una de las grandes herencias que podría dejar la administración Frei sería haber iniciado el proceso de resolución del conflicto mapuche. Si en sus inicios el problema indígena fue tratado por el Gobierno con descoordinación y falta de posición clara, hoy tiene en sus manos la oportunidad, y la obligación, de actuar con eficacia y rapidez.

 

 
La Tercera Internet 
latercera@copesa.cl
 
Derechos reservados Consorcio Periodístico de Chile COPESA S.A.