Santiago de Chile, Domingo 6 de Enero de 2002
HERMANAS QUINTREMÁN:
Ecologistas admiten abandono

Pilar Espinoza

PILAR ESPINOZA

RALCO LEPOY.- El dirigente ecologista Juan Pablo Orrego precisó que todos son responsables de lo que pasó con las hermanas Quintremán, quienes el mes pasado firmaron un preacuerdo con Endesa - previo pago de 10 millones de pesos cada una- para permutar sus tierras en favor de dicha empresa y del proyecto de construcción de la central hidroeléctrica Ralco.
Orrego dijo que esa situación se dio por fuerza mayor, pues tuvieron que dejar abandonadas a las "ñañas", debido a que después del atentado de septiembre, que afectó a camiones de una empresa contratista de Endesa, toda persona que aparecía por las casas de las Quintremán era sospechosa de ser terrorista. "Por tal razón, disminuyeron los voluntarios y los acompañantes y ellas quedaron solas", precisó.

Para Juan Pablo Orrego, que Endesa esté dispuesta a darles 200 millones de pesos y 70 hectáreas de terreno a cada una de las hermanas Quintremán, demuestra que la firma sabe lo difícil que es una expropiación legal.

Agregó que esta situación ya traspasó las fronteras de Chile y que desde que se conocieron los hechos, en los dos últimos días ha recibido llamados telefónicos desde decenas de países para reiterar el apoyo internacional a Beta y Nicolasa Quintremán.

En tanto, el abogado Roberto Celedón, quien representa los intereses de las mujeres pehuenches ante los tribunales, precisó que legalmente no harán nada para impugnar el acuerdo, porque en el mismo documento - redactado por el abogado Arturo Urzúa, de Endesa- está contemplada la posibilidad de desistirse.

En la cláusula 8 dice que en caso de incumplimiento o de desistimiento del acuerdo, la suma de dinero pagada por Endesa como anticipo (10 millones de pesos) será considerada como abono a futuros pagos por el uso o servidumbre del terreno legal.

Según el abogado Celedón, la voluntad de ellas era ser indemnizadas por los perjuicios sufridos durante años. La empresa puso como condición firmar ese papel bajo el rótulo de "cierre de negocio y promesa de contrato".

La conclusión de los abogados y de los ecologistas que llegaron ayer hasta Alto Biobío es que las mujeres pehuenches nunca han claudicado y que no existe voluntad de abandonar las tierras ni de dejar de luchar por ellas.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P