Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
El Mercurio Electrónico
Santiago de Chile, Sábado 6 de Mayo de 2000

ENFRENTAMIENTOS POR RALCO

ENFRENTAMIENTOS POR RALCO

CENTRAL RALCO:
Violentas Refriegas en Alto Biobío

Trabajadores de la central hidroeléctrica en construcción enfrentaron a grupos de pehuenches tras sucesivos hostigamientos dirigidos a obstaculizar la ruta. Más de diez heridos.

Indígenas fueron reforzados por elementos provenientes de la Araucanía y de Santiago.

Carabineros ayudó a despejar el camino, pero sus fuerzas no intervinieron en los choques.
 

RALCO (Patricio Gómez).- Al menos unas diez personas resultaron lesionadas con pedradas durante violentos enfrentamientos ocurridos al mediodía de ayer en el Alto Biobío, entre grupos de pehuenches que se oponen a la construcción de la central Ralco y trabajadores de las empresas que laboran para Endesa.

La dura refriega, en la que se utilizaron hondas, palos y boleadoras, se registró en el sector de Palmucho, en las inmediaciones donde se construye la caverna de máquinas de la central. Entre los heridos hay siete trabajadores y tres indígenas.

En dicho lugar se vive un clima extremo de tensión desde el miércoles pasado.

Pehuenches vinculados a las ocho familias que se niegan a permutar sus tierras a Endesa, liderados por el lonco Antolín Curriao, fueron ayer apoyados por jóvenes indígenas provenientes de la Región de la Araucanía y de Santiago.

Los grupos indígenas vienen realizando desde hace días sorpresivas acciones de bloqueo de la ruta con improvisadas barricadas, tras lo cual proceden a ocultarse en los frondosos bosques del sector para evitar ser detenidos por el fuerte contingente de fuerzas especiales de Carabineros que se mantiene en ese sector.

Inicio de la Refriega

Los manifestantes lograron ayer al mediodía paralizar el tráfico vehicular por una hora en dicho sector, mientras las fuerzas policiales con apoyo de máquinas que trabajan en las obras de la central despejaban la ruta.

Las continuas interrupcionesde ese tipo y las pedradas lanzadas a los vehículos que transitaban por el camino motivaron una dura reacción de más un centenar de trabajadores de las empresas que ejecutan las obras de la central, en el sector de Malla, donde existe un caserío. Estos, premunidos de palos y mangueras de goma, intentaron llegar hasta la vivienda del lonco Antolín Curriao, ubicada a dos kilómetros de la ruta, donde pernoctan los pehuenches opositores a la central.

Cuando habían avanzado unos 700 metros en dirección a la vivienda, fueron repelidos por una docena de pehuenches jóvenes, algunos de ellos cubriendo sus rostros con pañoletas, quienes portando hondas y boleadoras comenzaron a lanzar proyectiles. Varios trabajadores resultaron con lesiones leves producto de pedradas. Las escaramuzas, que por momento pudieron derivar en enfrentamientos, con graves consecuencias, se prolongaron por más de una hora y media.

Héctor Durán, uno de los operarios, dijo que lo único que desean es que los dejen trabajar tranquilos, advirtiendo que si el grupo indígena, que calificó en su mayoría integrada por personas afuerinas, persiste en su actitud, "les daremos una lección de hombre que no olvidarán nunca".

El grado de violencia y tensión que se vive en la zona, reflejado en una clara división del pueblo pehuenche, entre partidarios y detractores del proyecto, quedó en evidencia cuando en medio de los incidentes, trabajadores se percataron de que en una camioneta que circulaba por la ruta iba en su asiento posterior una de las hermanas Quintremán, las más acérrimas opositoras de Ralco, las que han advertido que sólo muertas saldrán de sus tierras. El vehículo fue enseguida blanco de innumerables pedradas.

Carabineros No Intervino

Llamó la atención que mientras se producían los enfrentamientos, el fuerte contingente de Carabineros se mantuvo a unos cien metros del lugar, en las inmediaciones de la ruta donde se había producido el bloqueo. Lo mismo hacían furgones que custodiaban el paso de algunas caravanas de vehículos ante el temor de nuevos bloqueos sorpresivos con barricadas de otros puntos del camino.

El cacique Antolín Curriao reiteró que se mantendrán movilizados hasta paralizar la construcción de la central Ralco, siendo éste el único camino que les queda luego de acusar al gobierno del ex Presidente de Frei de haber impuesto su ejecución pasando por sobre la propia Ley Indígena, al otorgar a Endesa las últimas autorizaciones.

Intervención Conciliadora

El grupo de pehuenches está solicitando la mediación de los parlamentarios de la Concertación, Alejandro Navarro (PS), Francisco Huenchumilla (PDC), Guido Girardi (PPD), y del vocero del Consejo de Todas las Tierras, Aucán Huilcamán, ante el gobierno y Endesa.

Huilcamán, quien ayer viajó especialmente para reunirse en el Alto Biobío con Antolín Curriao, las hermanas Berta y Nicolasa Quintremán, María Curriao y Aurelia Marihuán, dijo que aceptó la solicitud de mediación y su objetivo era conocer el alcance de ella, ya que para él era una situación nueva, en el marco del conflicto indígena chileno.

Coincidiendo con los pehuenches opositores, dijo que la masiva presencia de carabineros en el sector crea un clima de tensión innecesario que sólo tiende a agudizar el conflicto y dificulta cualquier solución, cuando existe una militarización de la zona. Añadió que Carabineros debería retirarse o disminuir su presencia como un gesto de colaboración hacia el gobierno del Presidente Ricardo Lagos y los mapuches, para facilitar una solución, enfatizó.

En tanto, el alcalde de Santa Bárbara, René Correa Hermosilla (RN), reiteró su posición en el sentido de que quienes se oponen a la central Ralco son una ínfima minoría de pehuenches azuzados por ecologistas y algunos parlamentarios de la Concertación. Señaló que ello lo ha podido comprobar en las reuniones que ha sostenido con todas las comunidades pehuenches de Alto Biobío, quienes valoran los beneficios que tendrán con ella.

Instó a las autoridades de Gobierno a tener una actitud decidida para hacer cumplir la ley, a fin de garantizar que ellos puedan continuar trabajando con tranquilidad, dado que con esas fuentes laborales han podido paliar la fuerte cesantía y pobreza de la mayoría de la población de su comuna.

La central hidroeléctrica Ralco, con una inversión de 540 millones de dólares, deberá estar operando el año 2002 con una potencia de 570 megawatts. Las obras de construcción habían avanzado en 30% hasta la última paralización dispuesta por Endesa, a la espera de poder contar con las autorizaciones definitivas. Tras obtenerlas en febrero y ser ratificadas por la Contraloría General de la República reanudó las obras de construcción el 3 de marzo pasado.

Preocupación de Gobierno

Por la tarde, en Santiago, el Gobierno manifestó su preocupación por la repetición de hechos de violencia en el sur del país. El Ministro del Interior, José Miguel Insulza, indicó que "el Gobierno está preocupado por el tema y se esforzará para que los incidentes no vuelvan a ocurrir", aseveró.

Junto con precisar que se están recabando más antecedentes sobre lo sucedido, el personero manifestó además la esperanza del Ejecutivo de que los dos grupos en conflicto puedan alcanzar una solución en el corto plazo.


Términos y condiciones de la información