viernes 23 de febrero de 2001

Buenas proyecciones
tiene sector forestal

Pese a que durante el presente año el precio de la celulosa ha bajado alrededor de 37 dólares la tonelada, desde los 710 dólares a que llegó durante el período anterior, las expectativas de las empresas forestales de la región son buenas, aunque con valores más moderados.

Esto se fundamenta en que los precios de la celulosa, el principal producto dentro de las exportaciones del sector, debería repuntar en el segundo semestre. Además, la actividad se sustenta en una abundante disponibilidad de bosques en proceso de maduración.

La Región del Biobío concentra el 65% de la actividad forestal del país y sobre un 75% de las exportaciones se ejecutan en los puertos de la zona.

El presidente del Departamento de Plantaciones de la Corporación Regional de la Madera (Corma), Jorge Serón Ferré, sostuvo que hay una tendencia a incrementar los niveles de cosecha y producción, con un aumento en los niveles de venta.

Con un 4% de crecimiento alcanzado durante el 2000, el mercado forestal espera que los proyectos industriales de celulosa de Valdivia e Itata, que están en carpeta, reactiven en los próximos años la inversión, el crecimiento y rentabilidad del sector.

Celulosa y plantación

Jorge Serón explicó que el descenso en el precio de la celulosa se debe a la acumulación de stock a nivel mundial. Los valores de las maderas aserradas, de tableros y astillas están deprimidos, por la fuerte competencia. ''Pero esperamos un escenario favorable para nosotros'', explicó.

En plantaciones, el ejecutivo afirmó que a partir de 1996 comenzó una caída importante en las tasas de forestación. Hasta entonces se plantaba a un ritmo de entre 80 mil y 100 mil hectáreas anuales, pero el término del decreto ley 701, que permitió el desarrollo de la actividad forestal, y razones estructurales, como pérdidas de rentabilidad en el negocio, desincentivaron a los inversionistas.

Conflicto mapuche

El ejecutivo aseguró que el mercado forestal observa sus frutos a largo plazo. Por ello, los conflictos mapuches ''generan incertidumbre e inestabilidad que lleva a que inversionistas alejen sus capitales de las zonas con problemas (sectores al sur de la Octava y en la Novena regiones). La actividad forestal se desarrolla desde la Quinta a la Novena, pero sólo los sectores en conflicto viven tal situación, ya que el resto se desarrolla con absoluta normalidad''.

Silvicultura avanzada

El gerente de Asuntos Públicos de Forestal Mininco S.A., Rodrigo Hermosilla Jarpa, sostuvo que la situación en el sector es estable, con crecimiento y reposición de las plantaciones, de manera que la industria repone más allá de lo que ocupa en sus procesos.

El ejecutivo destacó que en cuanto a la superficie (plantaciones) se registró un crecimiento en los últimos años en Argentina y en la Séptima y Undécima regiones. Pese a la reforestación alcanzada en la Octava y Novena, aclaró que "resulta inconveniente la compra de terrenos por el conflicto mapuche".

En tanto, aseguró que para la próxima década esperan duplicar su producción. Ello, "por las altas tasas de forestación que la empresa alcanzó en la década del '70 y '80", añadió.

Concluyó que a largo plazo, la plantación para esta década se dirige hacia una silvicultura más avanzada, ya que de esta forma, la producción por hectárea proyecta un crecimiento del 30%, respecto a la década pasada.


©2000 todos los derechos reservados para Diario del Sur S.A.