Concepción, Chile, viernes 2 de enero de 2004

Trabajos voluntarios 2004

Cultura mapuche atrae a jóvenes


Primeros grupos de alumnos universitarios parten la próxima semana. Principales destinos son Los Alamos, Cañete, Pangue y Cobquecura.

¿Simple moda, lavado de conciencia o, verdaderamente, un servicio de utilidad?. Es una interrogante que suele surgir cuando, cada invierno y verano, miles de jóvenes del país dejan atrás un merecido descanso y optan por subirse a un bus rumbo a algún lugar del mapa que, muchas veces, les es desconocido.
      Se trata de los estudiantes universitarios, o jóvenes pertenecientes a otras agrupaciones, que participan año a año en los trabajos voluntarios, los que se realizan en Chile desde 1963 y que, con el paso del tiempo, incorporaron nuevos métodos de ayuda. Al aporte en la construcción de viviendas se unió la aseoría médica, legal y social ante la carencia de profesionales en zonas apartadas del país.
      En la Octava Región los trabajos parten la próxima semana y estarán marcados por el traslado de cientos de jóvenes hacia localidades donde se concentran comunidades mapuches. Los Alamos, Pangue, Huentelolén, fueron algunas zonas escogidas por los estudiantes.
      Respecto de ello, la asistente social y académica de la Universidad de Concepción, Carmen Neira Etcheberry, piensa que una de las razones por la que las universidades decidieran ayudar en estas zonas " podría ser que el tema indígena continúa en el tapete y generando ciertas modas". No obstante, insistió en que las intervenciones en estas comunidades no son nuevas y que, debido a lo fuerte de la cultura, requieren una preparación antes de iniciar los trabajos.
      "Se debe capacitar a los estudiantes para que entiendan sus costumbres, sus ritos, pues de los contrario puede ocurrir que muchas acciones de ayuda no logren su objetivo", comentó.
      Para la profesional este tipo de acciones específicas que en distintos períodos realizan los estudiantes, si bien constituye un aporte que se debe destacar, debieran incluirse en programas globales de intervención en las comunidades. "Para generar un cambio es necesario que exista una continuidad en la ayuda. Pero esto ya no es responsabilidad de los voluntarios sino de políticas de gobierno".

Calendario

Los alumnos de la Universidad Católica de la Santísima Concepción viajarán el 7 de este mes a Pangue y, desde el 17 al 24, al sector de Ranquilco, en la comuna de Los Alamos. En ambos lugares desarrollarán trabajos de evangelización y brindarán servicios profesionales y de reconstrucción de viviendas a la comunidad.
Similares tareas cumplirán los estudiantes de la Universidad del Desarrollo, desde el 3 al 12, en la localidad de Huentelolén, en Cañete. El director de Asuntos Estudiantiles de este plantel, Italo Tassara Partal, informó que en el lugar se construirán viviendas y se desarrollarán diversos trabajos comunitarios con adultos y niños.
En tanto, desde el 11 al 25, alrededor de 150 estudiantes de la Universidad de Concepción trabajarán en Cobquecura en las áreas de construcción, deporte, educación, salud, cultura y asesoría legal.
Por su parte, los alumnos de la Universidad San Sebastián participarán por primera vez en trabajos de verano con la comunidad del sector Las Tres Pascualas y con la Unión Comunal de Juntas de Vecinos, de Concepción. Según informó el director regional (s) de la Junta Nacional de Auxilio Escolar y Becas, Waldo Semler Pino, este organismo se encargará de distribuir raciones alimentarias para todos los jóvenes de aquellas agrupaciones cuyos proyectos resultaron aprobados.

Buen comportamiento

"El joven que no va a contribuir, es mejor que no vaya", comentó Carmen Neira, refiriéndose al comportamiento de los estudiantes que participan en estas actividades. Precisó que las comunidades, ya sea campesinas o indígenas, suelen evaluar la conducta de estos jóvenes y tienden a reaccionar negativa o positivamente ante ella, desde sus visiones de vida. "En estas comunidades la gente es muy formal y hay cosas que deben ser respetadas, por lo que el estudiante puede ser sancionado", dijo.
Hizo hincapié en que los jóvenes deben tener en cuenta que esta experiencia es muy importante para su proceso de formación profesional, por lo que debe aportar en forma positiva para desarrollar su sentido de responsabilidad, compromiso social, trabajo en equipo, apertura y tolerancia, dejando de lado cualquier otra motivación.
Una opinión semejante manifestó el alcalde de Los Alamos, Lautaro Melita Vinett, quien junto con agradecer a "la juventud sana" de la región por preocuparse de temas como la pobreza, hizo un llamado a los estudiantes a tener un buen comportamiento y a relacionarse con la comunidad en un clima de respeto y tolerancia. "Les pido que sean comprensivos con nuestra realidad y que se comporten de forma adecuada", puntualizó.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.