domingo 15 de septiembre de 2002 
Frente a la campaña que ecologistas 

Gobierno anunció su apoyo a madereros 

  • Ministro de Agricultura Jaime Campos señala que son injustos los ataques de grupos ecologistas de EE.UU. contra exportadores chilenos.
     
       La Corporación Chilena de la Madera (Corma) y el director de Relaciones Económicas de la Cancillería, Osvaldo Rosales, se reunirán el 23 de este mes, para analizar la forma cómo se hará frente a la campaña que ecologistas iniciaron en Estados Unidos contra la madera chilena. Corma no descarta comenzar acciones legales para detener la ofensiva.
      El viernes, la organización Forestethics publicó un inserto a página entera en el New York Times, en el que se llama a no consumir los productos chilenos porque las compañías productoras estarían devastando el bosque nativo. "Muchos de estos bosques (siempre verde de Chile) están siendo destruidos y replantados con legiones de plantaciones exóticas para producir productos forestales baratos para los hogares americanos", señala el inserto.
      En lo que puede considerarse un espaldarazo a la Corma, el ministro de Agricultura, Jaime Campos, dijo que informaciones de este tipo "son lamentables porque no tienen ningún fundamento". Según el secretario de Estado, "la explotación de recursos forestales se está haciendo bien y me parece sorprendente que la acusación se produzca cuando los sectores ambientalistas, el gobierno, la Corma y los pequeños y medianos productores ya llegaron a un acuerdo en torno a la ley del bosque nativo". A la vez, descartó que esto pueda perjudicar las negociaciones de un tratado de libre comercio con EE.UU., debido a que en la campaña están involucrados intereses de particulares y no de los gobiernos respectivos.
      Según la Corma, Forestethics estaría detrás del patrocinio del sello de certificación FSC (Forest Stewardship Council) por el cual las empresas forestales que se adhieran a él deben pagar.
      "Esas personas sólo quieren que se certifique con el sello que ellos apoyan. La certificación forestal es voluntaria. Son sellos que voluntariamente las empresas toman y se hacen auditar por terceras partes, auditores internacionales de prestigio que certifican que la existencia del sello se cumpla", explicó Fernando Raga, vicepresidente de Corma.
      El gremio empresarial asegura que el 60% de las plantaciones en Chile (1.200.000 hectáreas) está bajo la certificación ISO 14.001, el que da "amplias garantías en materia medioambiental".
      La inserción publicada en el New York Times indica que cualquiera puede ayudar en esta causa al comprar sólo molduras, tableros, ventanas, puertas y otros productos de pino de Chile que estén certificados como sustentables por el Forest Steardship Council (FSC). "Asegúrese que las compañías compren sólo productos forestales certificados FSC desde los abastecedores chilenos, y por favor únase a Forestethic y a una docena de otras organizaciones en Chile, Canadá y en Estados Unidos, para pedirle a las compañías de Estados Unidos que paren de comprar productos que destruyen los bosques en peligro". indica. 
 


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.