Martes 23 de septiembre de 2003

Ejecutivo de Compañía General de Electricidad

"Ralco no soluciona
todo en energía"

  • El subadministrador comercial de la empresa distribuidora, Manuel Crisóstomo, valoró la noticia de Ralco, pero insistió en que lo más urgente es mejorar el sistema de transmisión y despejar las incertidumbres en el ámbito de la regulación.

     Por Roberto Fernández Ruiz
     
      Con el acuerdo al que llegó Endesa y los pehuenches con el aval del gobierno la semana pasada, el camino para terminar la construcción de la central hidroeléctrica Ralco se allanó, con lo que debiera comenzar a operar el próximo año, sin embargo, eso no significa que los riesgos de desabastecimiento eléctrico en el país estén descartados.
      En opinión del subadministrador comercial de la Compañía General de Electricidad (CGE, una de las principales distribuidoras del país), Manuel Crisóstomo, la incertidumbre en el sector sobre temas relevantes como la fijación tarifaria, la ley corta que se tramita en el Parlamento y la unión de los sistemas interconectados Central y del Norte Grande, mantienen congeladas las inversiones en generación y transmisión, esta última área más urgente incluso que construir nuevas centrales.
     
      -¿Por qué es una buena noticia que Ralco se construya?
     
      -Es evidente. Ralco, con más de 500 megawatts, va a significar más o menos un impacto del 8 por ciento en la oferta del Sistema Interconectado Central (SIC). Hoy, en términos reales, la oferta y la demanda han estado igualadas, estaban teniendo tendencias de acercamiento que históricamente el país no había tenido. Siempre la oferta estaba muy por sobre, casi duplicaba a la demanda, sin embargo, esa brecha se había acercado notoriamente en los últimos cinco años, porque fundamentalmente no había en construcción centrales de importancia.
     
      -¿Entonces el problema está resuelto?
     
      -No. Las empresas distribuidoras y transmisoras ven con gran alivio que se haya destrabado mediante el acuerdo que logró el Gobierno el proceso de construcción de Ralco, porque va a ser un impacto real en el aspecto de la generación, sin embargo, los que participamos en el sector eléctrico sabemos que el problema no solamente es de generación, ya que también hoy hay verdaderos cuellos de botella en el sistema de transporte de la energía eléctrica desde los puntos de producción hasta los consumidores finales. Hay proyectos emblemáticos en el país, como es la línea troncal que va de Charrúa (provincia de Biobío) hacia Temuco, que tiene serios problemas de capacidad en época de demanda máxima.
     
      -¿Un proyecto que aún no se concreta?
     
      -Que aún no se concreta, porque la ley corta que prevé en uno de sus aspectos la regulación de los aspectos comerciales y técnicos del transporte no se ha materializado. Cuando no hay regulación clara, los actores involucrados y los llamados a invertir en este tipo de proyectos se reservan para ver cuáles van a ser las condiciones del juego.
     
     
     Desabastecimiento /////////////////------------SUBTIT
     
     
      -¿En los últimos años no se han concretado proyectos de generación?
     
      -Ha habido, pero proyectos menores. Mi opinión es que la brecha entre la oferta y la demanda es bastante menor y lamentablemente se nos viene a la memoria siempre la salida intempestiva de Nehuenco hace algunos años o las paralizaciones obligadas que deben tener las centrales térmicas para mantención, porque por diseño del fabricante deben cada cierto número de horas detener en forma obligada. En aquella época, dada la difícil situación que había se postegaron las mantenciones, lo que por cierto no es normal y representa algún grado de peligro, porque afecta la calidad y continuidad del suministro, pudiendo poner en riesgo al sistema interconectado completo. Sin embargo, tampoco es para alarmarse, a pesar de que el desabastecimiento es un riesgo y es un hecho que puede ocurrir en cualquier momento. Técnicamente no se puede descartar.
     
      -¿Se debe aumentar la brecha entonces?
     
      -Creo que el sistema todavía requiere de más inversión, principalmente en transmisión, a partir de esta noticia (Ralco). Es el paso que hay que dar para poder quedar un poco más tranquilos. Yo diría que lo de Ralco alivia en parte el problema del sector eléctrico, pero no lo resuelve completamente.
     
      -¿Qué otros proyectos se suman a Ralco?
     
      -Hay en la Comisión Nacional de Energía (CNE) un plan de obras, que se llama plan indicativo de obras, que establece para los próximos diez años cuáles son las centrales que deberían entrar en servicio. En este plan son considerados como futura oferta e inciden en la fijación de precios, la que va a regir del 2004 al 2008.
     
      -¿Se ha cumplido ese plan?
     
      -En lo concreto, en el proceso hay fallas. De modo que el cumplimiento del plan indicativo de obras es fundamental para que las proyecciones tarifarias que se hicieron de acuerdo a ese plan se puedan cumplir. Lo que se ha dado es que ese plan indicativo de obras ha tenido sucesivas modificaciones y no ha logrado concretarse.
     
      -¿Eso significa que va a afectar el precio?
     
      -Eso no lo puedo prever ahora. Yo no sé cómo va a afectar políticamente la decisión de inversión de los proyectos que vienen. Todavía hay temas pendientes en el ámbito de la transmisión. Un generador necesita saber claramente cómo va a evacuar su energía desde el punto de producción hasta los nudos. Si las reglas de transmisión no están claras, desgraciadamente no va a ocurrir este fenómeno de estar pendiente de la inversión en ese sector.
     
      -¿Afectó a los precios el que en estos años la oferta y la demanda se acercaran tanto?
     
      -Hubo un periodo de cuatro años en que el precio de nudo en términos reales descendió notablemente, del orden del treinta y tanto por ciento, en los nudos Concepción-San Vicente, pero a partir del año pasado, ya en la fijación de octubre hubo un alza, después una segunda alza por indexación, ahora en abril tuvimos una nueva alza y en octubre, lo que está pensando el mundo eléctrico es que debería haber una cierta estabilidad relativa, es decir, un punto más o un punto menos, pero va a haber una variación menor. Hay hechos favorables como el descenso del dólar, como el buen nivel que exhiben las cotas de agua en los embalses. Pero en el periodo anterior a estas breves alzas, hubo una desmotivación evidente en el mundo inversor en este negocio, porque venía un precio a la baja.


© 2003 Todos los derechos reservados para Diario El Sur S.A.