jueves 24 de julio de 2003
Relator de la ONU lo afirmó en el Alto Biobío
Ralco viola derechos humanos
El muro de la central Ralco, de 155 metros de altura está en su etapa final de construcción y para los pehuenches que se oponen al proyecto representa el símbolo de la violación a sus derechos. El relator de la ONU escuchó a los indígenas y emitió su opinión sobre el tema tras su visita de ayer al Alto Biobío.
  • Rodolfo Stevenhagen estuvo ayer junto a algunos pehuenches para conocer antecedentes en terreno, los que incorporará al informe que prepara sobre los derechos de los pueblos indígenas en el mundo, por encargo de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU.
      "En la medida que no se ha tomado en cuenta en la planeación, en el diseño y en la ejecución de la obra, desde el principio, las necesidades de la población afectada, Ralco es efectivamente una violación a los derechos humanos".
      Así lo afirmó ayer el relator de las Naciones Unidas para los derechos indígenas, Rodolfo Stevenhagen quien ayer visitó el Alto Biobío y se entrevistó con las cuatro familias pehuenches que se niegan a entregar sus tierras para la operación de la central.
      Rodolfo Stevenhagen explicó que la normativa internacional en materia de derechos humanos establece muy claramente que "siempre que haya el intento de hacer obras de esta magnitud que afectan el medioambiente y las condiciones de vida de la gente, debe consultar y contar con el acuerdo de las personas afectadas".
      En ese sentido añadió que existen familias que después de negociaciones y "presiones diversas" han aceptado, pero hay otras que no y esta situación tiene que verse desde la perspectiva de los derechos humanos.
      Puntualizó que el Estado chileno es responsable de esta situación, ya que es en su territorio donde se otorgaron las concesiones y se permitió la operación de la empresa.
      No obstante, destacó que el Estado ha sido un actor importante en las mesas de diálogo que han intentado encontrar una solución. Pero insistió que el Estado es responsable de las condiciones de vida de sus ciudadanos.
      El relator precisó que el sistema internacional de protección de derechos humanos no contempla sanciones de tipo jurídico o económico contra los estados. Pero si puede establecer criterios de tipo moral, "que todo país que ha aceptado las normas internaciones de derechos humanos debe cumplir".
      Rodolfo Stavenhagen elabora un informe sobre los derechos de los indígenas en el mundo para la Comisión de Derechos Humanos de la ONU, organismo que le encomendó este trabajo. El relator es antropólogo y tiene la ciudadanía mexicana, la que obtuvo tras llegar junto a su familia como refugiado de la Alemania Nazi en 1940. 

 


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.