Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche


viernes 12 de mayo de 2000
Tensión en el Alto Biobío
Clima de división domina Ralco
  • Líderes indígenas mantienen sus diferencias mientras la policía implementa un estricto control en torno a las obras de la central hidroeléctrica.
  • Amigos para unos, manipuladores para otros. Son las interpretaciones de la presencia de "huincas" en el Alto Biobío.
  • Leonardo Riquelme Corvalán.

    Un número importante de los jóvenes pehuenches ya ha asumido el "cambio de domicilio" que deberán enfrentar debido a la construcción de la represa de Ralco. Incluso algunos no dudan en afirmar que el cambio mejorará sus vidas.

    "Varios de mis amigos y la gente de por acá ya se han marchado al fundo El Barco", asegura el veinteañero Tito Beavisa, habitante de la comunidad Ralco Lepoy.

    "Ahora, mi familia está negociando con la gente de Endesa. Pero yo creo que allá es mejor que acá porque nos ofrecen luz y agua, las parcelas son más grandes y hay mucha más leña", agrega Tito en un juicio que no es del todo compartido por los líderes del pueblo pehuenche.

    Ejemplo de aquello es el del lonco Antolín Curriao. "Esto no va a ser un progreso para nadie de la comunidad, porque Endesa no ha cumplido ni la cuarta parte de lo que habían ofrecido. Ellos seguirán llenándose el bolsillo de plata y nosotros seguiremos tan pobres como siempre".

    Del otro lado está quien ha sido cacique por 23 años de la comuidad Quepuca Ralco, José Levis. "Esto nos ha significado progreso. Hasta antes de que llegara Endesa, nosotros no teníamos ni caminos. Nos demorábamos ocho días en ir y venir de Santa Bárbara o Los Angeles, a donde ibamos a buscar alimentos. Nos enfermábamos y nos moríamos porque no alcanzábamos a llegar a un hospital. Ahora eso es posible", aseguró el cacique.

    Consultados respecto a la posible presencia de personas ajenas a la comunidad en el lugar, Levis no dudó en afirmar que esa gente manipulaba a los líderes rebeldes. "Es gente que viene a hacer la revolución", señaló. Por su parte, Curriao aseveró que son "amigos que vienen a compartir con nosotros, a pasar sus vacaciones en muchos casos, sin dañar a nadie, como se ha querido interpretar por ahí".
     


    ©1999 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.