sábado 4 de mayo de 2002
 
 
Generará desde diciembre de 2003
Ralco estará terminado en 17 meses
  • En este periodo, Endesa deberá ponerse de acuerdo con las siete familias pehuenches que aún se niegan a permutar sus tierras.
  • La obra tiene un avance del 58%, con una inversión de US$270 millones.
En el sector de Palmucho se levanta el muro de la presa de Ralco que tendrá una altura de 155 metros desde el lecho del río. Su base tiene un largo de 120 metros y en la parte más alta tendrá sólo 8 metros. Este muro deberá estar terminado en septiembre de 2003.

    Sólo 17 meses quedan para que Endesa logre pleno acuerdo con las siete familias pehuenches cuyos terrenos serán inundados por el embalse de la central Ralco, que estará en condiciones de comenzar a llenarse en septiembre de 2003.
      Así se desprende del estado de avance de las obras que entregó ayer el director del proyecto, Julio Montero, quien señaló que la construcción de la presa del embalse tiene un avance del 10% y estará terminada ese mes de 2003, para comenzar a generar electricidad en forma parcial en diciembre del mismo año.
      El proyecto completo tiene un avance del 58%, lo que representa una inversión de 270 millones de dólares de los US$570 millones que cuesta la obra, y operará a plena capacidad en junio de 2004.
      Originalmente, cuando se comenzó a ejecutar el proyecto Ralco, en el año 1998, la entrada en operaciones estaba pervista para junio de 2002. Sin embargo, cuatro paralizaciones postergaron esta fecha.
      La primera se produjo en septiembre de 1998, cuando a solicitud del gobierno, Endesa detuvo los trabajos para crear un clima favorable que permitiera llegar a acuerdo con las comunidades pehuenches que se resistían a las obras.
      Luego, en marzo de 1999 un falló judicial de un tribunal de Santiago ordenó la paralización, ya que acogió favorablemente un recurso que pedía la anulación de la autorización ambiental del proyecto. Un mes después esta resolución fue cambiada por la Corte de Apelaciones de la capital.
      Más tarde, en febrero del 2000, la empresa detuvo las obras por un mes, hasta no contar con la concesión eléctrica que asegurará la viabilidad de la central para generar energía. 
      Por último, en mayo del año pasado, la fuerte crecida del río Biobío provocó el derrumbe del muro provisorio para desviar el curso fluvial y levantar la presa definitiva.
      Actualmente, los frentes de trabajo se concentran en tres sectores, el muro de la presa, el túnel de aducción y la caverna de máquinas. El primero tiene, a la fecha, una altura de 25 metros desde el lecho del río. La altura total será de 155 metros, lo que permitirá embalsar 1.222 millones de metros cúbicos de agua, inundado 3 mil 467 hectáreas.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.