domingo 4 de agosto de 2002
Entrevista a José Ignacio Letamendi
Para Corma los "Defensores 
del bosque" mienten
  • Rechazan compaña de ecologistas chilenos y de Estados Unidos contra los productos forestales chilenos.
  • Empresarios dicen no estar en contra de las normas ni de la certificación. Están elaborando la norma Certfor.
  • Reconocen que unas 270 mil hectáreas de plantaciones forestales sustituyeron bosque nativo. Hoy eso está prohibido.
      Los ánimos volvieron a encresparse. Se rompió la "mesa forestal". La ya larguísima discusión del proyecto de ley del bosque nativo se empantanó de nuevo.
      ¿Qué pasó?
      La Corporación Chilena de la Madera (Corma), que agrupa a los empresarios forestales, denunció ante el gobierno del Presidente Lagos que grupos ecologistas chilenos (Defensores del Bosque, Fundación Terram, Greenpeace, Codeff, Instituto de Ecología Política, entre otros) están realizando un "boicot" contra los productos forestales chilenos en el mercado norteamericano, lo que podría afectar exportaciones por más de 2 mil millones de dólares al año. 
      Los acusados respondieron que no existe tal boicot y que lo que están diciendo, simplemente, es que los productos forestales chilenos que se exporten tengan el timbre de la certificadora internacional Forest Stewardchips Council (FSC, Consejo de Manejo Forestal), que, en su opinión, garantizaría que tales productos no provienen de plantaciones forestales que sustituyen bosque nativo, bien último que tratan de preservar. 
      Los Defensores del Bosque iniciarán una campaña en Estados Unidos y en Chile donde entre otros rostros destacados aparecerá la escritora Isabel Allende.
      Algunos miembros de Corma, como Millalemu, Biobío, Monteáguila, Berango, Río Cruces, Sosur, Savia y otros, están exportando con certificación de FSC, cuyo lanzamiento oficial se hizo el miércoles pasado en la sede de la Sociedad de Fomento Fabril. 
      Otras empresas, como Arauco, CMPC y Mininco -que concentran el 60% de las ventas forestales al exterior- no tienen este sello y, en un esfuerzo conjunto de la Fundación Chile, Corma y el gobierno (este aportó unos 200 millones de pesos) están creando su propio sello de certificación, el Certfor, que se espera sea acogido por el Instituto Nacional de Normalización y entre a operar oficialmente en los próximos meses.
      Corma reconoce que en casi 50 años de plantaciones forestales estas se han hecho en un 15% sustituyendo bosque nativo. 
      Según sus propios datos, Chile tiene hoy 2,1 millones de hectáreas bajo plantaciones (pino radiata, eucaliptus, álamos, etc) y que hay aún un millón de hectáreas degradadas suceptibles de ser plantadas en los próximos años, especialmente en la Octava Región.

     Presidente de Corma

      Frente a este este tema y donde hay tantos millones de dólares en juego, aparte de la imagen-país, EL SUR conversó con el presidente de Corma, José Ignacio Letamendi.

      -¿Por qué se se ha producido todo este problema?

      -Este no es un problema de certificación. El problema, que es grave, es que estamos siendo objeto de ataques de algunos grupos ecologistas chilenos y norteamericanos que llevan aguas hacia un sello determinado, el FSC. 
      No tenemos problemas con certificar, ni con el sello FSC, varios de nuestros socios lo usan, lo que nos parece legítimo. Lo que no nos parece bien es que un organismo ecologista de Estados Unidos, el "Forest Ethics", que funciona de común acuerdo en Chile con Defensores del Bosque, Fundación Terram y Greenpeace-Chile, diga a los compradores de maderas chilenas en Estados Unidos, ¡ojo!, no compre esos productos porque corre el riesgo de ser acusado de cómplice de la destrucción del bosque nativo, porque en Chile, de donde provienen estas maderas han sido hechas destruyendo el bosque nativo. Y agregan que sólo pueden comprar aquellas que estén certificadas por la FSC.

      -¿Se supone que FSC comprobaría que esas maderas se produjeron con plantaciones que no sustituyeron bosque nativo?

      -Claro. Esta no es una mentira grosera, flagrante, pero es mentira. Es una mentirosa deformación de la realidad.

      -¿Dónde está la mentira?

      -Malú Sierra de Defensores del Bosque nativo dice que Corma tiene un plan a 10 años para duplicar la superficie plantada forestal. Si fuera así, significaría que plantaríamos otras 2,1 millones de hectáreas, sustituyendo, según ella, esa misma cantidad de bosque nativo. En 40 años hemos plantado 2,l millones de hectareas, cómo vamos a plantar esa misma superficie en sólo 8 años. Ella dice que ¿tendremos que ver desaparecer todo el bosque valdiviano y ver Valdivia rodeada de pinos y eucaliptus?. Eso es mentiroso y mal intencionado. Corma, de acuerdo con el gobierno, en miras al Bicentenario de nuestra independencia nacional, tiene claro que Chile, con la superficie que ya tiene plantada, si se cumplen los proyectos de inversión industrial, podría duplicar las exportaciones forestales de aquí al 2010. Y hemos dicho que, al menos en la Octava Región, hay un millón de hectáreas suceptibles de ser reforestadas. Este cuento de los Defensores del Bosque, muy bien organizado, emotivo, es una mentira contra Chile.

      -¿Ha habido reemplado de bosque nativo por plantaciones?

      -Sí, de los 2,2 millones de hectáreas plantadas no más de 270 mil hectáreas han sustituido bosque nativo. ¡En 50 años de historia forestal no alcanza al 15% el reemplazo de bosque nativo por plantaciones¡. Además, no se usa madera de bosque nativo para exportar. El 95% de los productos forestales chilenos exportados son de plantaciones.


 


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.