Santiago de Chile, Viernes 19 de Abril de 2002
 
"Yo les encuentro mucha razón a los críticos, porque para mí y para la Papelera fue una decisión tremendamente dolorosa en que, entre comillas, hubo que entregarse".
ENTREVISTA A ELIODORO MATTE. LA CONTROVERTIDA VENTA DE TIERRAS A LA CONADI:
"No fue una rendición"

Blanca Arthur

BLANCA ARTHUR

Cuesta imaginar lo que está ocurriendo en su interior. No es fácil saber con certeza lo que de verdad siente en estos momentos. Más bien tímido y retraído, Eliodoro Matte - conocido como "el rucio" tal como su padre del mismo nombre- admite, en todo caso, que no ha vivido momentos fáciles.

Muchas han sido las críticas provenientes de diversos sectores a la decisión de vender el fundo Alaska a la Conadi por las acciones de los grupos mapuches más violentos. Él, como presidente de la CMPC - la Papelera, dueña del predio a través de Forestal Mininco- , las asume e incluso las comprende, aunque no transa su postura de que no tenía alternativa, porque su obligación es defender los intereses de los accionistas y de la empresa.

Con honestidad que transmite con su mirada y sus palabras, sí reconoce que fue una decisión dolorosa, pero reitera una y otra vez que lo importante es que está con la conciencia tranquila y que ni por asomo ha tenido un minuto de arrepentimiento frente a una determinación que costó tiempo tomar.

Reconocido como uno de los empresarios de mayor prestigio del país - lo mismo que la Papelera- , este ingeniero de la Universidad de Chile con un master en Chicago es enemigo de la publicidad. Habla poco, aunque precisa que cuando hay algo que decir, no tiene inconveniente en hacerlo, tal como ha ocurrido muchas veces en que no ha ocultado sus críticas a medidas o políticas de gobierno en el campo económico.

Poco le gusta referirse a sí mismo. O tocar temas como su relación con la riqueza o con el poder, aunque a la hora de definirse, acepta que es un hombre de centro, derecha e incluso manifiesta su admiración por Pinochet, gobierno en el cual trabajó tres años recién llegado de Chicago en el sector salud.

- ¿Cree que Lavín será el próximo Presidente?

- Por lo que dicen las encuestas parecería...

- ¿Es lo que espera?

- Creo que siempre es buena la alternancia en el poder.

- ¿Podría ser otro de derecha como Juan Claro que planteó David Gallagher?

- No hay que hacerle un mal favor a Juan Claro - responde riendo- . Él ya se lo dijo a Gallagher.

Más empresario que político, tiene en todo caso interés en la cosa pública, sobre todo en lo relativo al mundo de las ideas, lo que cultiva como presidente del CEP (Centro de Estudios Públicos) donde además de realizar estudios de los más variados temas, reune periódicamente a empresarios con personeros de gobierno, concretamente con Lagos, para intercambiar puntos de vista.

Casado con Pilar Capdevila y padre de tres hijos, dice no ser un hombre trabajólico y cuenta que combina bien sus actividades públicas con algunos pasatiempos:

- Me gusta el deporte - dice- , juego tenis y esquío. Me encanta el campo, tengo un campo en el sur, me encanta andar a caballo y voy cada vez que puedo...

- ¿Va a vender ese fundo también?

Se ríe con ganas, aunque medio desconcertado sólo comenta "ojalá que no... ojalá que no... espero. Porque, bueno, no está contaminado".

Las razones para ceder

- ¿Comparte o no la afirmación de que la venta de Alaska dejó la imagen de que se cedió ante las presiones y aparecen triunfando los grupos violentistas?

- Por supuesto.

- ¿Y entonces?

- Con gran dolor hemos tenido que hacer esto. Pero somos una empresa forestal que necesitamos madera y tenemos que velar, no por el fundo Alaska que tiene 2.000 hectáreas, sino por los 3.000 millones de dólares que tenemos invertidos en fábricas de celulosa, de papeles, en nuestras tierras... Tenemos que observar el panorama general y en las decisiones empresariales siempre ocurre eso. Uno muchas veces toma decisiones que duelen.

- ¿Imaginó las críticas que ha recibido por la venta de esas tierras a la Conadi?

- Yo les encuentro mucha razón a los críticos, porque para mí y para la Papelera fue una decisión tremendamente dolorosa, en que - entre comillas- hubo que entregarse, en vista de que no podíamos ejercer el dominio sobre el predio, poniendo en peligro a nuestro personal y a nuestro patrimonio, por causa de que las autoridades públicas - el Ejecutivo, los Tribunales- no fueron capaces de garantizar el derecho de propiedad. Por eso entiendo perfectamente las críticas y soy el primero en estar dolido por haber debido tomar esta decisión.

- ¿Comprende incluso las de José Yuraszeck, que dijo que don Jorge Alessandri no lo habría hecho?

- Don Ernesto Ayala ya le contestó. Coincido con él ciento por ciento.

- ¿Que se debía defender a los accionistas minoritarios?

- Exactamente.

- ¿Y qué responde cuando los sectores productivos de la zona califican de "terrible y peligrosa" la venta de Alaska?

- Ha habido muchas ventas, muchos agricultores han vendido, empresas forestales que han vendido y a la Papelera parece que se le exige más que a otros.

- ¿No le parece natural, después que fue el símbolo en la defensa del derecho de propiedad cuando en la Unidad Popular se resistió a la expropiación con el lema "La Papelera NO"? ¿Desestima que se traicionaron esos principios al entregarse por las presiones?

- Esto es muy distinto. Nosotros necesitamos seguir trabajando con nuestras fábricas para producir madera, y si tenemos terrenos que son absolutamente inútiles - porque lo que hicimos fue cortar los árboles con protección policial y ni siquiera podemos replantar- , lo que debemos hacer es comprar en otras localidades donde no existen estos problemas. Esto no es una cuestión de principios, porque seguimos invirtiendo puesto que vamos a plantar 20 mil hectáreas más.

- ¿No es un tema de principios aparecer defendiendo los intereses empresariales por encima del bien común?

- Primero, lo que hemos hecho ha sido absolutamente transparente, como lo demostramos al hacer la declaración pública al momento de la venta. E insisto en que nuestra obligación es defender el interés de nuestros accionistas y la existencia a largo plazo de la compañía. Necesitamos los bosques y cuando hay terrenos que quedan improductivos, ¿qué sacamos dejándolos así y tomados por terceros y cuando hay una petición directa del gobierno, del señor ministro del Interior, de la Conadi, para que vendamos estos fundos?

- ¿O sea admite que cedieron ante el gobierno por las presiones mapuches? ¿No le parece que sientan un mal precedente?

- Acepto esa crítica y creo que es dable pensar así. Pero dado que se trata de un terreno limitado respecto al total de nuestros predios, lo hicimos para el futuro de nuestra compañía, porque con esos dineros estamos invirtiendo en otros lugares donde no hay problemas. Eso es lo que haría cualquier empresario y cualquier persona.

- La Conadi quiere comprarles otros ocho fundos; ¿los van a vender?

- Le hemos dicho que vamos a ver caso a caso. Ojalá que no tuviéramos que vender más, pero respecto al fundo Alaska, dada la absoluta indefensión en que nos encontrábamos, nos vimos obligados a aceptar.

- ¿Cómo ve la desazón de los agricultores de la zona que alegan que si ustedes - que son una empresa grande y poderosa- se vencieron, qué queda para ellos que no tienen medios para defenderse?

- Ellos estaban en indefensión. Nosotros no tenemos el poder para defenderlos. Todos los agricultores de la zona quieren vender y muchos se han hecho con sobreprecio. Hay investigaciones en ese sentido que demuestran que el sistema está corrupto, viciado y que además no favorece a quienes debe.

- Uds. mismos reconocen que la venta no ayuda a resolver el problema indígena...

- Exactamente. Por eso esperamos que esto sirva para crear conciencia pública de que hay que modificar las políticas y eso les compete a los poderes públicos, al Ejecutivo y a los legisladores. Con la ley de la Conadi se les están entregando tierras a los mapuches que son agrícolamente improductivas. O sea, éste es un engaño, porque para lo único que sirven es para forestar, y estas comunidades, que son muy pobres, no van a estar en condiciones de esperar 20 o 25 años para obtener los frutos de la forestación.

- ¿Y si es un engaño, cómo se explica que vendieran a precio de mercado, como han admitido?

- El precio se determinó a través de una tasación. Es algo más bajo que el de mercado porque cubre solamente la tierra. Nosotros en el año 2002 estamos comprando 7.000 hectáreas nuevas para pinos a precio promedio de 845 mil pesos y vendimos a 700 mil.

- ¿Pero se rindió o no la Papelera?

- No fue una rendición, sino una dolorosa decisión que debimos tomar para defender los grandes intereses de la compañía que son nuestras fábricas, nuestro personal... No pueden cargar con la Papelera esgrimiendo un problema de principios, cuando nuestra obligación es velar por la empresa. No es responsabilidad nuestra, sino de la ley indígena, de la forma en cómo se ha aplicado y, sobre todo, de que no se ha respetado el Estado de Derecho.

Los antecedentes para decidir

- ¿Hace responsable de la decisión que tomaron a la forma en que se ha enfrentado el conflicto mapuche?

- Absolutamente.

- ¿No cree que con la venta de Alaska avalaron precisamente el manejo que critican?

- Nosostros tenemos razones bien de peso para hacer lo que hicimos y le admito que de repente hay que tomar decisiones que son duras y pueden ser criticables por un bien mayor. Como le decía, no tratándose de un problema de principios, puesto que seguimos plantando muchas hectáreas en otras partes del país, esperamos con esto llamar la atención sobre el tema.

- ¿Le tocó estar en alguna toma?

- No he estado en el conflicto propiamente. Pero sí he recorrido los campos y he estado en los cuarteles móviles que debe instalar la policía, que son unas verdaderas fortalezas para defender a los trabajadores y las maquinarias. Es impactante.

- ¿Debería aplicarse la ley antiterrorista, a su juicio?

- Esta lista - dice, refiriéndose a un estudio de las tomas, incendios y actos de violencia en el predio- lo justifica plenamente. Es un acoso en un campo específico por grupos violentistas que después serán los favorecidos de acuerdo a la ley.

- ¿No existía el compromiso de que los predios tomados no se entregarían? ¿No se consideró en la negociación de la venta?

- Nosotros sólo le vendimos a la Conadi, pero no hubo ningún acuerdo respecto a lo que ella haría con las tierras.

- ¿Diría que no tuvieron nada más que hacer para defender el imperio de la justicia y el Estado de Derecho?

- Se hizo todo lo posible, tal como confirman los antecedentes que están en esta carpeta
- responde refiriéndose una vez más al estudio que determinó la decisión. Y agrega:

- Entiendo los cuestionamientos, porque posiblemente si yo no hubiera conocido los antecedentes, habría hecho lo mismo.

- ¿Criticar lo que usted hizo?

- Por supuesto. No es algo que me guste, pero al ver la historia uno se da cuenta de cuál es la situación y lo insostenible que era para nosotros.

- ¿Cómo cree que va a terminar el conflicto indígena si al final se entregan las tierras?

- Hay un problema de asignación de recursos. Aquí se están gastando 18.000 millones de pesos 2002 en compras de tierras empobrecidas, los que podrían ser invertidos en programas productivos o en medidas sociales. Se pagaron 6 millones de dólares para favorecer a 30 familias que, finalmente, no serán favorecidas.

- ¿Y cuál es su opinión respecto a que existe una deuda histórica con el pueblo mapuche?

- Hay que irse más para atrás. El Cerro Santa Lucía también pertenecía a un cacique. ¿Qué es esto de la deuda histórica? Si se cree que debe resolverse el problema, deben tomarse las medidas adecuadas, pero no dejar que impere la violencia. No se hacen investigaciones serias de lo que sucede frente a un problema que sí es muy serio.

- ¿Lo ha hablado con el Presidente Lagos?

- Sí lo he hablado con el Presidente, incluso desde el tiempo en que era candidato. Es un tema que le preocupa.

- ¿Y por qué cree que no lo resuelve?

- Porque si quiere un cambio, por ejemplo, en la política de asignación de tierras o de compras por parte de la Conadi, me imagino las presiones que eso le traería.

- ¿Cree que uno de los problemas que él tiene para hacer lo que querría es falta de apoyo en la Concertación?

- Creo que sí, porque ha tratado de hacer cosas que sus partidos le impiden.

FIGURAS

"Espero que Lagos responda a las expectativas"

- ¿Cómo definiría el nexo que se ha creado entre los empresarios y Lagos en sus reuniones en el CEP?

- Cada vez que nos reunimos con Lagos en el CEP todos salimos muy optimistas. No hay duda de que el Presidente tiene grandes condiciones, es un aparente gran líder, se interesa por los problemas, los entiende y cuando uno lo oye en un ambiente empresarial y académico como es el CEP, no debería haber razones para perder ese optimismo.

- ¿Pero lo han perdido o no?

- Obviamente después del primer encuentro antes de que asumiera, vino el tema de las elecciones, las confrontaciones por la reforma laboral, tributaria... pero ahora nuevamente tenemos mucha esperanza de que salgan las modernizaciones.

- ¿Con el fin de influir en él incorporan a personas tan cercanas como Marco Colodro?

- El CEP es un centro de influencia intelectual. Ése es su objetivo. No es un centro de lobby, sino trata de influir a través de estudios técnicos. Marco Colodro, el último consejero, es un empresario destacado. Es bueno tener personas destacadas en sus distintos ámbitos que puedan influír en llevar adelante las ideas de una sociedad libre.

- ¿Diría que han tenido influencia en el Presidente, considerando los últimos anuncios del 21 de mayo?

- Efectivamente no estuvo muy presente el tema de su compromiso con la Agenda pro Crecimiento.

- ¿Piensa, entonces, que accedió ante quienes abogan por políticas más redistributivas?

- Aparentemente trató de calmar los ánimos. Pero creo que, dadas las capacidades del Presidente y sus condiciones de liderazgo, él perfectamente puede retomar la Agenda pro Crecimiento, porque él sabe muy bien que está archiprobado que lo único que contribuye a mejorar las condiciones de los pobres es el crecimiento. En los años 80 y 90, todos los estudios internacionales han demostrado que más del 80% de la responsabilidad en la mejoría por los índices de pobreza, se debe al crecimiento y no más allá de un 20%, a políticas sociales o redistributivas.

- Pero no es lo que piensan todos sus partidarios.

- Él debe interpretar lo que quiere la gente y no lo que creen algunos miembros de su coalición. Hay una encuesta del CEP después de que se lanzó la Agenda pro Crecimiento en que más del 80% apoyó el entendimiento entre empresarios y el gobierno. Por eso creo que cuando no asume una actitud más decidida, está satisfaciendo a las cúpulas, pero no lo que aspira la gente.

- ¿Considera que el Presidente debería tomar una opción entre las dos visiones que pugnan en la Concertación?

- Mi opinión personal es que sí, porque hasta ahora ha sido ambivalente y eso no es bueno para generar confianza a los inversionistas, ni para que el país se desarrolle.

- ¿No ha sido claro con su apoyo a Eyzaguirre en el manejo económico?

- Sin duda que la estabilidad macroeconómica es el punto más positivo de este gobierno. Hay que reconocerles al Presidente y a su ministro de Hacienda que han tenido una gran fortaleza para resistir presiones. Tenemos un muy buen manejo macroeconómico, una economía muy abierta, un gran prestigio internacional como lo muestran el acuerdo con la Unión Europea y la posibilidad de lograr el TLC con EE.UU., ¿pero por qué no podemos hacer mejor las cosas acá?

- ¿Cuál es el tope a su juicio?

- Lo más importante es que las políticas económicas y sociales se tomen de manera concordada. La gente no quiere confrontación. Tuvimos un "Veranito de San Juan" cuando después de las reformas laborales y tributarias se priorizó la Agenda Pro Crecimiento e incluso empezaron a mejorar los indicadores. Pero ahora viene la pelea con las isapres. ¿Qué quiere la gente? Mejor salud, pero que se haga una reforma de consenso entre el gobierno, empresarios y técnicos.

- ¿Qué opina del Plan Auge?

- No soy un experto. La salud es una demanda muy importante de la población, y por lo que conocí en el sector, la administración de los recursos es muy mala por lo que cualquier persona con dos dedos de frente, lo primero que haría es encarar el tema de la gestión.

- Es lo que está peleando Eyzaguirre.

- Esperamos que sea así y le vaya bien. Pero la fórmula del financiamiento, con el retiro del subsidio maternal, es mala porque están quitando más del 8% de las cotizaciones a las isapres para cubrir los mismos planes, lo que no es compatible. Esto produce una pelea entre un sector de empresarios y el gobierno que me parece extremadamente negativa, porque se podía haber resuelto con estudios técnicos y de manera razonable para todos.

- Todo esto -prosigue- da la impresión de que aquí triunfan los intereses corporativistas, el Colegio Médico que amenazó con una huelga, curiosamente el 21 de mayo... o los estudiantes. Es una constante muy mala que primen los intereses corporativistas por sobre los de la nación.

- ¿Y con la venta de Alaska no terminaron primando los intereses de los mapuches por sobre los intereses del país como el estado de derecho?

- Bueno, uno tiene que ver casos de casos.

- ¿Y no cree que puede haber críticas justas a las isapres?

- No es mi tema, pero sí le puedo decir que todos los trabajadores de la Papalera cotizan en las isapres y están muy bien. Le reitero que en salud, el tema de fondo es de gestión.

- ¿Y no de equidad?

- Para mejores políticas de equidad se requiere, primero, tener un alto crecimiento y además que exista una buena administración de los recursos, porque como hemos visto en salud, no se gana nada con aumentar los recursos para lograr la equidad.

IDENTIDAD

Eliodoro Matte Larraín: 56 años, casado con Pilar Capdevila, tres hijos.

Estudios: Ingeniero Universidad de Chile, Máster en Administración de Empresas en Chicago.

Trayectoria: Entre 1973 y 1976 se desempeña como gerente de la Sociedad Constructora de Establecimientos Hospitalarios, luego gerente de Laboratorios Chile y por último Jefe de Finanzas, Control y Presupuesto del Ministerio de Salud.

Cargo actual: Desde 1976 se dedica a las empresas familiares, ocupando en la actualidad la presidencia de la CMPC (la Papelera) y también preside el Centro de Estudio Públicos (CEP).


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P