Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche

Reportaje

Domingo 8 de Agosto de 1999

Ataques incendiarios

Un triángulo de violencia

Mientras el Presidente Eduardo Frei acaba de entregar un paquete de medidas económicas avaluadas en 140 mil millones de pesos para intentar resolver la problemática de las etnias, el ambiente de "alta tensión" se mantiene en el sur del país.

Cristián Sandoval

Si el cineasta Oliver Stone -seguidor del conflicto indígena mexicano de Chiapas- estuviera en Chile, de seguro viajaría al sur de la provincia de Arauco, en la Octava Región, y a la provincia de Malleco, en la Novena, para escribir un guión. ¿La razón? Simple. Es en estos sectores donde se vive actualmente un clima -a juicio de los empresarios madereros- de "alta tensión" acerca de la problemática mapuche.

Esta semana fue dura para el gobierno y para las autoridades policiales. En efecto, entre el domingo y lunes en la mañana, en los fundos de Mininco, ubicados en las comunas de Collipulli y Ercilla, se registraron dos ataques perpetrados por más de 50 encapuchados -presuntamente mapuches-. Con resultado de película, de esas del oeste. Una casa patronal -de 100 años de antigüedad- y dos retroexcavadoras terminaron totalmente destruidas presas por bombas incendiarias. Peor aún fue el peligro de muerte que corrieron más de 10 trabajadores, los que afortunadamente salvaron ilesos pese a los disparos de escopeta recibidos.

Inmediatamente se produjo un cinematográfico despliegue de Carabineros en la Novena Región. Alrededor de 300 efectivos policiales se dirigieron a estos sectores, que si se observan en el mapa son un verdadero un triángulo geográfico de violencia que se ha repetido durante todo el año.

Este triángulo lo dibujan los ataques que ha recibido la forestal Mininco en los fundos Santa Rosa de Colpi, en la comuna de Traiguén; Rucañanco, en Collipulli; y Alaska, en Ercilla. Y si se traslada esta figura geométrica a la Octava Región del Biobío, también es posible observarla -pese a que a la intensidad de los atentados no han sido iguales- en las comunas de Cañete, Contulmo y Tirúa.

El gerente de Asuntos Públicos de Mininco, Rodrigo Hermosilla, es enfático. "Todo lo que se está desencadenando es violencia. Uno lo puede concluir claramente porque se están originando mafias encargadas de efectuar grandes robos de madera y reducir posteriormente el producto a terceros", afirma Hermosilla.

Agrega el ejecutivo forestal, "que se está ante la presencia de un grupo de reducción que se encarga de comercializar el botín y que forma parte de este ambiente de alta tensión, hecho que permite mantener todo un sistema operando y que obviamente trae ingresos para quienes lo dirigen".

¿Hay infiltrados?

Esa es la pregunta que no sólo las empresarios forestales se hacen en este minuto, sino la opinión pública. Durante la semana, el general director de Carabineros, Manuel Ugarte, aseguró que detrás de estos últimos atentados existen grupos subversivos y políticos que han motivado a los indígenas a encausar sus demandas a través de la fuerza para obtener la restitución de tierras. Lo que señaló la autoridad policial era un secreto a voces. Las empresas forestales lo venían denunciando desde marzo de este año.

Durante el recorrido que realizó EL SUR en las zonas en conflicto, especialmente en la Región de la Araucanía, se observó además del fuerte despliegue policial, una alta preocupación de los pequeños y medianos propietarios de tierras, así como de los mismos mapuches. Fernando Catalán Parant, empresario de la zona y sobrino del gobernador de la provincia de Malleco, aseguró que muchos particulares están cosechando de manera anticipada el pino antes de que se lo roben, con las consiguientes pérdidas que ello conlleva.

Por su parte, las autoridades de gobierno de la Novena Región han reiterado que la situación es delicada y que se debe esperar los trabajos que realiza Carabineros -a través de análisis de inteligencia- y la justicia para dar con los responsables.

El intendente de la Región de la Araucanía, Oscar Eltit, reconoció que no descartaba la eventual aplicación de la ley de Seguridad Interior del Estado a raíz de estos ataques incendiarios, pero que de todos modos, el trabajo de Carabineros estaba primero al igual que la investigación que instruye el juez Archibaldo Loyola en Traiguén.

Hermosilla por su parte agrega que los tribunales de justicia, los ministros en visita, los juzgados de Cañete, Collipulli y Traiguén poseen bastantes antecedentes sobre la materia proporcionados por terceros y por la misma empresa.

"Por ejemplo, en Santa Rosa de Colpi, en Traiguén, la primera denuncia acerca de que en ese fundo se estaba robando de manera organizada y flagrante la hicimos el año pasado. Uno podía verlo con sólo ir a recorrer el fundo y observar como estaban procesando la madera en bancos aserraderos instalados en terrenos aledaños al fundo y que todos sabíamos -tanto la empresa, tribunales como Carabineros- que no había ninguna disputa legal de ese territorio", relata el ejecutivo.

Demandas mapuches

Al margen de lo que ha sido este conflicto y su consecuente escalada de violencia, las alrededor de dos mil comunidades indígenas del país -y que agrupan a más de un millón de habitantes- han reiterado en numerosas oportunidades que la necesidad más urgente es la "restitución de tierras".

El sociólogo mapuche de la comuna de Tirúa, Luis Llanquilef, señaló antes de viajar a Europa -donde realiza contactos para darle proyección internacional al movimiento indígena- que la propuesta entregada en mayo por las comunidades lafkenches al gobierno busca que el ejecutivo "reconozca" los espacios territoriales y así "iniciar un proceso de reconocimiento por parte de Chile de la deuda histórica".

Llanquilef sostiene que el pueblo mapuche está cansado de esperar una solución definitiva al caso de las tierras, y que si el gobierno de turno no asumía una posición clara al respecto..."las movilizaciones se agudizarán y cada comunidad verá cómo lo hace".

Y así fue. Las movilizaciones pasaron de ocupaciones ilegales de tierras, manifestaciones callejeras frente a sedes de gobierno regionales, a movilizaciones nacionales -como la caminata realizada desde Temuco a Santiago- hasta la realización de graves atentados contra la propiedad de las empresas forestales, que pese a que no son las primeras, sí se han agudizado en el último tiempo.

El sociólogo y también asesor del alcalde de Tirúa, Adolfo Millabur, reiteró que la situación en la Octava Región también se desarrolla en un triángulo estratégico: Tirúa, Contulmo y Cañete. "Aquí las movilizaciones son agrícolas, es decir, siembras de trigo y en algunos casos talas y quemas de árboles", agregó.

Si son hechos aislados o no, o corresponden a grupos minoritarios, como afirmó el ministro de Cooperación y Planificación (Mideplán), Germán Quintana, lo cierto es que han modificado el escenario de la problemática indígena. Los mapuches ya no son los mismos de antes.

Según Llanquilef el proceso histórico que vivieron los mapuches hace poco más de un siglo hasta nuestro días es determinante. Los indígenas pasaron de ganaderos con tierras a pequeños agricultores de subsistencia, sujetos a escasas y deficientes tierras.

Este efecto fue significativo. Vino el traslado a las ciudades -500 mil mapuches viven en Santiago- y con ello la separación entre el indígena urbano y rural. Incluso algunos han tenido la posibilidad de salir al extranjero -como Llanquilef, Adolfo Millabur y Aucán Huilcamán- y adquirir conocimientos universitarios e idiomas. Los mapuches de hoy alzan la voz. Antes no. Hoy hasta cuentan con la más alta tecnología como los teléfonos celulares para comunicarse. ¿Parte de la estrategia de movilización?

Un dato importante de consignar en este proceso, es las reiteradas afirmaciones de la autoridad acerca de la verdadera representatividad de las agrupaciones indígenas como el Consejo de Todas las Tierras, presidido por Aucán Huilcamán. El gobierno aseguró, a través de Mideplán y la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi), que Huilcamán dejó de ser un interlocutor válido en las conversaciones y que su nivel de agrupación es bajo. "No llegan ni a 200 comunidades", según comentó una alta fuente de la Conadi en Temuco.

Preocupación real

Al sector forestal, y en definitiva a todo el país, los daños ocasionados por los atentados incendiarios llegan a más de cuatro millones de dólares en pérdidas. Así lo afirma Rodrigo Hermosilla, para quien existe "una mafia que aunque uno le corte ahí, sigue operando, sigue tratando de robar el bosque incendiado o quemado, tratando de quedarse con el bosque de 58,4 hectáreas, etc". Para él, lo más grave de todo, es que hasta el momento no haya ninguna persona encarcelada. "En el caso de los fundos de nuestra propiedad en Collipulli, Ercilla y Tirúa, ocurre lo mismo", explica.

"Este proceso de violencia contra las empresas forestales se inicia el último trimestre del año pasado, específicamente con robos de algunos árboles en Alaska, en Ercilla, pero muy fuertemente en la Hacienda San Jorge, en Collipulli. Todo esto en el área de influencia de un líder muy complicado de la Coordinadora Arauco-Mapuche, que es Víctor Ancalaf", señala el representante de Mininco.

De acuerdo a lo señalado por las autoridades y por la misma empresa Mininco, el nombre de Víctor Ancalaf, vecino del fundo Rucañanco en Collipulli, suena como uno de los presuntos instigadores de la violencia mapuche en la Novena Región.

Sin embargo Ancalaf se defiende. Sostiene que "los mapuches merecemos respeto. Si soy responsable de los ataques que lo investigue la justicia", señaló este dirigente quien reaccionó con molestia ante un allanamiento realizado por Carabineros en su propiedad durante la semana.

Para Mininco lo que existe es una situación de indefensión e impunidad. A Hermosilla le llama la atención que "después de ocho meses de frecuentes atentados violentos en contra de nuestro personal y de nuestros bienes, no hayan personas encarceladas y culpadas. Más cuando se sabe que son acciones cometidas por grupos numerosos que permanecen en el interior de los fundos robando y atacando. Podemos decir con todo respaldo que estamos ante la impunidad completa en este tema", dice.

Al momento de las conclusiones, Rodrigo Hermosilla se queda con el análisis de que "lejos, el móvil que se esconde detrás de los últimos ataques en este triángulo Traiguén, Collipulli y Ercilla, es el robo de madera, perpetrado por una mafia organizada para ello. Ahora, que estén escudándose en las reivindicaciones mapuches también está ocurriendo, intentando complicar los anuncios del Presidente y las políticas gubernamentales", afirma.

Un triángulo de acciones delictuales que actualmente Carabineros investiga. Tres lados que muestran una geografía permanente de ataques incendiarios -presuntamente realizados por mapuches- que provocaron la indiscutible molestia del sector forestal y la inquietud acerca de la posibilidad de que la imagen de Chile se vea afectada no sólo por la crisis económica -con más de medio millón de chilenos mirando los avisos de trabajo en los diarios- sino por este aumento de la violencia en la zona sur del país, escenario que a lo mejor estaba esperando el cineasta estadounidense Oliver Stone para viajar y realizar una película sobre las reivindicaciones indígenas. Película cuyo final, por supuesto, es incierto.

Radiografía Mapuche

El gobierno dispuso esta semana 140 mil millones de pesos en ayuda hacia las etnias del país, especialmente para los mapuches, protagonistas de un conflicto en aumento contra las forestales. No obstante, algunas comunidades mapuches de la provincia de Malleco y el Consejo de Todas las Tierras lo rechazaron por no abordar -a su juicio-, lo para ellos "lo medular", la restitución de tierras.

En este ambiente, los principales dirigentes y agrupaciones presentes en el conflicto indígena, que en cualquier momento podría agravarse más son:

En la provincia de Arauco, Octava Región:

- Coordinadora Arauco-Malleco. Esta agrupación es liderada por José Huenchunao (28). Obtuvo el respeto de su comunidad y de gran parte de la Región del Biobío al participar de los conflictos en el sector Lleu-Lleu y Ranquilhue, en la comuna de Cañete. Tiene 28 años de edad y cursó estudios hasta la enseñanza media.

- Identidad Territorial Lafkenche. Este grupo reúne el interés de las comunidades indígenas del sur de la provincia de Arauco (Cañete, Contulmo y Tirúa). Está liderada, entre otros, por el sociólogo Luis Llanquilef (35), quien ideó junto a otros dirigentes una propuesta formal de recuperación de siete espacios territoriales ubicados en la comuna de Arauco, Cañete, Contulmo y Tirúa Norte y Sur. A diferencia de la Coordinadora, utilizan un lenguaje menos violento.

- Red de Apoyo Social: agrupación que reúne a estudiantes universitarios, obreros y simpatizantes por la causa mapuche, y que fue mencionada por la actual dirigente -buscada intensamente por Carabineros- Patricia Troncoso, conocida como "La Chepa". Por lo general, acompañan a los mapuches en sus movilizaciones, huelgas de hambre o tomas, como la ocurrida en abril en la Catedral de Concepción y que fue liderada por "La Chepa".

- Alcalde de Tirúa, Adolfo Millabur: el edil estuvo presente durante la realización de los diálogos comunales emprendidos por el gobierno -a través de Mideplán- en la provincia de Arauco. Fue enfático: "Si las autoridades no resuelven la restitución de tierras en un corto plazo, yo mismo encabezaré las movilizaciones en la zona", dijo en Ralquilhue en abril.

En la provincia de Malleco y Cautín:

- Coordinadora Arauco-Malleco: el dirigente Víctor Ancalaf, que en varias ocasiones ha amenazado a la Forestal Mininco con utilizar la violencia para recuperar lo que "les pertenece a los mapuches". Este representante mapuche tiene el apoyo de comunidades de Collipulli y Traiguén.

- Consejo de Todas las Tierras: su principal líder Aucán Huilcamán, además de José Naín, sostienen que continuarán las movilizaciones pese a los recursos económicos que anunció el gobierno. Esta semana llega Huilcamán desde Europa, donde participó de una asamblea sobre derechos indígenas de la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Encabezó también la marcha mapuche a Santiago y estuvo presente durante el ataque personal que sufrió el director nacional de la Conadi, Rodrigo González.


©1998 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.