30 de Octubre de 2003

Informe de Comisión Especial:

Historiadores temen autonomía indígena

Rodrigo Cerda
 

Algunos sostienen que otorgar territorios especiales a las etnias significaría crear "un Estado dentro de otro" y sugieren que más que crear leyes se reestudien las actuales.

RODRIGO CERDA

Diversos historiadores se mostraron ayer preocupados por las propuestas entregadas por la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato de los Pueblos Indígenas, que plantean mayor autonomía para estas etnias en aspectos relativos a los derechos colectivos territoriales.

Para el historiador Sergio Villalobos, hablar de leyes especiales que afecten territorios indígenas como una especie de zonas semiautónomas resulta muy peligroso, por cuanto se rompería el concepto jurídico de que Chile es una nación única, donde la ley rige en toda su extensión y no en formas especiales.

"Si esto ocurre tendríamos una parte del país donde no se ejercería la soberanía plenamente", advirtió.

Los recientes actos de violencia en Bolivia, según Villalobos, recuerdan que éstos ocurren por demagogias indigenistas de vieja data "en que nuestro país nunca debiera caer".

El historiador y antropólogo Mario Orellana se opone a que por medios legales se cree un territorio diferente al chileno, pues, a su juicio, sería claramente un Estado dentro de otro.

"La cultura chilena y el conocimiento histórico y antropológico chileno van a impedir que se produzca esa situación que me parece bastante compleja y no favorable para nuestra nacionalidad", enfatizó el profesor Orellana.

Según planteó, se debe admitir que la ley que rige a todo el país no siempre ha tomado en cuenta a estas etnias y es donde se genera el problema.

"A veces la ley está hecha sólo para la cultura cristiana y occidental chilena y no para la cultura mapuche, pascuense o aimara, generando discrepancias que de cierta manera tienen mucha razón", añadió.

Para Orellana, el tema va por el reestudio de una serie de leyes y de normas para que los pueblos indígenas se sientan representados y bien tratados dentro de la sociedad.

Sostuvo que a nivel de la discusión jurídica los tribunales por muchos años no han tratado en igualdad a los aborígenes, lo que ejemplificó con la exigencia de traducciones de juicios en su lengua, situación que, en su opinión, en muchos casos no ha ocurrido.

Sin embargo, al historiador Alfredo Jocelyn-Holt le parece anacrónico seguir sosteniendo una concepción del Estado nación conforme a parámetros del siglo XIX.

A pesar de que hablar de autonomía puede ser riesgoso, no le parece dañino este debate.

"Me parece un objeto de discusión. Hay razones históricas para tener un trato con el pueblo mapuche, que pase por la concesión de una autonomía política", señala.

Jocelyn-Holt recuerda que las relaciones entre la corona española y la República de Chile fueron más positivas cuando existió ese reconocimiento de autonomía.

Discrepancias en la Comisión

El historiador Sergio Villalobos señaló que en el informe ya no se alude a la verdad histórica, porque sería fácil probar que ha sido falsificada y, según afirma, se indica únicamente la verdad y nuevo trato de acuerdo al informe entregado. A su juicio, habría una supuesta pluralidad ideológica entre los miembros de la comisión, agregando que algunos no suscribieron el informe final y que en las subcomisiones no hubo pluralidad ninguna, pues todos eran proclives a la "verdad ideológica" del Gobierno. Dijo que paradójicamente la redacción final no fue revisada por esas subcomisiones, generando molestia en algunos de sus integrantes, cuyos nombres no reveló.
 


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P