Proyecto de Documentación Ñuke Mapu
URL:http://www.soc.uu.se/mapuche
 
 
 
Domingo 7 de Febrero de 1999© Copyright El Mercurio S.A.P., Prohibida su reproducción 

'Admite Ministerio:

Se Complica Destino del Parque Lauca

Catastro demuestra que sólo el 20 % es del Estado. El resto pertenece a comunidades aimaras.

ARICA (Mauricio Silva).- Un nuevo escenario en el conflicto que genera la próxima redefinición de los límites del Parque Nacional Lauca surgió al conocerse los resultados de un catastro hecho por el Ministerio de Bienes Nacionales en cumplimiento de la Ley Indígena, según los cuales sólo el 20 % de su superficie corresponde a terrenos fiscales y el 80 % restante pertenece a comunidades aimaras.

El catastro fue desarrollado por consultoras privadas a partir de 1996 en los altiplanos de las regiones I y II con el propósito de regularizar los títulos de dominio en el marco de las obligaciones que a los organismos del Estado impone la Ley Indígena.

Según la seremi de Bienes Nacionales de la I Región, Rosa Ruiz, los nuevos antecedentes obligarán a que las 70 familias aimaras propietarias de estos predios sean escuchadas en la actual discusión sobre la redefinición de las áreas silvestres protegidas en la provincia de Parinacota.

Tal medida está contemplada en la segunda fase del Plan Arica como un medio para facilitar la actividad minera y será resuelta una vez que finalice un estudio encargado a la Universidad de Chile.

Otra consecuencia previsible es que las comunidades propietarias podrán reclamar el derecho a cogestionar junto a la Corporación Nacional Forestal las reservas naturales, de manera de beneficiarse de los ingresos económicos del ecoturismo, actividad que ya está siendo desarrollada de manera experimental por la entidad según explicó su director regional, Benjamín Cornejo.

Para elaborar el catastro las entidades consultoras analizaron antiguos documentos que los actuales habitantes aimarás guardaban como herencia de sus antepasados, pero que nunca habían actualizado o regularizado.

Ello había dado origen a numerosos conflictos por deslindes entre las propias comunidades y a que el Ministerio de Agricultura creara en 1970 el Parque Nacional Lauca sin el consentimiento de los titulares de las propiedades privadas que comprendía sus límites, como exige la ley.

PARQUE ES RESERVA MUNDIAL DE LA BIOSFERA

Otra de las fuentes importantes a la que el catastro exigió recurrir fue el Archivo Nacional en Santiago e incluso los Conservadores de Bienes Raíces de Tacna y Arequipa (Perú), ya que algunos de los documentos databan de una antigüedad mayor a la incorporación de la actual región de Tarapacá al territorio chileno.

El Parque Nacional Lauca comprende 137.283 hectáreas que se extienden en las altas planicies y desde 1983 está sujeta a un régimen internacional de protección al ser declarada Reserva Mundial de la Biósfera.

Junto con la Reserva Nacional Las Vicuñas y el Monumento Natural Salar del Surire, cubre el 44 % de la superficie (358 mil hás) de la provincia de Parinacota, de las cuales 135 mil hás presentan zonas de interés minero relacionadas con oro y plata.

Asimismo, se estima que la zona da continuidad a la extensa franja cuprífera que se extiende desde el sur del Perú a la zona central de Chile y que explica la gran minería de Iquique, Antofagasta hasta Rancagua.

Por esta razón, varias empresas transnacionales y parte de la comunidad ariqueña exigen la desafectación para que se posibilite la actividad minera, por lo que una entidad consultora realiza estudios para determinar las áreas que podrían desafectarse sin alterar los equilibrios ecológicos que se desean preservar.

En tales casos, se estima que las comunidades indígenas dueñas de los predios bajo los cuales existan yacimientos mineros podrían cobrar fuertes indemnizaciones por su enajenación.

TEMEN INICIO DE CONFLICTOS JUDICIALES

El jefe provincial de Bienes Nacionales, Waldo Sankán, aseveró que ya se ha realizado un plan piloto de saneamiento de títulos de dominio que ha permitido que 7 comunidades (40 familias) regularicen sus propiedas ubicadas, en este caso, fuera del parque nacional. Está previsto que este programa concluya el año 2003.

Sankán reconoció que podrían originarse conflictos judiciales en el caso que los propietarios no desearan coadministrar sus predios privados con Conaf.

Por su parte, el director regional de la repartición, Benjamín Cornejo, dijo que las coordinación con las comunidades altiplánicas responde a una política autónoma de la entidad, independientemente de la propiedad privada de los terrenos.

Contra lo afirmado por Sankán, aseveró que no han recibido los resultados de ese catastro y esperarán lo que resuelva el estudio encargado por el Gobierno.

Señaló que el problema de la propiedad de la tierra quedó al descubierto cuando Conaf intentó impulsar en 1997 un plan para licitar actividades de ecoturismo a empresas privadas.

INFORMACION IMPRECISA

Hasta este catastro, los únicos antecedentes disponibles provenían de otro que en carácter piloto realizó en 1978 el Ministerio de Tierras y Colonización (antecesor de Bienes Nacionales), que estimó que las propiedades particulares de comunidades indígenas eran sólo 10- que cubrían 4.616 hectáreas del parque-, clasificando el resto de la superficie como terrenos fiscales ocupados, desocupados y particulares sin información legal.

Ya entonces se enfrentó una información imprecisa debido a la inexistencia de una situación jurídica saneada, la superposición de propiedades de acuerdo a inscripciones realizadas en el Conservador de Bienes Raíces, la falta de concordancia de los límites entre uno y otro predio - antecedentes que se remontaban a la época de la Colonia- y la constitución de comunidades sucesoriales sin posesión efectiva.

Contra lo informado por las autoridades de Bienes Nacionales, el director regional de Conaf, Benjamín Cornejo, dijo que aún no ha recibido oficialmente los nuevos antecedentes sobre propiedades privadas en el Parque Nacional Lauca, una de las unidades de manejo más relevantes y prioritarias del Sistema Nacional de Areas Silvestres Protegidas del Estado (Snaspe) por sus ambientes ecológicos exclusivos.

Reconoció que se trataría de algo único, pues ningún parque nacional cuenta con una proporción tan alta de terrenos privados. 


El Mercurio  GDA