Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

 
 
NACIONAL CRONICA
18 de Agosto de 1999 
 
Tierras son la base para cualquier solución 
Se agota plazo para desactivar el conflicto 

Los mapuches menos ideologizados y más pacíficos comenzarán a movilizarse a principios del 2000. Los más duros, "acumulan fuerzas" para presionar con más violencia a partir de abril a quien gane las elecciones de diciembre.
 

Udo João Gonçalves Y Fredy Palomera 


Las urgentes necesidades de tierras que tienen las empobrecidas familias indígenas son el elemento detonante para que el conflicto mapuche suba de tono.

 Foto: IVAN ALVARADO

  Primeras diligencias del ministro en visita
TEMUCO.- El presidente y ministro de la Corte de Apelaciones de esta ciudad, Julio César Grandón, como ministro instructor, ordenó a primera hora de ayer -tanto a la Policía de Investigaciones como a Carabineros- iniciar la investigación para aclarar los ataques contra Forestal Mininco, ocurrido el 1 y 2 de agosto, en Collipulli y Ercilla,respectivamente, a cuyos responsables se les aplicará la Ley de Seguridad del Estado.

 El magistrado señaló que las acciones iniciales tienen que ver con informes requeridos a las policías, donde se verifique la ocurrencia real de los hechos denunciados, como así también “acreditar la efectividad que pudiera haber alguna persona responsable. Después tendría que interrogar a las personas y ahí veremos qué sucede”.

 El plazo inicial que tiene el ministro instructor para terminar con la etapa de sumario es de 30 días. Sin embargo, puede pedir al Pleno de la Corte ampliar el tiempo en 30 días más, mecanismo que puede repetir varias veces. Luego de cerrado el sumario, el caso puede ser sobreseído o si hay inculpados someterlos a proceso. Durante sus indagaciones no descartó la posibilidad de pedir antecedentes o información a los ministros en visita Archibaldo Loyola o Héctor Toro, quienes investigan hechos similares pero como delitos comunes ocurridos en Traiguén y Collipulli, respectivamente.

 Al ser consultado por qué existen tres ministros distintos, Julio César Grandón explicó que ello obedece a que se trata de igual número de acontecimientos pero distintos: las investigaciones de Loyola y Toro tienen que ver con delitos comunes, en tanto que su accionar dice relación con la Ley de Seguridad del Estado.

 

Desde que entró en vigencia la Ley Indígena en 1993, y se creó la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena, Conadi, en las comunidades mapuches se instaló la esperanza de cumplir su demanda más profunda: recuperar parte de las grandes extensiones de terrenos que sienten usurpadas por los huincas (no mapuches).

 Pero con el paso de los años, los indígenas aseguran que sólo han visto crecer sus frustraciones, pobreza y desconfianza, ingredientes suficientes para radicalizar un conflicto que, hasta para las propias autoridades, aún está dentro de márgenes pacíficos. Pero el tiempo de una salida pacífica parece agotarse.

 A pesar de que el ministro de Mideplan, Germán Quintana, intentó realizar un trabajo serio para determinar las reales demandas de los mapuches, sus conclusiones no dieron en la clave de las necesidades indígenas y factor común de los conflictos: las tierras. Por esta razón, tras la presentación del presidente Eduardo Frei -que apunta a una inversión de más de 140 mil millones de pesos-, inmediatamente llegó un temporal de críticas de los líderes mapuches debido a que el proyecto no considera,precisamente, lo que ellos más necesitan.
 
 

POSICIONES MAS DURAS

En las comunidades indígenas de las provincias de Arauco y Malleco reconocen que ya comenzó la cuenta regresiva para dar inicio a las movilizaciones generalizadas. Aunque hoy los comuneros aparecen divididos en distintas organizaciones mapuches con variadas formas de enfrentar el problema, hasta los más moderados y oficialistas dan este año como plazo antes de recurrir a posiciones más duras.

 Es el caso de la comunidad Pascual Coña, donde el presidente de la comunidad -adscrita a la organización Raucochi Ñimapu-, Francisco Lincopi, indicó que tienen toda la voluntad de conversar una solución de tierras, pero acotó que el tiempo de espera se está acabando. El mismo panorama se vislumbra en las comunidades aledañas a Tirúa, Cullinco,Collipulli, Traiguén, Lumaco, Ercilla, Cañete, entre otras, donde la explosión parece inevitable.

 Y aunque el ministro Quintana sea enfático al decir que "no hay alternativa a la mala" para obtener más tierras, el cruce de intereses de empresarios y mapuches, hasta el momento, inhibe cualquier solución pacífica. Incluso, el "Pacto por el Respeto Ciudadano" propiciado por las autoridades, es inviable para los madereros, puesto que no está firmado,precisamente, por los grupos indígenas que están en el epicentro conflicto.

 Por su parte, las organizaciones más radicalizadas y políticas, como la Coordinadora Arauco-Malleco y el Consejo de Todas las Tierras, en su visión estratégica ya dieron por finalizadas las posibilidades de obtener soluciones con este gobierno, así que se encuentran en un período de "acumulación de fuerzas", donde las distintas acciones que emprendan son sólo para mantener el conflicto latente, mientras preparan una fuerte embestida a partir de abril del próximo año, con el objetivo de presionar al nuevo mandatario de La Moneda para que acepte sus demandas.
 
 

INFILTRADOS

Tanto los organismos policiales como en La Moneda han señalado que en la organización de la acciones mapuches participan "infiltrados", sin sopesar que la intrínseca desconfianza que tienen los indígenas a los huincas hacen remota esa posibilidad. Es más, la subestimación y desinformación de las reales capacidades que tienen los propios mapuches es el principal "talón de Aquiles" de los servicios policiales y de inteligencia para tratar de desarticular al fortalecido movimiento indígena.

 Sin embargo, no es menos cierto que existe históricamente en el sector de la cordillera de Nahuelbuta un trabajo de organizaciones de izquierda,básicamente del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR) y el Partido Comunista. Esta labor se realizó mayormente durante el gobierno militar,donde a varios militantes indígenas de la zona se les dio instrucción ideológica y militar.

 Muchos de estos "cuadros" mapuches, sumados a los que han recibido o reciben educación universitaria, no sólo han desarrollado una elaborada visión indigenista sino que, además, han formado una estructura de apoyo a las organizaciones tanto a nivel nacional como internacional.
 
 


 
La Tercera Internet 
latercera@copesa.cl
 
Derechos reservados Consorcio Periodístico de Chile COPESA S.A.