17 de enero de 2003
 

Domingo Marileo, secretario general de Admapu:

"La nuestra no es una lucha ciega"

La comunidad de Tricauco, a 8 kilómetros de Ercilla, saltó a la palestra a propósito del acuerdo suscrito en diciembre entre sus dirigentes y la forestal Mininco. El hecho no pasó inadvertido en medio del clima de conflictividad generado por las operaciones que esta empresa realiza en pleno territorio mapuche, cuyas comunidades reclaman su propiedad ancestral sobre estas mismas tierras.
En la comunidad de Tricauco el conflicto está centrado en la propiedad de 1.014 hectáreas, que durante el gobierno de la Unidad Popular ellos administraron a través del Asentamiento Huechaimapu, cuando la reforma agraria entregó las tierras a los campesinos. Luego del golpe de Estado de 1973, el proceso de contrarreforma derivó en la disolución del asentamiento y la restitución de esas tierras a la antigua dueña, quien más tarde las vendió a la forestal Mininco, empresa que ha llegado a controlar mayor territorio que los pueblos originarios de la zona. 
Conversamos con Domingo Marileo, secretario general de Admapu y presidente de la comunidad de Tricauco, de la que es dirigente desde 1979. "Hemos asumido una lucha confrontacional con el modelo económico y sobre todo con la forestal para hacer respetar nuestra opinión y nuestros derechos", comenta, y agrega la necesidad de "ofrecer salidas al conflicto, porque nadie lucha simplemente por luchar". 

- En la prensa se publicó una versión del acuerdo que no deja claro hasta qué punto los mapuches ganaron o encontraron una "salida" favorable para ellos. 
"Depende de los intereses políticos que están detrás para catalogar lo que ahí se alcanzó. Lo cierto es que hay cinco hermanos baleados por las fuerzas policiales a mediados de año, cuando nosotros impedimos a la forestal Mininco que siguiera plantando en la comunidad, y cuando hoy quiere cosechar el predio que se mantiene en un conflicto histórico nosotros le dijimos a la forestal que no íbamos a aceptar un raleo sin que antes hubiera un acuerdo con la comunidad. Nosotros luchamos por algo, no lo hacemos en el vacío ni tenemos interés de crear conflicto por el conflicto. No nos interesa una lucha ciega, sino que queremos mostrarle algo a la gente. Ninguna comunidad lucha por luchar o por aparecer en los medios de comunicación.
Nosotros luchamos por recuperar las 1.014 hectáreas de tierra que nos corresponden según los títulos de merced. Estamos luchando por el derecho histórico de alcanzar el territorio y la autonomía mapuche. La forestal tiene que pasar por el medio de la comunidad para poder sacar la materia prima de esas tierras".

- Ustedes lograron una indemnización a la forestal: ¿cuál fue la clave?
"Eso se alcanzó porque vieron a una comunidad seria, responsable con su lucha, donde participaba la comunidad en su conjunto y no sólo un grupo de choque". Mininco tuvo que ceder, porque allí participaban desde el más niño hasta el más adulto, desde los jóvenes hasta el Lonco y nuestra Machi. A los carabineros les respondimos que no queríamos conversar con ellos, porque significaba una presión para la gente. Nosotros vamos a conversar con la forestal, con el intendente, con el gobernador, les dijimos. 
El 19 de septiembre llegamos a un primer acuerdo, donde la forestal reconocía que cuando ocupó el campo la comunidad había plantado 50 hectáreas. Nosotros les habíamos dicho que mientras no indemnizaran no podrían pasar, y que por las condiciones en que estaba el bosque, se considerara 80 hectáreas. Finalmente quedamos en 75, y ésas son las que vamos a comenzar a ralear este miércoles.
Además, le dijimos a la forestal Mininco que éste no podía ser un acuerdo a escondidas, sino de cara al pueblo, y planteamos que se firmara en la Intendencia Regional, para garantizar que el acuerdo no sea desconocido. Ese acuerdo se firmó el 27 de diciembre".

- En días pasados ustedes vinieron a la Corte Suprema.
"Vinimos al alegato por un recurso de amparo presentado en Temuco contra la detención arbitraria de la hermana Mireya Figueroa, secretaria de la comunidad, que está presa porque pretenden acusarla en cargos contra la coordinadora Arauco Malleco, pese a que nunca ha pertenecido a esa organización. Ella inició las conversaciones, pero ahora está acusada de conductas terroristas, lo que rechazamos categóricamente. No compartimos la forma en que se han llevado los juicios contra los mapuches detenidos. Son arrestos arbitrarios que carecen de fundamentos. Ella lleva casi un mes en el centro de detención femenino de Temuco.
No prosperó la presentación porque aquí está confabulado el gobierno con la forestal y con la Fiscalía, que es quien acusa. Lo que está sucediendo en el sur es debido a que el gobierno no ha respondido a las demandas del pueblo mapuche. Si respondiera, no tendríamos grupos sublevados ni confrontaciones, y estaríamos disfrutando nuestra autonomía. Esta situación no es responsabilidad de los mapuches, ni de los hermanos que hoy están presos, sino del modelo económico que nos quieren imponer a toda costa".

- En suma, ¿el acuerdo es bueno y muestra un camino?
"Esto se dio porque la forestal se dio cuenta de que estaba frente a una comunidad que no está dispuesta a dejarse avasallar, que íbamos a seguir luchando hasta cumplir nuestro objetivo. En caso contrario, no habríamos llegado a ningún acuerdo.
Es también una forma de buscar salida a las demandas del pueblo mapuche, porque cualquier hermano que esté luchando y no encuentre nada, a la larga se cansa. Pero ahora hemos logrado un triunfo por nuestros propios medios. Ahora tenemos 75 hectáreas de bosques, se va a mejorar el camino, van a sacar las fuerzas policiales, va a haber otros aportes para la educación y la recuperación de los tanques de regadío. Creo que no ha sido un mal acuerdo para la comunidad".


Nueva ocupación en Ercilla 

En comunicado público, la Coordinadora Mapuche Arauco Malleco (CAM) informó de una nueva recuperación de tierras efectuada el 13 de enero en un fundo perteneciente a la Forestal Bosques Arauco, del holding Angelini.
El mensaje señala que: 
"A partir de las 06:00 horas del lunes 13 de enero de 2003, la comunidad mapuche José Millacheo Levío del sector Chequenco de la comuna de Ercilla, con apoyo de comunidades vecinas en conflicto y la Coordinadora Mapuche Arauco Malleco, hemos hecho ocupación del Fundo Nupangue, actualmente con plantaciones de la Empresa Forestal Bosques Arauco S. A. Esta ocupación se desarrolla con actividades productivas al interior del fundo y se hará por tiempo indefinido. 
El Fundo Nupangue es parte de la histórica demanda que nuestra comunidad tiene de los Fundos Chiguayhue, Poluco-Pidenco y Nupague, que hemos reivindicado con mayor fuerza desde que iniciamos el proceso de recuperación de tierras el año 2000. 
Esta acción expresa nuestro rechazo a la usurpación de tierras ancestrales mapuche que han realizado particulares como el empresariado transnacional, en especial inversionistas forestales. 
Asimismo, manifestamos nuestro reclamo por la fuerte represión que organismos policiales mantienen en la zona, con permanentes controles en los caminos, sobrevuelos de avionetas policiales y forestales, con el fin de crear un clima de terror y amedrentamiento en nuestras comunidades. 
Denunciamos y rechazamos una vez más las injustas detenciones de comuneros mapuche que hasta la fecha mantiene el Estado chileno en las cárceles de Angol, Victoria y Temuco, y exigimos su inmediata libertad. 
¡Por la recuperación de nuestras tierras ancestrales!
¡Fuera las forestales del territorio mapuche!
¡Libertad a los presos políticos mapuche!
¡weuwaiñ!"
Comunidad Mapuche José Millacheo Levío, Chequenco, Ercilla
Coordinadora Mapuche de Comunidades en Conflicto Arauco Malleco.


http://www.elsiglo.cl
Email: elsiglo@ctcreuna.cl