Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche


Cronica Local

martes 9 de mayo de 2000
Afectados relatan el hecho
Dos familias emboscadas
en zona del Alto Biobío

Dos familias de turistas de la comuna de Tucapel, en la provincia de Biobío, que se encontraban recorriendo en camioneta los baños termales de la zona de Trapa Trapa, Alto Biobío, fueron emboscadas el domingo por unos 40 pehuenches armados que les bloqueraon el camino y amenazaron con palos y piedras.

Ricardo Villalobos Farrán, uno de los afectados, aseguró que en la decena de años que lleva recorriendo la zona es la primera vez que es agredido y amenazado por los pehuenches. En esta emboscada, agregó, iba con su esposa y dos hijos (de 12 y ocho años de edad) quienes quedaron fuertemente traumatizados. Incluso, añadió, los pequeños sufrieron pesadillas y no pudieron ir ayer a la escuela. Los indígenas -al interceptarlos- señalaron que estaban buscando entre los vehículos al empresario Raúl Pérez Serani, con quien mantienen un conflicto por la propiedad de la tierra en la zona de Alto Antuco, situación que desembocó en violentos enfrentamientos y desalojos policiales el verano pasado.

Anticipó que presentará una denuncia en Carabineros y seguirá hasta las últimas consecuencias.

Según Villalobos, el viaje junto a otra familia de la comuna de Tucapel contempló el paso por los baños termales de Nitrao, unos 45 kilómetros al oriente de la localidad de Ralco. Enseguida se trasladaron a los baños termales de Copahue, en la frontera con Argentina.

Sin embargo, en el trayecto de vuelta, cuando eran cerca de las 17.30 horas en el sector de Angostura de Nitrao fueron interceptados por unos 40 pehuenches (unos a caballo, otros a pie y otros con rostros cubiertos con pasamontañas) que obstaculizaron el camino con ramas y palos.

Los abordaron con lazos, estoques, boleadoras y palos. Los increparon para que se bajaran de las camionetas, mientras que eran amenazados con piedras por jóvenes que estaban en torno a los vehículos.

"Nos amenazaban para que nos bajáramos de las camionetas. También intentaron que sacáramos a los niños. Mi señora les suplicaba, les rogaba para que no nos hicieran daño, porque los tipos estaban decididos a todo", relató. Aseguró que después de más de una hora de forcejeos y recriminaciones consiguieron abrirse paso entre los caballos y huir de la acción vandálica de estas personas.



©1999 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.