martes 19 de marzo de 2002


 


Atentado en Ralco
Encapuchados vuelven a atacar en el Alto Biobío

Un hecho que ya se está haciendo reiterativo en la zona de Alto Biobío se produjo en la noche del domingo, pasada las 22 horas, cuando individuos encapuchados y provistos de armas de fuego provocaron un nuevo atentado incendiario en las inmediaciones de la Central Ralco.

La acción, la cuarta en seis meses, es idéntica a la registrada en dos ataques anteriores, los que se producen al amparo de la oscuridad de la noche, como una forma de impedir que camiones de las empresas subcontratistas de Endesa, trasladen material hacia las faenas del megaproyecto que se emplaza en el camino que une Ralco con Guayalí.

En esta ocasión, fueron cinco individuos con sus rostros cubiertos y provistos de una escopeta, los que interceptaron al conductor de un camión, Marcos Antonio Cofré Erices, de 34 años, perteneciente a la empresa consorcio Fe Grande-Protec, a quien, mediante disparos al aire, obligaron a abandonar el vehículo de carga, el que procedieron a incendiarlo utilizando bombas molotov para ello, resultando totalmente dañado por el fuego.

Previamente, los sujetos habían bloqueado la vía con troncos y rocas para concretar la detención del camión en el kilómetro 45 del camino público.

Extraños en la zona

El gobernador de Biobío, Esteban Krause, sostuvo que esta acción dificulta el diálogo y complica la posibilidad de avanzar en la solución de otros temas ''y no me cabe duda que hay gente de otros sectores que están participando en acciones violentas''.

Añadió que, en el tiempo que lleva trabajando con las comunidades pehuenches, ha llegado a la conclusión que no son violentos y por lo tanto insistió en la presencia de grupos extraños.

Por otra parte, trascendió que el fin de semana fue visto en la zona del Alto Biobío el líder de la agrupación radicalizada de la Novena Región, ''Comunidades en Conflicto de Collipulli'', Víctor Ancalaf, quien hace unos días reconoció públicamente su apoyo a la causa pehuenche.

El grupo que lidera Ancalaf se formó luego de una ruptura con la organización ''Arauco-Malleco'', que mantiene disputas con las empresas forestales de esa zona.
 
 

Carabineros tiene datos de autores de atentados

Los servicios especializados de Carabineros tienen "algunas señales" sobre los involucrados en los ataques incendiarios que han afectado a las empresas subcontratistas de Endesa que trabajan en la construcción de la central Ralco en el Alto Biobío.

Así lo informó ayer el jefe de la Octava Zona de Carabineros, general Sergio Alcaíno, quien indicó que estos antecedentes no se harán públicos mientras no existan los medios de prueba que permitan identificar a los responsables de estos ilícitos y entregarlos a los tribunales de justicia que corresponda.

Indicó que todos los recursos legales que se interpongan para proteger a las personas que desarrollan un trabajo son legítimos y para Carabineros implican un respaldo para actuar como lo dispone el sistema jurídico.

En cuanto a la cantidad de contingente que permanece en el Alto Biobío, sostuvo que existe el personal suficiente y adecuado a las condiciones analizadas previamente por la institución.

Respecto a la crítica que ha hecho el diputado Alejandro Navarro por el uso indebido y excesivo de la fuerza por parte de la policía uniformada, el general Alcaíno sostuvo que Carabineros desarrolla su labor "profesionalmente con el uso gradual de sus elementos que tiene para defender el orden público".

Añadió que los comuneros pehuenches están buscando soluciones a sus problemas y existe un diálogo con el gobierno que se ha comprometido a llevar a cabo varias obras. Sin embargo, puntualizó, que al interior de estos grupos "existen infiltrados que están provocando este tipo de acciones violentas".


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.