Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
http://www.elsiglo.cl

Nº 929 - Del 30 de Abril al 6 de Mayo de 1999
 Reportaje

Tomas de Predios
Mapuches por la Tierra y la Dignidad

La miseria a la que están sometidas las comunidades mapuches se puede palpar a simple vista: minúsculos espacios para sembrar y vivir, altas tasas de endeudamiento con INDAP (que no perdona) y la permanente amenza que representan los guardias forestales, son elementos con los que este pueblo originario debe vivir cotidianamente. Ante esta realidad, surge con fuerza la convocatoria de la Coordinadora de Comunidades Mapuches en Conflicto, que llama a movilizarse por la tierra y la dignidad.

"Nosotros como mapuches tenemos sangre guerrera y lo hemos dicho siempre: la paciencia se acaba", esta cita pertenece a Manuel Antonio Fren Mariqueo, lonco de Cullinco. Probablemente, en estas palabras se puede encontrar el argumento que explica el clima de protesta y movilización que se vive en las comunidades mapuches.
Y no es para menos. Se debe recordar que el proceso de contra reforma agraria impulsado por la dictadura militar y prolongado por los gobiernos de la Concertación, dejó a este pueblo originario virtualmente en la miseria. En efecto, a lo menos unas doscientas mil hectáreas fueron usurpadas por grandes empresas ligadas al negocio de la madera. Ahí destacan: Forestal Arauco y Forestal Mininco.
El cuadro de crisis generado por la contra reforma se agudizó en estos nueve años de gobiernos civiles merced a la nefasta gestión cumplida por CONADI, una Ley Indígena que protege los derechos de los grandes hacendados, una práctica represiva brutal aplicada por personal de Carabineros y empleados de las forestales, y el duro trato que INDAP ajerce sobre los comuneros. La guinda del pastel ha sido la nula posibilidad de recuperar tierras a través de los intrincados y tediosos caminos diseñados por las administraciones concertacionistas.
Todos estos factores detonaron una contundente reacción del pueblo mapuche: un proceso de movilización y articulación en pos de la recuperación de tierras y de la dignidad. Esta voz se hizo sentir con fuerza en Cullinco, Rucañanco, José María Colbul, Agustín Duenupil, Pascual Coña, Caillun, Catrio Ñancul, Catrio Mulito, Pichilincoyán, Pilin Mapu, Temulemu, Didaico y Pantano. Todas estas comunidades protagonizaron conflictos en Arauco y Malleco duarnte el fin de semana que pasó.

Las Recuperaciones

En los conflictos que se mantienen abiertos, las posibilidadees de diálogo entre los comunidades y los particulares están reducidas a cero pues existen litigios judiciales que van a completar diez años y el gobierno no se ha hecho cargo de este cuadro de crisis. En la zona en conflicto se mantienen 21 ocupaciones, la Coordinadora Arauco Malleco tiene movilizadas a una veintena de comunidades y el Consejo de Todas las Tierras a una diez.
Lo más probable es que una vez más se acuda a la represión para reducir la resistencia mapuche, y que la autoridad  no se haga cargo de las demandas de las comunidades. Por ejemplo, en Collipulli -donde las comunidades Colihuinca Tori, Antonio Paillacón, Mulito y Traillín, trabajaron durante esta semana en la tala de eucaliptos plantados en el fundo Rucañanco- la autoridad se limitó a materializar el desalojo de la comunidad que ocupaba el fundo Rucañanco. De esta forma, por la vía de los hechos y no del derecho, se "resolvió" un conflicto de tierras que ya tiene décadas. Para el gobierno, más peso tuvo la opinión del representante de la Forestal Mininco, quien declaró que "este fundo (Rucañanco) pertenece hace más de 10 años a la forestal, se lo compró a un señor de apellido Gómez y si era de los mapuches, eso fue hace más de 100 años". Esta es la "verdad" que hace suya el Ejecutivo, y esta actitud impide, en esta coyuntura, un diálogo real que apunte a una solución de fondo, opinó Alihuén Antileo, miembro de la Coordinadora de Comunidades en Conflicto.
Ante este cuadro, el diputado Alejandro Navarro, del Partido Socialista, señaló que la única solución para frenar el conflicto es que el propio Presidente de la República, Eduardo Frei, vaya directamente a la zona y dialogue con los mapuches.
Agregó que los indígenas quieren el mismo trato que ha recibido la Corporación de la Madera (CORMA) y reclaman su legítimo derecho a ser escuchados por el Presidente.
Finalmente, el diputado PS confirmó que las comunidades ya no quieren negociar con la CONADI. Con esta instancia ya no quieren conversar porque estiman que es un organismo intervenido.

La Voz de los  Mapuches

La Coordinadora Auaruco Malleco precisó en un comunicado público su opinión sobre los últimos acontecimientos, leamos lo que dicen:
"Denunciamos la nula voluntad del gobierno para buscar una salida al conflicto mapuche que se origina en virtud de nuestras demandas territoriales y de autodeterminación. Mantenemos la convicción de que sólo la lucha nos abrirá un camino de real solución a nuestras demandas históricas, por lo cual emprenderemos un proceso de recuperación efectiva de tierras en distintos puntos del territorio mapuche. Tenemos el deber de revertir el proceso de exterminio que nos afecta para lo cual no nos falta decisión ya que nos mueve la necesidad de seguir existiendo como pueblo".
Estos conceptos fueron explicados por el werkén de las Comunidades de Arauco, José Huenchunao, quien manifestó que a partir de este minuto las comunidades en conflicto iniciarán un proceso de debate inerno que se complementará con la movilización. La idea es que las propias comunidades elaboren una propuesta dirigida a los tres poderes del Estado chileno "que nos permitan descubrir una solución global a nuestras demandas".
Asimismo, Huenchunao denunció la existencia de una "operación política de parte del gobierno que busca bajar el perfil al conflicto. Los comuneros han detectado la presencia de operadores políticos en la zona". Sostuvo que las acciones responden a la necesidad y pobreza de muchas comunidades indígenas, que están ingresando a los predios para sembrar cereales o para cosechar bosques. "El gobierno no da señales de querer devolver los predios en conflicto, por lo que la gente se moviliza por necesidad". A juicio de este werkén, la aplicación de la Ley de Seguridad del Estado, sería "un grave error político... Con represión no se resuelve el problema".
Por su parte Alihuén Antileo, werkén de Frente Urbano, reiteró que "la Coordinadora exige la devolución total de 200 mil hectáreas de tierra, que fueron traspasadas en el marco del proceso de contra reforma implementado por la dictadura militar". Explicó que la ruptura del diálogo con el gobierno obedece a que el Ejecutivo ha descalificado a la organización mapuche en forma permanente. Ahora, "esta ruptura busca presionar al gobierno para lograr una solución global al conflicto. Esta presión -coincidió con lo señalado por Huenchunao- sólo se puede dar en un marco de movilización".
Respecto de la CONADI, puntualizó que "esta instancia y la Comisión de Notables no son interlocutores autorizados para negociar o dialogar, pues ambas son instancias de gobierno y empresarios, y los mapuches allí presentes son funcionarios de este gobierno. Para un debate efectivo tienen que ser llamados los loncos de las comunidades en conflicto". En esta misma línea, el lonco señaló que el Ejecutivo debe hacer gestos para que se puedan sentar las comunidades a debatir Para el efecto propone: "reformular la Ley Indígena porque ella fue hecha a espaldas del pueblo mapuche, también debe ser reestructurada la CONADI que hoy es gobierno". El lonco estimó que "los dirigentes mapuches ubicados en la CONADI hoy actúan como gobierno, por ello deben repensar su permanencia en ese organismo y tienen que plantearse seriamente la posibilidad de no presentarse en las próximas elecciones de consejeros". Finalmente, reiteró que "los mapuches queremos discutir con los tres poderes del Estado".

Guillermo Espinoza


http://www.elsiglo.cl
Email: elsiglo@ctcreuna.cl