jviernes 15 de febrero de 2002

Afirmó Nicolasa Quintremán :
''No vamos a autorizar construcción de Ralco''
''Nosotras no queremos la represa, que se vayan de donde vienen y nos dejen en paz'', así lo señaló Nicolasa Quintreman, quien junto a su hermana Berta, se han convertido en las dos líderes pehuenches que siguen resistiendo la construcción de la represa Ralco en el Alto Biobío.

Así también, Nicolasa fue enfática en señalar que las hermanas Quintremán ''no van a autorizar la construcción de la represa Ralco''. Para Endesa es indispensable contar con la permuta de las tierras para terminar las obras.

Según la Ley Indígena, la multinacional tiene que contar con el acuerdo de todas las familias pehuenches que se van a ver afectadas por la construcción de la central Ralco.

''No le vamos a dar autorización para que construyan, algunos son débiles y chicos, nosotras con la hermana estamos luchando firme y los demás no dicen firme igual que nosotros'', concluyó Nicolasa Quintremán, haciendo alusión a otros pehuenches que si han vendido tierras a Endesa.

Hay que destacar que a fines del año pasado, se firmó un documento en una notaría de Santa Bárbara, en donde las hermanas recibirían 200 millones de pesos por la aceptación de la permuta por la fracción de sus tierras que se verán afectadas por la cota del lago que formará la presa Ralco.

En ese documento también se estableció que las Quintremán recibirían 10 millones de pesos como adelanto, pagando la diferencia una vez que se firme definitivamente la permuta. Con respecto a este tema, Nicolasa Quintremán dijo que ''ellos no me han comprado la tierra, Endesa se está llevando la tierra con mal llevar'', agregando que ''me llegó plata, pero eso es una indemnización por las molestias que Endesa causó'', aclarando que se le murieron hartos animales y el hecho que ella ya no puede dejar la casa sola cuando sale, debido a que teme que alguien que no es de Alto Biobío entre a su hogar.

Montada en su caballo y rumbo a su casa, también aseguró que no importa el dinero que le paguen, ''a Endesa no le va a alcanzar la plata para permutar, porque aquí no tiene precio la tierra''.

Sin embargo, la ''ñaña'', como le llaman los ecologistas que la rodean, como también los turistas de su camping en Alto Biobío, manifestó que sí le habría llegado dinero a ella y a su hermana, plata que sólo es un pago por los abusos cometidos, ''Yo recibí 10 millones de pesos y 10 millones mi hermana, pero esto es sólo un pago por los abusos de Endesa'', sostuvo finalmente.

Consultada Endesa ante las declaraciones de Nicolasa Quintremán, sostuvo que ninguno de los altos ejecutivos de la empresa se referirá al tema.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.