Santiago de Chile, Lunes 17 de Diciembre de 2001
Fallo sobre Ralco

En días recientes, la Corte de Apelaciones de Santiago, en fallo unánime, rechazó los recursos de protección interpuestos por un grupo minoritario de pehuenches del Alto Biobío, dos diputados de la denominada "bancada verde" y algunos particulares opositores al Proyecto Ralco, en contra del Presidente de la República y del ministro de Economía por la dictación del decreto de concesión definitiva de la referida central hidroeléctrica. La resolución judicial de primera instancia deja a firme la concesión eléctrica de Ralco y constituye la superación de una nueva etapa judicial paraEndesa en su afán de consolidar ese vital proyecto.

Al rechazar los recursos de protección interpuestos a comienzos de 2000, la corte, después de una extensa tramitación, aceptó la plena legalidad del referido decreto de concesión, lo cual habilita a la empresa para continuar con el proyecto y, eventualmente de ser ello necesario, a usar los mecanismos que la legislación le franquea como titular de una concesión eléctrica para materializar las servidumbres que el decreto constituye. En efecto, la sentencia deja de manifiesto la inexistencia de ilegalidad o arbitrariedad alguna en la tramitación y en el otorgamiento de la concesión eléctrica a Endesa.

Uno de los principales aportes de la sentencia es haber despejado la supuesta contraposición entre la Ley Eléctrica y la Ley Indígena, por cuanto al rechazar los recursos interpuestos y ratificar la legalidad de la concesión eléctrica, se confirma la plena eficacia de las servidumbres constituidas al amparo de la concesión eléctrica otorgada a Endesa, y que tienen por fuente la Ley Eléctrica. Por otra parte, la sentencia reconoce la inexistencia de incumplimientos de las obligaciones asumidas por Endesa en el marco de las autorizaciones ambientales, tales como el Plan de Relocalización de los indígenas afectados por las obras, hecho que confirman los organismos consultados por la Corte de Apelaciones para sentar las premisas del fallo.

Tratándose de una obra de infraestructura fundamental para satisfacer la demanda de electricidad del país hasta el año 2005, y que además proporciona energía a un costo que es la mitad o menos de otras opciones, resultan increíbles los obstáculos que ha encontrado su construcción. El proyecto Ralco ha sufrido embates políticos y judiciales desde que se anunció su ejecución, a comienzos de la década pasada, pero técnicamente ha podido sostenerse todos estos años por su propio mérito. Los numerosos pasos administrativos que ha debido sortear y la superación de demandas y acciones judiciales en su contra no han impedido que las obras de construcción de la futura central hidroeléctrica continúen, aunque sólo se haya podido ejecutar poco más del 40 por ciento del proyecto.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P