Santiago de Chile, Sábado 23 de Febrero de 2002

TALCAHUANO:
Incidentes en traslado de equipos para Central Ralco

Con cinco detenidos, incluyendo a Berta Quintremán, culminaron ayer los incidentes de un grupo de pehuenches y ecologistas que trataron de impedir el paso de una caravana de camiones con dos transformadores destinados a la central hidroeléctrica Ralco, en el Alto del Biobío.

El desplazamiento del convoy hasta su punto de destino tomará aproximadamente 14 días.

Las hermanas Nicolasa y Berta Quintremán, que lideran a las siete familias del Alto del Biobío que se niegan permutar sus tierras a Endesa, habían advertido que impedirían a cualquier costo el paso de esas maquinarias.

El propósito del grupo era iniciar movilizaciones desde la salida del puerto de Talcahuano y mantenerlas a lo largo de los 276 kilómetros que separan a esta ciudad del lugar donde se construye la represa.

Advirtieron que contaban con una red de vigilancia en todo el trayecto hasta el sector Palmucho, en Alto del Biobío.

El primer incidente se produjo en el sector de Cuatro Esquinas, en el puerto de Talcahuano.

Seis pehuenches se colocaron en la ruta, tratando de obstaculizar el paso de uno de los transformadores de origen belga. Ante la negativa de abandonar su actitud, actuaron las fuerzas policiales que protegían a la caravana.

En el lugar fueron detenidas Berta Quintremán (80), Carmen Rosa Paine (37) y Francisca Treca (26), acusadas de desorden en la vía pública. Tras permanecer en dependencias de la Cuarta Comisaría de Carabineros, recuperaron su libertad.

Más tarde, cuando la caravana circulaba por avenida Bonilla, en Concepción, otras dos personas intentaron una acción desesperada para tratar de impedir el paso del convoy. Eliecer Monsalve y Emilio Valencia, ecologistas que respaldan a los pehuenches opositores a Ralco, se lanzaron a la ruta a corta distancia del camión que llevaba uno de los transformadores. El chofer alcanzó a frenar a tiempo, sin arrollarlos. Al igual que en Talcahuano, Carabineros procedió a detenerlos y los dejó en libertad.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P