Centro de Documentaciˇn Mapuche Documentation Center
Santiago de Chile, 15 de Febrero del año 2002

Parte del protocolo de acuerdo propuesto a familias pehueches
Compensaciones por Central Ralco sumarán al menos US$ 20 millones
Este plan propuesto conjuntamente por el sector público y Endesa es voluntario, y no incluye el costo por las permutas de tierras, que son obligatorias.


Lorena Rubio 

Un nuevo paquete de medidas se presentó la semana pasada a las comunidades pehuenches que serán indirectamente afectadas por la construcción de la central hidroeléctrica Ralco que Endesa está construyendo en el Alto Bío Bío.

 El paquete expuesto por el gobernador de Bío Bío, Esteban Krause, contempla aportes de gobierno, pero en su mayor parte será absorbido por la eléctrica de capitales hispanos, que planea poner en funcionamiento esta unidad a fines del 2003. Trascendió que el nuevo petitorio indígena significaría un costo de $ 14 mil millones (unos US$ 20 millones).

 De acuerdo a lo informado por el diario El Sur, en el plan propuesto conjuntamente por el sector público y privado -y donde también participó la Corporación Nacional de Desarrollo Indígena (Conadi)- se incluye la contratación de trabajadores pehuenches en la faenas de la central. Asimismo, se contempla un aporte global de hasta $ 130 millones para financiar actividades productivas y otras iniciativas de tipo social. Las medidas, que son parte de un protocolo de acuerdo con las comunidades locales, serán puestas en marcha durante el primer semestre de este año.
 
 

Protestas
La presentación de las propuestas fue realizada en un encuentro sostenido a 20 kilómetros de la localidad de Ralco, a raíz de las protestas efectuadas por familias indígenas que reclamaban el protocolo suscrito en 1998 entre el gobierno y Endesa para beneficiar a 185 familias cuyos terrenos no serán inundados.

 Krause reconoció que en el petitorio de los pehuenches habían propuestas imposibles de cumplir. Indicó que habían peticiones "no atendibles" como los sueldos vitalicios para las mujeres y la tercera edad y electricidad gratis para todas las familias. "Es imposible acceder a peticiones de ese tipo porque ningún chileno las tiene, porque no se puede", afirmó la autoridad. Ayer, el gobernador de la provincia concurrió nuevamente a la zona para continuar las negociaciones.
 
 

Polémica
La construcción de la central Ralco ha generado polémica desde que fue anunciada y la viabilidad de este proyecto ha sido resuelto en gran parte en los tribunales de justicia. La central hidráulica involucra la inundación de cientos de hectáreas de terrenos, donde serán construidos los embalses que proveerán del agua necesaría para producir la energía, que en el caso de Ralco será de 570 megawatts (MW). Esto equivale a un 9% de la capacidad total de generación que posee actualemente el Sistema Interconectado Central (SIC), que va desde Taltal a Chiloé.

 La necesidad de contar con grandes extensiones de terreno motivó a la eléctrica a proponer un plan de reubicación para las comunidades locales, lo que implicó el establecimiento un sistema de permutas y compras, que aún no concluye. Un caso emblemático de esta negociación es el de las hermanas Berta y Nicolasa Quintremán, que aún no aceptan el traslado a otros terrenos y que podría convertirse en una verdadera piedra de tope para el desarrollo integral del proyecto.

 Mientras el plan de relocalización es obligatorio, según la Ley Indígena, el protocolo de acuerdo fue asumido voluntariamente por la empresa y las autoridades.


Este sitio es parte de la red Terra Networks Chile S.A.
Derechos reservados COPESA