Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

 
 
 
 
El Mercurio Electrónico

Santiago de Chile, Martes 27 de Abril de 1999
 

 
 
 

 

 

EN BIOBÍO, ARAUCANÍA Y LOS LAGOS:
Tomas Mapuches Se Extienden a 9 Fundos

Nueva táctica: sembrar ilegalmente en tierras ocupadas. En las tres zonas en conflicto participan 150 comunidades que reclaman 50 mil há.
 

TEMUCO/CONCEPCION (María Angélica Venegas y Patricio Gómez).- Unas cien familias mapuches ocuparon ayer ilegalmente cuatro fundos en las provincias de Malleco y Arauco, elevando así a nueve el total de predios tomados actualmente en las regiones del Biobío, Araucanía y Los Lagos.

Los ocupantes reclaman para sí la propiedad de estos fundos cuyos propietarios son agricultores y la forestal Mininco.

A las tomas habituales, ahora los indígenas han agregado la modalidad de sembrar ilegalmente en las tierras tomadas.

La extensión del conflicto mapuche se ha visto gatillada por el transitorio éxito obtenido por las comunidades de Antonio Ñiripil, de Traiguén, y Carlos Maril, de Purén, las que obtuvieron respuesta satisfactoria del Gobierno. Ambas, en semanas pasadas, recurrieron a las mismas estrategias y lograron que el Ejecutivo - a través de la Corporación de Desarrollo Indígena- , les gestionara la compra de predios para los comuneros.

12 COMUNIDADES EN
ALERTA PERMANENTE

Con las movilizaciones de ayer, iniciadas al alba en la mayoría de los casos y apoyadas por las organizaciones Consejo de Todas las Tierras y Coordinadora de Comunidades Mapuches en Conflicto, suman doce las comunidades étnicas declaradas en alerta permanente.

Ellas congregan a aproximadamente 1.200 personas - entre adultos y niños- que se encuentran dispersas geográficamente en las comunas de Collipulli, Pucón, Curarrehue, Panguipulli, Tirúa, Los Alamos, Contulmo y Cañete. Aspiran a través de ocupaciones ilegales que se les restituyan cerca de cinco mil hectáreas en predios que antaño habitaron sus ancestros, según afirman. En el país existen más de dos mil comunidades indígenas reconocidas por la Corporación de Desarrollo Indígena.

Según las citadas organizaciones, las comunidades en conflicto de tierras con privados sumarían unas ciento cincuenta entre las regiones de Biobío y Los Lagos, las que pedirían para sí más de cincuenta mil hectáreas.

Estos cálculos son paralelos al proceso de compra de tierras en litigio que realiza el Estado a través de la Conadi, entidad que tramita las solicitudes presentadas formalmente por otras comunidades en una superficie de 20 mil hectáreas.

En el caso de la provincia de Arauco, 19 comunidades en litigio reclaman 60 mil hectáreas.

Ayer, mientras a 14 kilómetros al norponiente de Collipulli, en la región de la Araucanía, integrantes de cuatro comunidades ingresaron sin autorización alguna al fundo Rucañanco, perteneciente a forestal Mininco, y se instalaron en el sector donde se emplaza una casona patronal, expulsando a su único ocupante, José González, guardia de seguridad, en la región del Biobío se extendieron a cuatro los predios en que indígenas inician siembras y ocupaciones sin el permiso de sus propietarios.

Las citadas movilizaciones fueron reconocidas como parte del accionar de la autodenominada coordinadora mapuche y, según se dijo en terreno, sus protagonistas no aspiran a constituir mesas de diálogo que se dilaten "hasta que venga el próximo gobierno", como señalaron dirigentes.

Según el lonko Juan Pedro Catrileo, la actitud asumida obedece al resentimiento que los afecta debido a que la empresa les habría asegurado que habría empleo en las faenas de cosecha. "Pero uno ve cómo llegan con unas máquinas que parecen de otro planeta y al mapuche le ofrecen trabajos que son indignos", dijo.

El predio Rucañanco, de 1.600 hectáreas de bosques de eucaliptus, se encuentra rodeado tanto por comunidades mapuches como por fundos de pequeños y grandes agricultores. En esta comuna, las crecientes movilizaciones obligaron a particulares a formar el Comité por la Defensa de Nuestras Tierras, agrupación que persigue defender por todos los medios que sus campos sean "tomados".

En las inmediaciones de Rucañanco y advirtiendo la posibilidad de un desalojo, los comuneros derribaron gigantescos árboles para impedir el paso de vehículos policiales. Aunque los dirigentes no hacen alardes de violencia se dijo que comenzarían a cortar árboles para venderlos.

LLAMAN AL GOBIERNO A
ROMPER LA PASIVIDAD

Por su parte, el presidente de los agricultores de Collipulli, Fredy Molina, formuló un urgente llamado al Gobierno a romper la pasividad que lo ha caracterizado y aplicar de una vez la Ley de Seguridad Interior del Estado, para frenar el clima de terror que existe en la comuna.

Si bien reconoció que en las últimas semanas las rondas nocturnas mantenidas por carabineros han bajado la tensión, desde ayer decenas de agricultores se plegaron a ellas ante los persistentes rumores de nuevas ocupaciones.

Ayer, los intendentes de la Araucanía y Biobío, Oscar Eltit y Martín Zilic, respectivamente, además de los gobernadores de Arauco, Malleco y Cautín, se encontraban en Santiago, en una reunión convocada por el Ministerio del Interior para analizar la crisis energética y conocer las medidas que anoche anunció el Presidente Frei.

Con la ocupación de ayer, suman cinco las "tomas" emprendidas desde el jueves último por grupos étnicos en las regiones de La Araucanía y Los Lagos, de las cuales cuatro se concentran en la primera de las nombradas.

Se trata de las reivindicaciones que mapuches hacen de un predio fiscal en Curarrehue, específicamente sobre una porción de 600 hectáreas de la reserva administrada por Conaf de Hualalafquén, y sobre los fundos ubicados en las inmediaciones de Pucón, pertenecientes al empresario Carlos Sabugal y la empresa maderera Oregón.

En la región de Los Lagos, en tanto, se mantiene la demanda de tierras del sector norte del Parque Nacional Villarrica, por parte de 60 comuneros de Pocuro.

En Curarrehue, 160 kilómetros al suroriente de Temuco, lonkos y dirigentes que reclaman tierras fiscales afirmaron tras una asamblea efectuada ayer lunes, que darán 48 horas al Ministerio de Bienes Nacionales para "devolverles" sus tierras. Precisaron que de no obtener respuesta a sus peticiones darán por entendido que el Estado acogió su inquietud.

Más al norte, en la Región de Biobío, a la situación del fundo Cuyinco, de propiedad de Bosques Arauco, en la comuna de Los Alamos, donde desde el sábado la sucesión Fren-Mariqueo realiza siembras ilegales de trigo, se sumó la comunidad de Tranicura, en Contulmo, la que ocupó un predio de la forestal Volterra S.A., en demanda de 137 hectáreas. Sus propietarios presentaron una demanda judicial y pidieron el desalojo de los intrusos.

La tercera acción corresponde a la comunidad de Rucañanco, en la misma localidad, cuyos integrantes ingresaron a un fundo forestal de Mininco, de 208 hectáreas, para sembrar productos tradicionales y talar bosques porque, afirman, les pertenecen.

Finalmente, la última "toma" se produjo en las inmediaciones del lago Lleu-Lleu, siendo protagonizada por la comunidad José Calbún afectando un retazo de un agricultor de la zona cuya identidad no fue proporcionada.

En tanto uno de los asesores jurídicos de Bosques Arauco, Gabriel Fernández, dijo que insistirán ante la justicia para que se cumplan las medidas de proteccion dictadas por el Juzgado de Lebu, que le impide a la sucesión Fren realizar acciones en el fundo Cuyinco, de 3.200 hectáreas. De esa superficie la sucesión reclama 1.600 en el paño denominado Cuyinco Bajo.

 
Términos y condiciones de la información