martes 26 de febrero de 2002

Brigadistas ruegan por lluvia
Incendios en la región ya han destruido 26 mil hectáreas

Un total de 26 mil hectáreas se han quemado hasta la fecha en lo que va de la temporada de incendios en la región. De este gran total, más de 20 mil se han siniestrado en las últimas semanas si se toman en cuenta los incendios que han afectado a Alto Biobío.

Lo más negativo del hecho es que el fuego está atacando por ambos extremos de la Octava Región, por un lado destaca el desastre ecológico que afecta a Alto Biobío, donde el viento ha hecho perder el trabajo de líneas de fuego realizado por brigadistas de Conaf, colocando en serio riesgo la vida de los combatientes, que por momentos se vieron rodeados por el fuego, debido al vuelo de cenizas o pavesas.

El foco más importante es el de Vilucura, donde el fuego ya ha acabado con más de 3 mil hectáreas de coigües y araucarias, lo que ha provocado que el siniestro baje hasta las orillas del río Biobío, ubicándose a sólo metros de las oficinas de ingeniería de Endesa. Desastre que se suma al foco de Quepuca Ralco, que aún continúa activo y que ya ha consumido 714 hectáreas de bosque nativo.

En la zona trabajan 5 brigadas de Conaf, 3 helicópteros y 120 efectivos militares. Además de personal técnico y obreros de Endesa, que luchan por impedir que el fuego se aproxime a otros campamentos.

El otro extremo de la emergencia forestal se ubica a unos 200 kilómetros al sur de Concepción. En la comuna de Tirúa, donde el fuego se ha desarrollado en dos frentes, uno ubicado a unos 10 kilómetros al sur del pueblo y otro que consume bosque nativo en los predios más cercanos a la cordillera.

Aquí la situación es mucho más preocupante por la cercanía de viviendas y escuelas que se han visto amenazadas por el incendio. Fuego que ya ha consumido más de 6 mil 400 hectáreas de matorrales, pastizales y plantaciones de pino, dejando a 81 familias mapuches sin forraje para sus animales.

''La idea es ir alternando el trabajo de las brigadas en los dos focos de incendio de Tirúa, como hay muchas casas, nos estamos movilizando de un punto a otro'', señaló Luis Valenzuela, jefe del manejo del fuego de Conaf.

El último informe metereológico indicaba lluvias en las próximas horas, lo que podría facilitar el trabajo de las brigadas de Conaf y efectivos del Ejército en el combate del fuego. Aunque complicaría el trabajo de los helicópteros para el traslado de los brigadistas. Hasta ahora hay un fuerte déficit de agua caída en la región y varias comunas registraban hasta ayer cero milímetros en lo que va del año.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.