Santiago de Chile,  Jueves 22 de Noviembre de 2001
C. DE APELACIONES:

Fallo acepta la central Ralco


La Corte de Apelaciones de Santiago rechazó los recursos de protección contra la construcción de la Central Hidroeléctrica Ralco, lo que anula en primera instancia el principal obstáculo judicial para el proyecto de Endesa.

El fallo unánime de la Segunda Sala, compuesta por el ministro Lamberto Cisternas y los abogados integrantes Hugo Llanos y Rafael Gómez Balmaceda, establece que los decretos 31 y 32 del Ministerio de Economía del año 2000 no pueden calificarse de arbitrarios.

Ambos otorgan a Endesa la concesión definitiva para establecer la central hidroeléctrica en la IX Región y conceden a la empresa la concesión para establecer líneas de transporte de energía en la comuna de Santa Bárbara, VIII Región.

De acuerdo con la resolución, esas decisiones del Gobierno "no pueden calificarse de actos arbitrarios - esto es, frutos del mero capricho de la autoridad que los dictó- , pues son el resultado de procedimientos de larga duración, durante los cuales ocurrieron impugnaciones y reclamos, se recibieron informes de diversa índole, apareciendo definido y racional el objetivo".

Los recursos de protección fueron presentados por los diputados Arturo Longton y Alejandro Navarro, por la familia pehuenche Quintremán y por grupos ambientalistas.

A la espera de la Suprema
Se espera que la decisión final la adopte la Sala Constitucional de la Corte Suprema, que revisará las apelaciones de los recurrentes.

Alegaron a favor de los decretos representantes del Gobierno, de Endesa y del Consejo de Defensa del Estado. El fallo estuvo en acuerdo, es decir, pendiente, desde abril.

El dictamen desarrolla cada una de las cuatro argumentaciones contra los decretos y las desecha.

Sostiene que Endesa sí cumplió con acreditar sus derechos de agua.

Estima que los recurrentes tuvieron oportuno conocimiento de los planos de la central, aunque aclara que no era necesario que se notificara de esos planos a los propietarios afectados.


©2000 Empresa El Mercurio S.A.P