martes 27 de mayo de 2003
Frente a la Octava Región
Sesenta barcos extranjeros persiguen jurel
  • Estos se suman a las 14 naves rusas y chinas que pescan fuera de las 200 millas marinas.
  • Tripulantes de industria pesquera local plantean necesidad de crear una flota de alta mar que pueda competir con las que actúan frente a nuestras costas.
      Cambios en las actuales normas que rigen la pesca en nuestras costas plantearon integrantes del sindicato de tripulantes de la industria pesquera regional. Estas sancionan drásticamente a la actividad local pero no pueden aplicarse a las naves extranjeras que actúan fuera de las 200 millas, las que se llevan, por ejemplo, el jurel joven de talla pequeña, mientras nuestra legislación las protege.
      El tema cobró actualidad por la presencia de 14 barcos chinos y rusos en aguas internacionales frente a Concepción y antecedentes de que otra flota de 60 barcos de países lejanos se acerca para seguir explotando el jurel y otros recursos marinos.
      Los tripulantes piensan que en la región debemos tener una flota de ultramar que pueda competir con las extranjeras en igualdad de condiciones y que los jureles que capturamos en alta mar no se incluyan en las cuotas locales.
      En la Dirección del Territorio Marítimo se confirmó ayer que 60 naves pesqueras de países de flota distante navegan hacia aguas del Pacífico y, se presume, capturarán jurel. Los antecedentes fueron proporcionados por los trabajadores embarcados de la zona.
      El presidente del Sindicato de Tripulantes, Arturo Arteaga, dijo que los barcos fueron detectados por satélite. El tema ya había sido abordado por la presidenta de los trabajadores de Plantas Pesqueras, Teresa Lizana, quien recordó que "hace tiempo advertimos que había barcos chinos operando frente a las costas de la Octava Región y que existía una flota internacional cuyas naves se hallaban en carena y saldrían a capturar allí donde hubiera peces". Los mares del Pacífico, en América son los menos depredados del mundo, aún, agregó.
      Los tripulantes reaccionaron a la información respecto de la ratificación del Acuerdo de Las Galápagos, indicando que no están seguros que una tesis que sustentan cuatro países -Perú, Chile, Ecuador, Colombia- se pueda hacer cumplir en la alta mar, por falta de fuerza, de medios y trabas derivadas de compromisos emanados de tratados comerciales.
      Por el contrario, estiman que "lo único que nos quedará por hacer es competir con ellos (barcos de países de pesca distante) y para eso tendríamos que implementar una flota de ultramar para operar como lo están haciendo las naves extranjeras". En la actualidad, agregaron "los marinos de barcos pesqueros estamos dolidos con las autoridades porque dentro de las 200 millas nos encontramos con hartas restricciones para capturar y afuera están operando fuertemente sobre la fracción juvenil del mismo recurso que acá cuidamos".

 


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.