Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
El Mercurio Electrónico
 Santiago de Chile, Lunes 25 de septiembre de 1999

VIOLENTA REFRIEGA CERCA DE TRAIGUEN.- EN NOVENA REGIÓN:
Enfrentamiento De Mapuches Y Carabineros

Cerca de un centenar de indígenas atacó en Traiguén, con boleadoras y hondas, a policías que se defendieron disparando balines de goma.

Tres uniformados y cuatro civiles resultaron heridos en la refriega, la que tuvo lugar en un fundo de la empresa Mininco.

Mayoría de los atacantes actuaron encapuchados y en el grupo participaban unas 30 mujeres.
 

TEMUCO/CONCEPCION (Iván Fredes y Patricio Gómez).- Siete personas resultaron heridas - tres carabineros, dos mapuches y dos mujeres no indígenas- durante un violento enfrentamiento entre elementos de esa etnia sureña y carabineros a unos 25 km de Traiguén.

Los policías fueron heridos en sus rostros y diversas partes del cuerpo por piedras lanzadas con boleadoras y hondas, en tanto los mapuches y las mujeres recibieron disparos de balines de goma y golpes de bastones policiales.

En la refriega tomaron parte un centenar de indígenas y un número similar de carabineros.

Los violentos incidentes, que se prolongaron dos horas - de 10 de la mañana hasta el mediodía- ocurrieron en un radio de unos cinco kilómetros en una zona escarpada y montañosa, en el sector del fundo Santa Rosa de Colpi, de Forestal Mininco, que está rodeado por las comunidades indígenas Temulemu, Didaico y Pantano, cuyos cerca de dos mil comuneros reclaman tierras supuestamente usurpadas por particulares.

De acuerdo con la versión del prefecto de Carabineros de Malleco, teniente coronel Mario Cadenas, la fuerza pública bajo su mando cumplía en ese lugar una orden judicial de protección dictada por el tribunal de Traiguén para que trabajadores de una empresa contratista de Forestal Mininco desarrollara faenas de plantación de pino radiata, reconstrucción del cerco y retiro de maderas del predio citado.

La presencia policial, estimada en 80 efectivos que se trasladaron al lugar en 10 furgones, un bus blindado y un vehículo lanzagases conocido como "zorrillo", para proteger la labor de unos 150 trabajadores, fue rechazada por los comuneros mapuches la tarde del jueves último, ocasión en que apedrearon un carro policial.

Sin embargo, ayer y en forma concertada, según el comandante de Carabineros, Rolli Rivera, casi un centenar de mapuches, la mayoría encapuchados y entre los cuales figuraba una treintena de mujeres, atacó con piedras (lanzadas con boleadoras y hondas), en sucesivas oleadas de grupos de al menos 25 personas cada vez, como lo hacían antiguamente los indígenas que se enfrentaban a los conquistadores españoles.

La acción de los indígenas fue contrarrestada por la fuerza pública, que hizo uso de decenas de bombas de gases lacrimógenos y de escopetas con balines de goma, por lo que el sector, en un radio de cinco kilómetros a la redonda, se convirtió en un virtual campo de batalla.

El enfrentamiento terminó con siete personas heridas, entre ellas tres efectivos policiales, y con daños de consideración en dos furgones policiales, el carro lanzagases y el bus blindado.

HERIDOS Y DETENIDOS

Los carabineros heridos fueron identificados como Carlos Alegría Torres (32), Leopoldo Garrido Guíñez (32) y William Cáceres Mardones (32), quienes resultaron con contusiones y erosiones múltiples en sus rostros y cuerpos por el efecto de piedras lanzadas con boleadoras y hondas.

Los cuatro civiles heridos fueron atendidos en el Hospital de Traiguén, con el siguiente diagnóstico: Domingo Quiñelén Rupañén (34), policontusiones y herida penetrante en tobillo izquierdo; Ramón Pichún Collonao (19), hematoma en párpado derecho, herida penetrante en el mismo lugar y presencia de cuerpo extraño en el rostro; Sandra Rodríguez Troncoso (26), contusiones y erosiones múltiples, y Patricia Troncoso Robles (31), contusión torácica y equimosis gigante (moretón) en la espalda, provocadas presumiblemente por golpes de bastones o palos y disparos con balines de goma.

Tanto Quiñelén como las mujeres Troncoso y Rodríguez quedaron detenidos y Pichún fue internado en el hospital sin cargos.

Patricia Troncoso es considerada en informes de inteligencia policial como una activista de la causa indígena. Conocida también como "Chepa", tenía una orden de detención pendiente por causas judiciales anteriores.

La ex estudiante de la carrera de Religión de la Universidad Católica de Valparaíso, con residencia en Santiago y también en Didaico, ha sido detenida en numerosas ocasiones, entre ellas en Alto del Biobío, en febrero, junto a dos extranjeros.

Además, participó en la ocupación de la catedral de Concepción y fue una protagonista destacada cuando mapuches las emprendieron a golpes en contra del entonces subsecretario de Mideplan, Antonio Lara, en la sede de la Conadi en Santiago.

Ambas mujeres, después de recibir atención en el Hospital de Traiguén, fueron trasladadas al anexo femenino de la cárcel de Victoria. Antes, cuando estaban en la comisaría, recibieron a familiares y dirigentes mapuches y tuvieron la oportunidad de llamar a un abogado, como lo establecen las nuevas normas para los detenidos.

Dirigentes mapuches de Temulemo dijeron que en la lucha hubo más mapuches heridos con balines, pero no concurrieron al hospital por temor a ser detenidos.

Agregaron que si los trabajadores de la empresa contratista que presta servicios a Forestal Mininco continúan trabajando hoy en ese sector, los ataques también continuarán, "hasta que no quede ninguno de ellos" y sean replegadas las fuerzas policiales.

El prefecto de Malleco, teniente coronel Mario Cadenas, consultado cómo se explicaba que fuerzas profesionalizadas, con vehículos policiales y apoyo logístico, virtualmente sean mantenidas a raya por un centenar de mapuches con boleadoras, hondas y palos, respondió que ello se debe a la topografía de la zona, que es el mejor aliado para los ataques sorpresivos y escurridizos.

Otro aspecto destacado del enfrentamiento de ayer fue el hecho que los indígenas prendieron fuego al menos a unas 50 rumas de ramas y hojas, creando la sensación, al menos visual, de un gran campo de batalla.


Términos y condiciones de la información