Centro de Documentaciˇn Mapuche Documentation Center

Santiago de Chile, 10 de Noviembre del año 2002

María Elena Sola recibirá un millonario pago por el fundo que le regaló su abuelo hace más de tres décadas

La historia de la mujer que logró derrotar a Endesa en los tribunales

Una vez que se concrete el pago de $ 900 millones por parte de la empresa eléctrica, el fundo Vilacura Norte, de más de 1.300 hectáreas, quedará sumergido producto de la construcción de la central hidroeléctrica Ralco, en el Alto Bíobío.


Marlis Pfeiffer 

Paseando en Argentina se encontraba la propietaria del fundo Vilacura Norte, María Elena Sola Ruedi -la única propietaria no indígena de un predio en el Alto Bíobio-, cuando el jueves pasado la Cuarta Sala de la Corte de Apelaciones resolvió que Endesa deberá pagarle un total de $ 2.500 millones por su terreno, que será inundado para construir la central hidroeléctrica Ralco.

 Y aunque la empresa ya canceló más de $ 1.500 millones, el fallo del tribunal dispuso que próximamente se le haga entrega de otros $900 millones antes de poder comenzar con la inundación del sector.

 Desde un principio, María Elena Sola decidió recurrir a los tribunales para definir el valor del terreno, y el proceso que llevó ante los tribunales le permitió alcanzar un monto considerablemente mayor al que la empresa les ha ofrecido a los dueños de terrenos colindantes, en su mayoría comunidades indígenas.

 Hace más de tres décadas que el fundo de 1.335 hectáreas está en sus manos. Su abuelo se lo entregó como regalo cuando cumplió los 15 años, y desde entonces le ha dedicado tiempo y trabajo. Actualmente, el lugar está convertido en un predio destinado a la ganadería y las plantaciones forestales. Junto al fundo Vilacura Norte se ubica el de su hermano, el alcalde de Curacautín y presidente de la Asociación de Municipalidades de La Araucanía, Pablo Sola Ruedi, quien también recibió el terreno como regalo de su abuelo.

 Si bien María Elena Sola no vive en el Alto Biobío, el predio de la agricultora cuenta con una casa patronal que le sirve de residencia durante sus visitas al sector. Su residencia habitual está en Curacautín, donde tiene otro fundo de unas 800 hectáreas.

 En la mantención del predio del Alto Biobío la ayudan unas cinco familias que viven en forma permanente en el fundo Vilacura Norte. Además de la casa patronal, existen otras construcciones en los alrededores, donde viven los empleados encargados de mantener el lugar.

 Junto a su trabajo de agricultora, en su tiempo libre María Elena Sola realiza diversas actividades, como trabajos con flores, la cocina y la natación. Sus viajes a Argentina son frecuentes, ya que tiene familia en dicho país.

Trabajo social
Aunque es una mujer alejada de la vida política, habitualmente colabora con su hermano realizando trabajo social. Quienes la conocen aseguran que es una labor que la apasiona, a pesar de tener una postura mucho más conservadora que la de su hermano, siempre está disponible para participar en las actividades que él organiza.

 Tal vez, por no haber tenido hijos dedica gran parte de su tiempo a los niños de Curacautín, en especial a aquellos que no tienen familia, o a los de escasos recursos. En su labor social también colabora con las actividades que realizan las monjas de la zona.


Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
Derechos reservados COPESA