Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

 
 

NACIONAL CRONICA 
26 de Mayo de 1999
 

 

Acusan a autoridades de "minimizar un problema mayor"
Mapuches: "Levantamiento va en aumento" 

Líderes indígenas sostienen que los hechos del lunes, que terminaron con carabineros heridos, no deberían sorprender a nadie. "Mientras no haya soluciones concretas, los incidentes serán habituales", dice Galvarino Raimán.

 
Mario Aravena 
"Es como vivir una guerra, a la que no se le ha tomado el peso", comenta Marcos Molina, agricultor de Collipulli, sector en el cual mapuches ocuparon escopetas y hachas para emboscar a carabineros.

 (Foto: Fredy Palomera)

 
  Gobierno estudia querellarse por incidentes 
Como un hecho "gravísimo" calificó el Gobierno, a través del subsecretario del Interior, Guillermo Pickering, el enfrentamiento entre mapuches y carabineros que ocurrió a media tarde del lunes en las cercanías de Collipullí, en la Novena Región y que dejó un saldo de siete uniformados heridos y 12 indígenas detenidos.

 Pickering señaló que estaban muy preocupados por "este intento de romper las mesas de diálogo y de mantener la tensión" y agregó que el Gobierno "no se dejará provocar y continuaremos conversando con las comunidades que tienen problemas. Estas acciones son parte de la estrategia de un pequeño grupo de comunidades, pero nosotros no vamos a caer en su juego".

 El subsecretario agregó que "nunca se ha descartado aplicar la Ley de Seguridad Interior del Estado", aunque aclaró que antes "hay varias otras alternativas legales que podemos tomar".

 Añadió que una vez analizado todos los antecedentes del incidente, se adoptaran las medidas necesarias e informó que "se estudia iniciar acciones legales contra quienes resulten responsables".

 Carabineros también estudia querellarse contra quienes dejaron siete funcionarios lesionados -uno de ellos herido a bala que se encuentra internado en estado grave en el Hospital de Angol- según manifestó el jefe de la zona policial de la Novena Región, general Mauricio Catalán.

 El oficial destacó que los policías no utilizaron sus armas de fuego a pesar que la violencia con que actuaron los comuneros, "los facultaba para hacer uso de sus armas".

 El intendente de la Novena Región, Oscar Eltit, dijo que el ataque mapuches es "una acción desesperada de quienes no han conseguido sus objetivos por la violencia y no son capaces de recapacitar y buscar nuevos caminos de acción".

 En tanto, durante la mañana de hoy, Mónica Jiménez y Benito Baranda,miembros del Grupo de Trabajo para una Política Indígena se reunirán con el Obispo de Temuco, Sergio Contreras y por la tarde conversarán con organismos académicos y no gubernamentales que están ligados a las comunidades indígenas de la región.

 

 
  Visite nuestro sitio:

 

  • Conflicto Indígena 
  •  

    TEMUCO.- Como una zona peligrosa para vivir calificaron a la Novena Región dirigentes mapuches a raíz de los graves incidentes protagonizados por indígenas que en la tarde del lunes atacaron con una escopeta y elementos contundentes a veintena de carabineros, dejando heridos a siete oficiales, en la cercanía de Collipulli. El hecho terminó con 12 detenidos, quienes fueron puestos a disposición de la justicia militar.

     José Naín, werkén del Consejo de Todas las Tierras, afirmó que nadie debe sorprenderse por que los sucesos se veían venir luego que el Gobierno no respondiera a sus demandas.

     Naín aseguró que el levantamiento mapuche empezó hace tiempo "y está en aumento. El '91 y '92 pocas comunidades alzaban la voz; hoy son muchas los que se movilizan. El malestar es generalizado y las comunidades han tomado conciencia. No hay porqué negarlo, el levantamiento ya es un hecho".

     Naín acusó al Gobierno de "minimizar un problema mayor. Sus comisiones no han resuelto nada y sólo posibilitan que las comunidades se sigan organizando y agregó que "todo hombre se defiende como sea cuando atropellan sus derechos, el mapuche sólo está defendiendo lo suyo".

     Una opinión similar tuvo el lonko de la comunidad de Temulemu, Pascual Pichún, quien aseguró no sorprenderse de lo ocurrido en Collipulli, si alguien se mete a la casa a uno, hay que defenderse, e insistió que la responsabilidad de lo que suceda es del Gobierno, porque no entrega respuestas claras. Ya no hay que dialogar, porque las autoridades no traen soluciones.

     Pichún afirmó que era "muy probable que este levantamiento, sea cada vez más fuerte.

     

    CAUTELA

    Más cautelosa fue la postura del asesor de la Asociación Mapuche Ñancucheo, Galvarino Raimán, quien reconoció que la situación "es más complicada de lo que parece", agregando que "no es fácil encontrarle una solución al conflicto, porque ya no es un problema de tierras, hoy exigimos respeto por nuestra cultura y calidad de pueblo independiente".

     Raimán aseguró que al Gobierno el problema se les escapó de las manos. No nos quisieron escuchar y ahora la cosa se complicó. Se han violado los derechos mapuches y eso nadie lo soporta. El dirigente agregó que mientras no hayan soluciones concretas "los incidentes serán habituales".

     

    INTRANQUILIDAD

    Por su parte, Marcos Molina -del Frente por la Defensa de las Tierras, de Collipulli- afirmó que el clima de tensión continúa aumentando. Al andar por las calles, todos estamos asustados. En un baño de un restorán o en el mercado, donde antes comíamos juntos a los mapuches, se teme ser atacado por sorpresa, dice.

     Molina también criticó al Gobierno, argumentando que "se lo advertimos hace tiempo y ahora estamos sobre un polvorín que cualquier día puede reventar".

     Agregó tener antecedentes "que se vienen arremetidas peores y van haber enfrentamientos. Es como vivir una guerra, a la que no se le ha tomado el peso. El levantamiento indígena es un hecho que nos tiene a todos nerviosos y el Gobierno lo único que hace es seguir dialogando".

     

    HERIDO A HACHAZOS

    El carabinero Juan Carlos Riffo Toledo, de 23 años, lesionado en el ataque indígena confesó que el chaleco antibalas le salvó la vida tras recibir un brutal golpe de hacha en la espalda.

     Riffo, que también sufrió una luxación de tobillo, se recupera en el Hospital Naval, en Talcahuano y se mantenía en reposo, sin complicaciones, aunque no se descartan lesiones internas.

     El uniformado contó que al reducir al indígena que había disparado,recibió el golpe de hacha. "Al principio perdí el conocimiento, pero me levanté por mis propios medios. Sentí que la vida se me iba... Pero gracias a Dios, el chaleco (antibalas) me salvó".

     En los hechos, los carabineros José Pacheco y Manuel Tolosa recibieron impactos de perdigones en distintas partes del cuerpo y otros cuatro funcionarios resultaron con lesiones menores. Sólo Riffo permanecía ayer hospitalizado.

     

     
    La Tercera Internet 
    latercera@copesa.cl
     
    Derechos reservados Consorcio Periodístico de Chile COPESA S.A.